Santa Cruz espera su efeméride con una sociedad polarizada y su dirigencia dividida

Foto: El Deber

La fiesta cívica cruceña llega con muchas tensiones internas de cara al Cabildo por el Censo, programado para el 30 de septiembre.

El mes cívico de Santa Cruz culmina con un Cabildo convocado por la Comisión Interinstitucional por el Censo para el 30. Esta convocatoria genera expectativa pero también algunas diferencias en la institucionalidad.

Septiembre, el mes más importante en el calendario cívico, político y comercial de Santa Cruz tiene como punto cúlmine un Cabildo. Esta actividad divide aguas entre la institucionalidad local y polariza a la sociedad.

El conflicto generado por el retiro de las losetas del centro de la ciudad ahondó más las diferencias entre las principales autoridades cruceñas, el gobernador Luis Fernando Camacho y el alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández.

La asambleísta departamental, Paola Aguirre admite que el gobernador genera una polarización a nivel local, pero acusa al presidente Luis Arce de provocar lo mismo a nivel nacional.

“El Gobierno polariza a la ciudadanía y el discurso del gobernador Camacho polariza a dos tiendas políticas”, afirmó la asambleísta de Creemos en Piedra, Papel y Tinta, de La Razón.

El concejal por Unidad Cívica Solidaridad (UCS), Maykol Negrete, considera que la división viene de mucho tiempo atrás, desde las elecciones nacionales.

“Yo vengo de Creemos y terminé en UCS porque me decepcioné de la actitud que tuvo Luis Fernando Camacho. He sido testigo como, después que UCS le prestó la sigla no le volvió a contestar el teléfono a Jhonny Fernández”, reveló en una entrevista con La Razón.

El trasfondo más cercano de la división político-institucional en Santa Cruz, es el Censo Nacional de Población y Vivienda, que debía realiarse este año y el gobierno lo postergó para 2024, mientras una Comisión Interinstitucional pide que sea en 2023.

“Cuando nadie hablaba del Censo, el alcalde Jhonny Fernández fue el primero en pedirle al presidente Luis Arce que cumpla, mediante una carta”, recordó Negrete. Luego rememoró que asistieron con Fernández a las primeras reuniones de la Comisión por el Censo y que ésta no era tan representativa como decía ser. “Nunca asistieron las 350 instituciones que decían. Y de hecho, poco a poco se convirtió en una reunión de un comité político de afines”, aseguró Negrete, desafiando la representatividad de la Comisión que ha convocado a un Cabildo por el Censo.

Por otro lado, desde el Comité Cívico de Santa Cruz afirmaron que serán los cruceños quienes decidan las futuras acciones y medidas de presión. Advirtieron al MAS no subestimar la fuerza de la manifestación.

“Sabemos que un paro no ayuda a nadie, ni favorece a la economía regional ni al vecino. Los dos paros fueron exitosos porque la gente cumplió de manera espontánea. Sin embargo, un paro indefinido puede dividirnos”, dijo Vicente Cuéllar, rector de la Uagrm y presidente del Comité Interinstitucional por el censo, a tiempo de aclarar que esa decisión será tomada por los asistentes y que la universidad se enmarca en un trabajo técnico.

Con dos paros y una reunión fallida con el Gobierno, el departamento se prepara para el cabildo aunque tiene en contra a los empresarios que piden no parar el motor económico y el oficialismo que los acusa de generar “confrontación”.

Óscar Mario Justiniano, presidente de la CAO, aseguró que es imposible parar porque no lo hicieron ni en la cuarentena, ya que se corre el riesgo de perder la producción.

Desde el ámbito productivo, no podemos decirles a los animales en producción que no pongan huevos o que no se los ordeñará. No se puede parar, ni en pandemia lo hicimos porque es parte estructural del trabajo. La gente no deja de comer por más justas que sean las razones”, manifestó el dirigente del sector.

El diputado cruceño Anyelo Céspedes (MAS) dijo que en lugar de priorizar un paro por el censo, se deberá plantear una censura al gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

El analista político Gustavo Pedraza observó que hay una división del poder regional que juega en desfavor del cabildo por la falta de respaldo del alcalde Jhonny Fernández y la reconfiguración de la política cruceña.
“No hay que tomar decisiones improvisadas y hay que ver lo que la gente está pensando”, dijo.

Fuente: La Razón/El Deber

Ultimas Noticias

Comentarios