La Ley de Desarrollo y Fortalecimiento Provincial está en puerta

0

Después de más de un lustro de trabajos y socialización, la Ley de Desarrollo y Fortalecimiento Provincial está en puerta. La Asamblea Legislativa Departamental sesionará en el municipio de Vallegrande este miércoles, 18 de noviembre, donde se perfila aprobar la norma para remitirla al gobernador, Rubén Costas.

En un contacto con EL DEBER, el presidente de la Asamblea Departamental, Hugo Salmón, manifestó que previo a la aprobación proyectada se emitirá un informe para afinar detalles (si los hubiera) y apuntó que a partir de esta ley, las subgobernaciones se verán fortalecidas y con la capacidad de administrar, programar y ofrecer servicios.

“Esta ley permitirá acercar a la gente y desconcentrar el servicio de la Gobernación y que cada provincia defina sobre sus recursos”, resaltó el asambleísta, a tiempo de exponer que se desconcentrarán 17 áreas, entre las que resaltan transporte; carreteras y caminos, turismo, medioambiente, cultura, deporte, desarrollo productivo, seguridad ciudadana, políticas sociales o electrificación.

Por su parte, la vicepresidenta del órgano deliberante, Mariela Paniagua, manifestó que la ley nace de la necesidad de establecer los mecanismos para otorgar atribuciones y facultades a las provincias. “Es necesario promover el desarrollo integral en los territorios cruceños y mejorar el ejercicio de la administración pública”, afirmó.

Asamblea Legislativa aprueba norma para elegir a vicegobernador en Santa Cruz

La nueva ley, que ya fue promulgada, se aplicará en las próximas elecciones subnacionales programadas para el 7 de marzo de 2021.

Mientras tanto, el asambleísta Alcides Vargas agregó que se crean los Consejos de Desarrollo Provincial y se contempla la creación de un Fondo de Equidad para la realización de proyectos y programas. “Es la desconcentración de la Gobernación hacia sus provincias, es un segundo paso de la profundización de las autonomías departamentales”, puntualizó.

Los primeros destellos de la ley se dieron entre los años 2010-2015 y se vio frenada por diferentes aspectos o ‘dificultades’, según Salmón. Por ejemplo, una de ellas era la de adecuarse a la nueva Constitución o también que la composición de la Asamblea no contaba con la suficiente gobernabilidad.

Actualmente, al Asamblea Departamental cuenta con 28 asambleístas, de los cuales hay al menos 21 que dan el visto bueno para fortalecer la autonomía de los pueblos.

Los legisladores resaltaron el modelo de gestión pública 50%-40%-10% entre los que se distribuyen las regalías (productores, no productores y pueblo indígenas) impulsado en la gestión del gobernador Rubén Costas y que ha permitido llevar proyectos de luz, agua, caminos y desarrollo productivo, entre otros, a las 15 provincias y pueblos indígenas de Santa Cruz.

El Deber

0
Comentarios