Industriales advierten que el incremento salarial pone alto riesgo a más de 600 mil empleos

Foto: archivo

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) manifiesta con profunda preocupación que el anuncio de la Central Obrera Boliviana (COB) junto con el Gobierno, de un incremento salarial de 3% al haber básico y del 4% al Salario Mínimo Nacional (SMN) es una medida que va en contra de la reactivación económica del sector privado, industrial y formal y coloca en situación de alto riesgo y crítica incertidumbre la sostenibilidad económica de más de 600 mil empleos industriales y más de 36 mil industrias en Bolivia.
“La decisión COB – Gobierno sobre incremento salarial incumple el Convenio 131 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) e inviabilizará nuevas contrataciones e inversiones con los consiguientes efectos sobre el empleo formal, productivo y digno”, señala el pronunciamiento del sector industrial. 
El anuncio de incremento salarial según la Cámara Nacional de Industrias, genera una inaceptable discriminación contra el sector privado obligándosele aumentar salarios, excluyendo de la disposición al sector público (ministerios, empresas públicas y otras entidades del Estado). 
“La decisión COB – Gobierno de negociar sin el sector privado el incremento salarial al haber básico sobre la base del 3%, abre un escenario de discordia que puede generar conflictos y desequilibrios entre empresas y trabajadores”, advierte la CNI.   
Reitera que el sector industrial a nivel nacional y departamental experimenta una profunda contracción económica, la mayor de los últimos 70 años, producto del Covid – 19, la crisis mundial de suministros y logística internacional, el creciente contrabando y ahora los efectos de la guerra de Rusia y Ucrania. 
“En este contexto, la contracción económica tiene un impacto desigual en las regiones. Así en 2020 el PIB industrial de Chuquisaca decreció -21,8%, Pando decreció -19%, Potosí decreció -18%, Oruro decreció -15%, La Paz decreció -14,7%, Tarija decreció -13,4%, Cochabamba decreció -8,6%, Beni decreció – 4,3% y Santa Cruz decreció -2%. Como se advierte, las industrias aún no salen de la crisis económica y sus posibilidades financieras de enfrentar el incremento salarial son escasas”, menciona. 
En ese marco, los industriales expresan que el impacto del incremento salarial 2022 afectará críticamente: 1) a la generación de empleo formal de las futuras generaciones de jóvenes y mujeres que en un número de más de 150 mil ingresan al mercado laboral; 2) al incremento del déficit fiscal, que pone en riesgo la estabilidad y crecimiento económico y 3) a la sostenibilidad económica de las industrias.
A pesar del análisis crítico de la actual situación, el sector industrial señala que cumplirá la disposición de incremento salarial al igual que el conjunto de normas y leyes que rigen el ordenamiento jurídico en el país; sin embargo, señala que esta disposición promueve la desindustrialización del aparato productivo nacional y el aumento del trabajo informal y precario. 
Para evitar un mayor deterioro económico del sector industrial, la CNI plantea al Gobierno la elaboración de políticas públicas laborales y salariales de largo plazo con participación tripartita (Trabajadores-Gobierno-Empresarios) y con anticipación a los futuros años. 

Fuente: Brújula Digital

Ultimas Noticias

Comentarios