Exportación, válvula de alivio para la sobreproducción de leche cruda

Foto: El Día

A pesar de ciertos factores de mercado, la coyuntura internacional dada por la pandemia y el contexto logístico mundial, PIL Andina reporta un desempeño favorable de las operaciones de comercio exterior en el primer semestre de este año; sustentando, sin embargo, que la exportación sigue siendo una válvula de alivio para la sobreproducción de leche cruda nacional que no tiene un mercado local y que responde a precios internacionales (no regulados).

Con cifras oficiales, según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Bolivia colocó 5.644 toneladas de leche en mercados externos por un valor de $us 24,1 millones hasta el primer semestre de este año. Con relación a 2021, en similar periodo, representa un crecimiento del 39% en volumen y un 81% en valor.

El Gobierno, a través del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, afirma que la industria boliviana pasa por su mejor momento en comercio exterior, registrando este sector un valor en ventas externas de $us 3.546 millones hasta junio de este año, $us1.072 millones más que igual lapso de 2021.

 Al margen del recuento de números, el gerente legal e institucional de PIL Andina SA, Javier Fernando Basta Ghetti, expresó que se debe tener presente que el precio de compra de la leche cruda está regulado y que el 100% de la materia prima que utiliza la empresa es nacional, involucrando a más de 7.000 familias de productores con las que tienen relación comercial directa y que tienen en riesgo las proyecciones de acopio de su leche en mérito a las ventas reales que pueda ejecutar la industria.

Datos del sector lechero estiman que Santa Cruz registra una producción diaria de 1.200.000 litros de leche que genera un movimiento económico de más de Bs 1.300 millones a escala departamental.

De manera específica, el ejecutivo insinuó que el contrabando en el sector lácteo, se hace presente en leche en polvo, con precios finales que están por debajo del costo de la materia prima que utiliza la industria para poder elaborarla.

“El contrabando representa una crítica situación para los alimentos producidos en Bolivia, de ahí, que en la actualidad, varias empresas del sector atraviesan una situación económica complicada debido a que las ventas de productos nacionales no se reactivan completamente y, al contrario, se han visto disminuidas”, puntualizó Basta, al complementar que en medio de una contracción de la demanda, se advierte un consumo que no se está reavivando en un 100% y que sigue buscando sustitutos de menor valor en el mercado interno.

Roberto Arce, presidente de la Asociación Nacional de Industrias Lácteas (Andil), cree que la pérdida de mercado por el contrabando es uno de los factores que no permite la recuperación de las unidades productivas del sector. “Para los productos lácteos lo más fácil de ‘contrabandear’ es la leche en polvo. La falta de exportaciones de leche en polvo está creando una sobreoferta de leche nacional en el mercado. Ese exceso de oferta se vuelca en la producción artesanal e informal que tampoco paga impuestos y demás costos de calidad que los productos formales si mantienen. El contrabando nos afecta doblemente a las industrias lácteas formales del país”, mencionó, al enunciar que la represión es un ‘rasguño’ a este flagelo, que si no se combate con eficacia terminará con las industrias bolivianas.

En el sector primario

 Desde la Federación Departamental de Productores de Leche (Fedeple), el presidente Mauricio Serrate, aseguró que urgen políticas de Estado en dos frentes, una a través de una lucha real, decidida y efectiva contra el contrabando que por la diferencia cambiaria en los países vecinos impacta negativamente en la oferta nacional de leche y condiciona la exportación y, la otra, incentivar la producción de granos con semillas de organismo genéticamente modificados para reducir los costos de operación y de producción.

En 2021, la producción de leche tuvo un crecimiento del 3%, pudo ser mayor, pero la incertidumbre del mercado interno por el contrabando desincentivo al sector.

Balance industrial

De acuerdo con las cifras oficiales que muestran que las exportaciones industriales llegaron a $us 3.545 millones a junio de este año, a decir del presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Pablo Camacho, es el mayor récord histórico en la historia del país, debido, esencialmente, a la mejora de los términos de intercambio mundial en la actual coyuntura.

Desde el Centro Boliviano de Estudios Económicos (Cebec), dependiente de la Cainco, ven que el incremento en las exportaciones es puntual a la industria oleaginosa, joyería del oro y cárnica. Empero, afirman que la mayor parte de las empresas afiliadas a este sector enfrentan un entorno adverso por el contrabando, la débil recuperación y la ausencia de una política pública amigable con la empresa que genera empleo formal.

CIFRAS

7.000 FAMILIAS DE PRODUCTORES

 Son las que tienen relación comercial directa con PIL Andina para asegurar el 100% de materia prima que transforma la industria láctea

 100 MIL PUESTOS DE TRABAJO

 Directos (colaboradores propios y terceros) y en la cadena de valor que PIL Andina genera en su operación a escala nacional.

Fuente: El Deber

Ultimas Noticias

Comentarios