Al 21 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87474 Bs/euro: 7.84233 UFV: 2.29791 Peso Argentino/$us: 40.85460 Yen/$us: 110.59000 Real/$us: 3.75790 Oz.Troy Oro $us: 1,314.13000 Oz.Troy Plata $us: 15.50330

Animación sobre la generación de los vientos en el planeta

Tras su espectacular lanzamiento a bordo de un cohete Vega, ya se encuentra en órbita un nuevo satélite de exploración de la Tierra que puede revolucionar las predicciones meteorológicas.

A las 21:20 GMT del miércoles, el cohete despegó del Puerto Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana Francesa, con su preciada carga: el satélite Aeolus, de la Agencia Espacial Europea.

Menos de una hora después, Aeolus estableció su primer contacto con una estación terrestre en la Antártida.

Bautizada en honor a Eolo, el dios de los vientos según la mitología griega, la misión usará tecnología de láser pionera para calcular la velocidad del viento a alturas en las que no había hasta ahora instrumentos de medición.

"Aeolus encarna la esencia de los exploradores de la Tierra", señaló Jan Wörner, director general de la ESA.

 

"Cubrirá un aspecto aún por estudiar del funcionamiento de nuestro planeta y demostrará los usos de la tecnología más avanzada en el espacio".

Vientos a 30 km de altura

En la actualidad, una de las mayores dificultades a la hora de predecir el tiempo con exactitud es recopilar información precisa sobre los vientos.

"Como ya ha advertido la Organización Meteorológica Mundial, la falta de mediciones directas y globales de los vientos constituye una de las mayores carencias del Sistema Mundial de Observación", afirmó la ESA en un comunicado.

Aeolus será el primer satélite de la historia que medirá directamente los vientos desde el espacio, a todas las altitudes, desde la superficie y la tropósfera hasta 30 km en la estratosfera, explicó la agencia europea.

La nueva misión revelará cómo el viento afecta al intercambio de temperatura y humedad entre la superficie terrestre y la atmósfera, un fenómeno clave para entender el cambio climático.

El satélite ayudará a comprender cómo interactúan los vientos, la presión, la temperatura y la humedad, y se espera que mejore significativamente la calidad de las previsiones meteorológicas.

Actualmente existe toda una serie de aviones, barcos, boyas y satélites que hacen mediciones, pero a más de 10 kilómetros de altura la red no está bien desarrollada.

"De momento, cada 24 horas hay cerca de un millón de mediciones. Con Aeolus el número de mediciones aumentará en cerca de un 8%", señaló en un comunicadoAnne Grete Straume, una de las científicas de la ESA a cargo del proyecto.

Tecnología