Ultraderechista Kast e izquierdista Boric pasan a segunda vuelta en Chile

Con el 99,99% de mesas escrutadas, ninguno de los candidatos supera el 50% de los sufragios requeridos para ganar en primera vuelta. El presidente Sebastián Piñera les pidió “moderación”. La participación fue del 47,19%.

El presidente saliente de Chile, el conservador Sebastián Piñera, pidió tras los comicios del domingo (21.11.2021) “moderación” y “no polarización” en el balotaje que se disputarán los candidatos de ultraderecha y de izquierda el próximo 19 de diciembre. La participación electoral, que se auguraba alta tras ver las largas filas que se formaban para votar y que hicieron que muchas mesas tuvieran que alargar su horario de cierre, fue sin embargo del 47,19%, en línea con la alta abstención que se suele registrar en el país desde que el voto dejó de ser obligatorio en 2012.

“Quiero pedirles desde el fondo del alma que busquen los caminos de la paz y no de la violencia; de la unidad y no de la división (…) de la responsabilidad y no del populismo, de la moderación y no de la polarización”, expresó el mandatario desde La Moneda, sede del gobierno.

El abogado ultraderechista de 55 años José Antonio Kast, quien ganó la primera vuelta y se medirá en el balotaje con el diputado izquierdista Gabriel Boric, afirmó que el país “merece paz y libertad”.

“Vamos a trabajar para recuperar el orden, el trabajo y el progreso (…) Nos vamos a liberar de la corrupción, el narcotráfico y el terrorismo”, aseguró Kast, conocido también por sus posiciones extremas contra el feminismo, el matrimonio igualitario y la inclusión social.

Por su parte, Gabriel Boric, de 35 años, celebró su paso a la segunda vuelta y prometió sumar fuerzas políticas para enfrentar a Kast, porque “no salimos a las calles para que todo siga igual”, dijo en alusión a las protestas sociales de 2019 en el país.

Con el 99,99% de las mesas escrutadas, Kast aventajaba por 2,09 puntos a Boric (27,91 % frente a 25,82 %, respectivamente), quien aseguró frente a sus seguidores, en lenguaje conciliatorio, que “acá hay un proyecto transformador, serio y responsable, que asegura la mejor calidad de vida” de los chilenos. 

Con este resultado, ambos candidatos, con programas y conceptos antagónicos para el futuro de Chile, pasan al balotaje del 19 de diciembre porque ninguno de ellos superará el 50% de los sufragios requeridos para ganar la Presidencia.

La jornada registró una alta participación entre los 15 millones de ciudadanos -de una población de 19 millones de habitantes- llamados a las urnas para elegir al sucesor del mandatario conservador Sebastián Piñera y renovar totalmente la Cámara de Diputados y parcialmente el Senado.

La sorpresa la dio el polémico economista libertario Franco Parisi, que reside en Estados Unidos y ni siquiera ha viajado a Chile para las elecciones y acumula el 12,8 % de votos, según el conteo preliminar. 

Parisi desplaza así al cuarto lugar a la carta de la centroizquierda, Yasna Provoste, y a la quinta posición al oficialista Sebastián Sichel. Mucho más atrás y con menos del 8 % de los votos, quedan el progresista Marco Enríquez-Ominami y Eduardo Artés, de la izquierda radical.  

Kast y Boric tienen programas muy distintos y, de confirmarse los resultados, los chilenos tendrán que elegir en diciembre entre el gobierno más izquierdista desde Salvador Allende (1970-1973) o el más derechista desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). 

Boric, un diputado de 35 años y antiguo líder estudiantil que se define como ecologista, feminista y regionalista, quiere ampliar el papel del Estado hacia un modelo de bienestar parecido al de Europa. 

Por su parte, Kast, un abogado católico de 55 años, busca reducir el papel del Estado, bajar impuestos, afrontar con mano dura la migración irregular y prohibir el matrimonio gay y todas las formas de aborto. 

Los más de 15 millones de chilenos llamados a las urnas este domingo también escogieron a los 155 diputados para un periodo de cuatro años y a 27 de los 50 senadores para un periodo de ocho, aunque los resultados de esta elección tardarán más en salir. 

La composición del nuevo Parlamento será crucial para la gobernabilidad del país, sumido en una grave crisis social desde 2019, y los analistas auguran que ninguna fuerza tendrá mayoría y que harán falta grandes pactos para legislar.

gs (afp,.efe, emol, Servel)

Fuente: Deutsche Welle

Ultimas Noticias

Comentarios