Al 18 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88331 Bs/euro: 7.76624 UFV: 2.29773 Peso Argentino/$us: 39.98670 Yen/$us: 111.49000 Real/$us: 3.81860 Oz.Troy Oro $us: 1,301.86000 Oz.Troy Plata $us: 15.29400

Como resultado de un acuerdo entre organizaciones de la Nación Guaraní y la empresa Total, y bajo el seguimiento del Ministerio de Culturas y Turismo, restos arqueológicos de la cultura guaraní fueron reenterrados el sábado con un inédito ritual ancestral realizado en la comunidad de Caraparicito del Municipio de Lagunillas del departamento de Santa Cruz.

El 2014, tras los trabajos de construcción del Proyecto Incahuasi en territorio de la TCO guaraní Alto Parapetí, se encontraron 78 entierros de restos arqueológicos óseos. La Asamblea de Pueblos Guaranís (APG) presentó su preocupación al Ministerio de Culturas y turismo y pidió que los restos puedan ser enterrados otra vez, debido a que se trataría de ancestros milenarios. La solicitud fue viabilizada y el 2015 se procedió a la autorización para trabajos arqueológicos.

“Es un reentierro inédito, nunca se dio una ceremonia de esta magnitud en Bolivia con un ritual milenario, lo que demuestra que la cultura guaraní tiene continuidad hasta el presente. Se trata de restos de individuos prehispánicos que fueron encontrados en chipenes de cerámica”, explicó el José Luis Paz, director de la Unidad de Arqueología y Museos (UDAM) del Ministerio de Culturas y Turismo.

Según Paz, el entierro es resultado del fructífero proceso de varias negociaciones entre a APG y la empresa Total que derivó en la financiación de la construcción de urnas funerarias de cerámica que fueron elaborados por los mismo comunarios, además de la colaboración de arqueólogos que analizaron y restauraron las piezas del hallazgo.

El informe de resultados muestra que lo restos encontrados datan la antigüedad del sitio anterior a Tiwanaku, fechados desde 1944 AC (antes de Cristo) hasta 875 DC (después de Cristo). En el momento del rescate arqueológico, se identificaron 78 entierros, incluyendo entierros directos, en urna, primarios, secundarios y múltiples.

El análisis bio-arqueológico identificó que estos entierros corresponden a 113 individuos. El 30% de los entierros contaban con ajuar funerario de acuerdo a su género. Los restos de hombres revela que contaban con mejor alimentación y más caries, por consumo de carne y de carbohidratos como el maíz, y entierros con ajuar (cerámica, puntas proyectil, ornamentos). En cambio, los cuerpos de mujeres presentan alimentación restringida, más en entierros directos sin ajuar y con cerámica no local.

De acuerdo a los análisis de la cerámica y ajuares, se identificaron tres estilos cerámicos. Se identificó un nuevo estilo cerámico que fue bautizado por su lugar de origen: Caraparicito Pintado.

La cultura guaraní se extiende en tierras bajas de Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija. En la época prehispánica, la cultura guaraní era una sociedad de selva acostumbrada a vivir en zonas bajas y por naturaleza eran aislados. Su espíritu guerrero logró detener la expansión del imperio Inka hacia el oriente.  

Turismo