Desde su creación, 12 empresas estatales acumulan pérdidas por Bs 3.000 millones

Foto: Easba

De acuerdo con un análisis de ingresos, gastos y otros, las compañías estatales no lograron obtener ganancias con las cuales fueron concebidas. Incluso temen que no puedan pagar sus créditos con el BCB.

Desde Emapa hasta la Empresa Siderúrgica del Mutún, 12 firmas estatales registraron pérdidas por 3.049 millones de bolivianos desde que fueron creadas hasta la fecha. Incluso, hay otras compañías que ni siquiera reportaron sus estados financieros.

“Es bueno dar a conocer que después del 2016 inició operaciones la empresa Yacimientos de Litio. Sumando sus resultados entre 2017 a 2021, obtiene otra pérdida de 241,3 millones de bolivianos, lo que suma una pérdida total -de 12 empresas públicas- de 3.049,7 millones de bolivianos. Es decir 438 millones de dólares”, declaró el investigador y economista Julio Linares basado en un análisis hecho de los ingresos, gastos, la medición del súperavit/déficit con un estado de resultados y la construcción de diferentes ratios financieros de cada una de las firmas.

En 2017 llevó adelante un análisis de la situación de las mismas empresas, cuyos resultados fueron publicados en el libro “Más ruido que nueces”, con auspicio del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla). En esa oportunidad se identificaron a 16 empresas públicas incubadas en las diferentes gestiones de la presidencia de Evo Morales “como nuevos emprendimientos”, que tenían el objetivo de generar recursos económicos que sean destinados a la implementación de políticas sociales, como la entrega de bonos y la construcción de unidades educativas, hospitales y centros de salud.

Sin embargo, entonces, como ahora, no se encontraron datos oficiales de cinco empresas: Complejo Buena Vista, Papelbol, Empresa de Cementos de Bolivia, Empresa de Azúcar Bermejo y la Empresa Boliviana de Alimentos (EBA). Los datos “no estaban en la página web y tampoco respondieron a solicitudes formales de información de parte del Cedla, por lo tanto, sólo se realizó el análisis de 11 empresas”, añadió.

Los resultados financieros de las compañías restantes fueron plasmados en la infografía que acompaña esta nota, aunque en algunos casos no presentaron resultados oficiales de determinados años. Además, dos empresas, Enatex y la Empresa de Construcciones del Ejército, cerraron por decreto supremo en 2015.

Hasta el 2016, Lacteosbol fue la única de todas las empresas estatales que reportó ganancias acumuladas. Las otras diez empresas acumularon “millonarias pérdidas”. “En un registro o suma, estas pérdidas llegaron a los 1.957,7 millones de bolivianos, alrededor de 281 millones de dólares. Este monto dañó las finanzas estatales y, por supuesto, derivaron en el no cumplimiento de los objetivos gubernamentales de tener excedentes para aplicar políticas sociales”, apuntó.

En 2017, las autoridades nacionales informaron que estas pérdidas las registraban porque las empresas estaban en una etapa de despegue, crecimiento y que llegaría a una fase de estabilidad y sostenibilidad. “Ahora, en 2022, un quinquenio después del primer análisis, veremos que estas 16 empresas no llegaron a la etapa de estabilidad y sostenibilidad proyectada por las autoridades de esa época”, apuntó.

Por ejemplo, las cinco empresas que no contaban con datos oficiales en 2017 tampoco prestan información ahora 2022, salvo EBA. Esta compañía comenzó a publicar sus estados financieros a partir de 2018, pese a que inició operaciones en 2010. “Es decir que –acotó Linares- en diez años que la información de al menos cinco empresas públicas no es pública, lo que denota una falta total de transparencia. Asimismo, de las 11 empresas analizadas, se observa que tampoco existen datos de Lacteosbol a partir de la gestión 2018”.

