Al 25 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88503 Bs/euro: 7.75115 UFV: 2.29815 Peso Argentino/$us: 41.79270 Yen/$us: 109.97000 Real/$us: 3.90790 Oz.Troy Oro $us: 1,313.57000 Oz.Troy Plata $us: 15.44030

¿Verano en Uruguay o Brasil?: los precios revelan qué destino será más barato para los argentinos

Las vacaciones de verano que para muchos ya comenzaron o están a punto de iniciarse serán, sin dudas, diferentes a las de otros años, debido a la abrupta suba del tipo de cambio, el reflejo de la misma en la inflación y el inevitable deterioro del poder adquisitivo.

La conjunción de todos estos factores tendrá una incidencia negativa a la hora de planear qué hacer durante la temporada estival, especialmente entre aquellos que pensaban hacer turismo en el exterior.

En tal sentido, el avance del precio del dólar a lo largo del año encareció tanto los pasajes como las estadí­as, por lo que el número de argentinos que estén dispuestos a cruzar las fronteras será inferior al registrado en años anterior.

La planificación de vacaciones del 68% de los argentinos se vio afectada por los cambios en la economía, según el estudio "Turismo en tiempo de crisis", que realizó Kantar TNS y Kantar Millward Browny

“El 93% de los argentinos declara haber reducido o dejado alguna categoría deconsumo o gasto frente a la situación económica actual. Así, los viajes al exterior son uno de los hábitos que sufre, en mayor medida, una disminución de las compras afectadas por la devaluación", puntualizó Agustina Servente, directora de área de Innovación de la compañía.

Por su parte, desde uno de los sitios de ventas de pasajes on line más representativos del sector agregan que “hoy la demanda de pasajes al exterior se ubica un 30% por debajo en comparación con el mismo período del año pasado”. 

Para Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market, una gran proporción de argentinos optará por sustituir destinos en el exterior por destinos nacionales.

"Muchos de los que viajaban a Miami, Chile o Punta del Este optarán por destinos como Bariloche, San Martín de los Andes y el resto de la Patagonia Argentina, destinos caros dentro de la oferta turística argentina pero que se acomodan a bolsillos más pudientes", destacó el experto.

Brasil, no tan lejos

Sin embargo, y más allá de este panorama poco alentador y de la caída en el númerode pasajeros, habrá argentinos que seguirán eligiendo cruzar las fronteras y lasplayas brasileñas figuran entre los destinos que todavía resisten. 

Julián Gurfinkiel, cofundador de Turismocity coincide en que Brasil es uno de los destinos que “se salvó”.

“Florianópolis, Rio de Janeiro, Natal, Recife y Salvador de Bahía son opciones elegidas. Rio, por ejemplo, creció un 35% comparado con noviembre del añopasado”, agrega Gurfinkiel.

Los motivos de este relativo optimismo se basan en que la moneda brasileña también perdió terreno frente al dólar, por lo que la relación de precios entre ambospaíses no sufrió el mismo impacto que en el caso uruguayo, por citar un destino en particular. 

Si a esto se suma que la inflación en el país vecino se mantiene en niveles bajos -se espera una suba de precios menor al 4% para todo 2018-, esto contribuye aun más a que los argentinos consideren este destino como una opción para el verano. 

“El real también se devaluó un poco, eso hizo que esté accesible. A su vez, no tienen temporada alta y baja. Nuestras semanas más codiciadas no son tan caras en Brasil, por eso compite con la costa argentina”, señala Gurfinkel.

"En algunos lugares como Buzios o Ilha Grande esperamos llegar al 68% de ocupación", afirmó Alfredo Lopes, presidente de la Asociación de hoteleros brasileña.

Menos turismo en Uruguay

En Uruguay el panorama es diferente, más allá del imán turí­stico de Punta del Estey de algunas zonas sobre el litoral del rí­o Uruguay, por sus bellezas naturales y destinos termales.

Según números de la Cámara inmobiliaria de Punta del Este y Maldonado (ADIPECIDEM), el alquiler de departamentos chicos, en comparación con el mismo período de 2017, está un 15% abajo, pese a que “los precios en dólares se han mantenido o inclusive han bajado”. 

