Movimiento económico del turismo receptivo se triplica y crece a Bs 4.307 millones

El impresionante y surreal salar de Uyuni. Foto: @sebas5150

La industria sin chimeneas generó en 2021, un movimiento económico de Bs 907,56 millones, de acuerdo a datos del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural. A octubre del año pasado, este indicador creció en más de tres veces.

Entre enero y octubre de 2022, el turismo interno y receptivo en Bolivia generó un movimiento económico de Bs 4.307 millones, destacó este jueves el presidente Luis Arce.

“En el Día Nacional Del Turismo, ratificamos nuestro compromiso de trabajo por este sector que es uno de los pilares de la reconstrucción económica. El 2022, hasta octubre, gracias a nuestra política de promoción turística, el turismo generó más de Bs 4.307 millones”, informó en un mensaje publicado en su cuenta en Twitter.

El indicador económico es mayor a los Bs 907,56 millones generados por esta actividad en todo el 2021, de acuerdo con los registros del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural.

Estas cifras positivas se deben a las políticas aplicadas por el Gobierno nacional, que en abril del año pasado dispuso nuevas medidas de vigilancia epidemiológica contra el Covid-19, para facilitar el ingreso de turistas al país.

Además, con el Plan Estratégico Nacional del Bicentenario que ya está en marcha, el Gobierno prevé promocionar 200 destinos turísticos.

El Programa 200 años 200 destinos turísticos de Bolivia busca identificar destinos y circuitos de todos los rincones del país rumbo al año 2025.

Bolivia tiene dos sitios, famosos en el mundo, de gran flujo turístico: el impresionante y surreal salar de Uyuni y el Parque Nacional Madidi, “el mejor y más nuevo destino de ecoturismo mundial”, según el influyente National Geographic.

También están el lago Titicaca, el más alto y navegable del mundo, y el Parque Nacional Sajama con miradores que tocan el cielo a más de cinco mil metros de altura, iglesias coloniales, géiseres, aguas termales, fauna andina y albergues comunitarios.

Las ruinas de Samaipata en la oriental Santa Cruz, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y Tiwanaku en el altiplano paceño.

La belleza del Gran Chaco, ubicado en parte de los departamentos de Chuquisaca, Tarija y Santa Cruz, el valle de los Cintis en Chuquisaca, las misiones de la Chiquitania boliviana y la “ruta por los caminos del tío” en la altiplánica Oruro que recorre algunos de los municipios mineros, o los Caminos del Inca que recorren desde del altiplano a los valles interandinos amazónicos.

El gobierno tiene identificados destinos “emergentes” que serán impulsados en los siguientes meses.

El Plan Estratégico Nacional del Bicentenario “La Bolivia que soñamos al 2025” fue una construcción colectiva que apuntala el desarrollo con megaobras y acciones en la senda del crecimiento en el que estamos embarcados, explicó en su momento la viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón.

En paralelo, la estrategia tiene el objetivo de consolidar el Estado Plurinacional de Bolivia, que reconoce a las 36 nacionalidades que alberga, con unidad y sin racismo ni discriminación.

Fuente: Economy

Ultimas Noticias

Comentarios