YPFB está monetizando ganancias del tiempo de la bonanza del gas

YPFB Transporte se encuentra en pleno proceso de distribución de dividendos acumulados en gestiones anteriores, una medida que -según analistas- obedece a cambios en el plan de inversiones de la estatal o a la necesidad de que su principal accionista, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), pueda contar con mayor liquidez.

La Bolsa Boliviana de Valores (BBV) reportó que el 27 de mayo la Junta General Ordinaria de Accionistas realizó la distribución de dividendos equivalentes a $us 68,69 millones, por concepto del pago correspondiente al saldo de la utilidad no distribuida de la gestión 2014 y parte de las utilidades de la gestión 2015, tiempo de la bonanza económica ($us 105 el barril). El desembolso de estos recursos se inició el 30 de mayo y prioriza el pago en dólares, lo que minimiza los costos financieros por cambio de moneda, tanto para la empresa como para los accionistas, indica el reporte bursátil. 

Los datos de la BBV dan cuenta de que el 98,5% de las acciones de YPFB Tranporte está en poder de YPFB, y el restante 1,5% en manos de Gas Trans Boliviano (GTB) el Banco Central de Bolivia (BCB), ocho personas naturales y otros inversores no determinados.

Necesidades

Desde la estatal informaron que esta distribución de dividendos es procedimental y que si hay mayor información sobre el tema la harán conocer oportunamente. 

El analista financiero Jaime Dunn explicó que este tipo de operaciones se realiza por tres razones fundamentales: porque se eliminaron los planes de inversión de la empresa, por lo que las utilidades acumuladas con anterioridad ya no son necesarias; porque la empresa ya no es rentable, por lo que es mejor que ese dinero vuelva a los inversionistas; o porque “en este momento es más importante para los accionistas”, tener esos recursos para “cumplir con otros pagos que tienen”.

YPFB Transporte “está distribuyendo utilidades que ha acumulado en varios años”. Este año entrega las de 2014 y 2015, y a fines del año pasado entregó las de 2012 y 2013, detalló Dunn. 

Una vez YPFB reciba este dinero, precisó, podrá destinarlo, según ley, al pago de bonos sociales, como la Renta Dignidad.

El analista energético Álvaro Ríos consideró, a su vez, que el objetivo central de estas operaciones es “que YPFB tenga los recursos para importar combustibles”.

Los precios internacionales del petróleo se han elevado y las cantidades de diésel y gasolina internados también se han incrementado, por lo que la presión que tiene Yacimientos para mantener abastecido el mercado nacional con combustible subsidiado es cada vez mayor, indicó.

“Hay que recaudar de todo lado para que el mercado esté abastecido”, remarcó Ríos. El analista recordó que en este marco también se encuentra el reciente instructivo del Banco Central a las entidades estatales, de repatriar a Bolivia las inversiones y divisas que tienen en el exterior, divisas con las que se pagan importaciones como el diésel y la gasolina.

El objetivo es “mantener abastecido al país y para eso hay que tener la plata disponible”, dijo. 

El año pasado, el país importó unos inéditos $us 2.120 millones en combustibles, y este año ascenderá a $us 3.000 millones, según proyecciones de la petrolera estatal.

Fuente: El Deber

Ultimas Noticias

Comentarios