La realidad de este tipo de inmuebles y de los hoteles 3 estrellas muestra que la más afectada ha sido la clase media argentina que, en la temporada anterior, “hizo número” en la gran afluencia que tuvo Punta del Este, que no se vio reflejada en el nivel de gastos, inferior a veranos anteriores.

Un informe de BBVA consigna que “la temporada se verá afectada por la devaluaciónen Argentina que ya acumula 110% en 10 meses y una inflación de 38% en igual período, que lleva a que Uruguay esté 35% más caro para los visitantes”.

Ante estas perspectivas poco halagüeñas, las autoridades del vecino país  en marcha una batería de propuestas y promociones para atraer fundamentalmente a los turistas argentinos.

Entre las mismas se pueden mencionar la devolución de 22% de IVA en servicios gastronómicos, catering y alquiler de autos, 0% de IVA en hoteles, tax free en locales adheridos y devolución del 10,5% de IVA en alquileres de inmuebles pagando con tarjeta de crédito o débito.

A estos beneficios se suma el descuento del 24% en el precio de la nafta en estaciones de servicios cercanas a la frontera.

Comparativo

Las diferencias de precios de Brasil y Uruguay frente a los nacionales es por de más llamativa. Lo curioso del caso es que más allá de los vaivenes cambiarios, en el primero de esos destinos existen muchos productos que aun son similares o incluso más baratos que en Argentina.

Así por ejemplo, comprar una botellita de agua mineral, tomar una cerveza o comer en un restaurant económico, resultará entre 15% y hasta casi 20% más barato que de este lado de la frontera. 

Para los que elijan vacacionar en Uruguay la cuestión es diferente, pues prácticamente todos los valores superan ampliamente a los que se pagan en Argentina. Más allá de esta primera aproximación, debe tenerse en cuenta que en las playas “top” del Este uruguayo según el momento de la temporada, los precios se incrementan notablemente.

En líneas generales, un café puede costar un 45% más que en Buenos Aires,mientras que una comida para dos será un 33% más cara. 

 

 

Esto implica que este verano 2019, veranear en Uruguay resultará sustancialmente más caro que en Brasil. 

Tal como se puede ver en el siguiente gráfico, el turista que se tome una cerveza en Punta del Este, por ejemplo, deberá pagar un 35% más que el que lo hace en Río. 

En el caso de una botella de agua pequeña, la diferencia salta a más del 50%, mientras que para sentarse a comer en un restaurante económico habrá que desembolsar cerca de un 135% más

 

En cuanto al precio de la nafta, en el caso de Brasil es un 16% más cara, pero si el comparativo se realiza respecto de Uruguay, las cosas cambian, pues quien cargue súper deberá pagar un 50% por encima del valor que rige en los surtidores porteños.

En cuanto al costo de moverse en las principales ciudades, las tarifas son relativamente similares en uno y otro país, pero más elevadas que en la Argentina: el precio del taxi es casi un 70% más caro tanto en Brasil como en Uruguay, mientras que un boleto de transporte público ronda en ambos países los $40, es decir que en promedio es un 150% más costoso que en Buenos Aires.

 

Para los días de lluvia, los que salgan de shopping verán que el calzado de cuero es más accesible en Brasil, mientras que los jeans de marca cuestan apenas por encima que en Buenos Aires. En cambio, tanto los vestidos de confección como las zapatillas deportivas son más caras.

Muy distinto es el panorama en Uruguay, pues salvo el caso de los vestidos en determinadas tiendas, el resto de los productos registran precios muy superiores a los que se observan en Argentina. Y, si el comparativo se realiza respecto de la plaza brasileña, el gap llega a ser el 90%, como sucede con los zapatos de hombre.

 

A la hora de consultar con qué moneda conviene viajar y dónde realizar el cambio, los expertos recomiendan comprar en la Argentina la moneda del paí­s de destino para así ­ evitar el doble pase del tipo de cambio. 

Sin embargo, los plásticos también pueden ser buenos aliados: "En los comercios conviene usar la tarjeta, porque la conversión de los bancos es mejor que la que suelen ofrecer las casas de cambio", apunta Diego Martí­nez Burzaco, economista jefe de MB Inversiones.

Además, indica que es preferible no llevar en efectivo más del 30% de lo que se tiene previsto erogar así como no abusar de las extracciones por cajero. 

 

Turismo