Se realizó un segundo análisis entre el 2017 y el 2021 a las mismas empresas y reportaron, según Linares, nuevamente “pérdidas de recursos estatales” por 850,6 millones de bolivianos. “Lo que significa que desde el inicio de operaciones de estas empresas la pérdida agregada hasta la gestión 2021 es de 2.808,4 millones de bolivianos. Es decir, 403,5 millones de dólares en los pasados cinco años. Sólo Cartonbol cuenta con ganancias acumuladas, las otras siete tienen pérdidas millonarias, considerando que Enatex o la Constructora del Ejército ya no operan.

Para el investigador, no se cumplió ninguno de los objetivos trazados por el Gobierno en el momento de implementar estas empresas y advirtió un daño económico de más de 400 millones de dólares. “Asimismo, vale destacar que muchas de estas empresas cuentan con créditos emergidos de las reservas estatales, que son imposibles de cumplir, lo cual daña de manera significativa a nuestro Estado”, advirtió.

Empresas estatales

Crecimiento. Según el texto publicado por el Cedla “Más ruido que nueces”, en el Presupuesto General de la Nación (PGN) de 2007 sólo existían nueve compañías estatales y la primera de ellas era YPFB. Para el 2016 ya sumaban 32 firmas, entre las que se encuentran Boliviana de Aviación (BOA) y la Empresa Siderúrgica del Mutún, entre otras.

Datos. El Gobierno presenta un balance de ingresos de las empresas por ventas, entre las que destacan las más grandes, como YPFB, ENDE y otras. Mientras que el estudio realizado por Julio Linares se enfoca en 12 de ellas con los menores desempeños en cuanto a ingresos desde su creación hasta el año 2021.

“El estudio incidió en los ingresos, gastos, medición del superávit / déficit y la construcción de diferentes ratios financieros”.

Julio Linares, economista

“(Las empresas) tienen la capacidad de cumplir con sus obligaciones y contar con recursos para financiar proyectos”.

Ministerio de Economía
Foto: Archivo / Página Siete

Gobierno reporta ingresos por ventas

El Ministerio de Economía reportó que al primer semestre de 2022, los ingresos por ventas de las empresas ascienden 26.614 millones de bolivianos y entre ellas incluyó a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Boliviana de Aviación (BOA) y otras grandes compañías. La cartera de Estado da cuenta que este monto representa un crecimiento del 53% respecto a similar período de la gestión anterior.

“Las empresas públicas que accedieron a créditos del Banco Central de Bolivia (BCB) generan sus propios recursos económicos y se garantiza la devolución de estos préstamos, así como la deuda pendiente que tienen con el Fondo para la Revolución Industrial Productiva (Finpro)”, detalla una nota de la entidad estatal.

Entre los ingresos de las ventas de las empresas públicas se destacan las empresas YPFB, Empresa Metalúrgica Vinto (EMV), BOA, Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), Empresa Pública Cementos de Bolivia (Ecebol), entre las más representativas.

Los ingresos por ventas sin YPFB a junio de 2022 alcanzaron a 5.889 millones de bolivianos el cual presenta un crecimiento del 56% con relación al primer semestre del 2021. A junio la petrolera registró Ingresos por ventas en 20.725 millones de Bolivianos y Vinto por 1.671 millones de bolivianos.

Por otra parte, al primer semestre del 2022, las utilidades operativas de las Empresas Públicas alcanzaron la suma de 3.161,1 millones de bolivianos de manera preliminar. “Es preciso señalar –agrega el texto- que las utilidades operativas sin YPFB ascienden a 736,6 millones de bolivianos el mismo presenta un incremento del 82% respecto al mismo periodo de la gestión pasada. Las empresas que generaron mayores utilidades operativas son: Comibol, ENDE, YLB y Ecebol entre las más representativas”.

Operación extractiva de la Siderúrgica del Mutún. Foto: Archivo / Página Siete

Fuente: Página Siete

Ultimas Noticias

Comentarios