Al 25 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88503 Bs/euro: 7.75115 UFV: 2.29815 Peso Argentino/$us: 41.79270 Yen/$us: 109.97000 Real/$us: 3.90790 Oz.Troy Oro $us: 1,313.57000 Oz.Troy Plata $us: 15.44030

 

Mujer Kuikuru utilizando un celular para pintarse.

El sonido de las mujeres preparando la yuca para comer es el ruido de fondo del amanecer diario en la aldea de Ipatse, en el territorio indígena del Alto Xingú, en la Amazonía brasileña.

Unas quinientas personas viven en esta aldea en medio del estado de Mato Grosso, en el centro de Brasil, en enormes casas de paja distribuidas en círculo alrededor de una enorme explanada, donde curiosamente hay dos porterías.

Además del fútbol mañanero con el que se entretienen los más jóvenes, las actividades vinculadas a la pesca y la preparación de la comida ocupan gran parte del día de los adultos.

Aunque sus habitantes viven de acuerdo a prácticas y rituales ancestrales, con vistosas danzas y pinturas sobre el cuerpo, las nuevas tecnologías también han llegado hasta este remoto lugar del Amazonas, de la mano de un generador que desde hace algunos años encienden cada noche, en cuanto se esconde el sol, para producir electricidad.

Eso le permite a las nuevas generaciones hacer cosas ajenas a la cultura tradicional como ver televisión o usar redes sociales, como Facebook, desde sus celulares.

¿Son estas tecnologías un desafío para el futuro de esta comunidad o una herramienta clave para la vida de sus habitantes?

Para entender los dilemas que estos aparatos presentan, un equipo de la BBC visitó la aldea, con el permiso de AIKAX, la Asociación Indígena Kuikuro del Alto Xingu.

Una ventana al mundo

Además del generador de electricidad, la aldea tiene un receptor de televisión vía satélite, computadoras, televisiones y celulares inteligentes.

Kuiaitsi Kuikuro usa el sobrenombre de "Boby" en internet. Dice que tiene un perfil en Facebook desde 2012 y que usa Whatsapp desde 2015.

 
 
La comunidad del Amazonas que se entusiasmó con la tecnología

Boby cuenta que las redes sociales le ayudan a mantener el contacto con otros amigos kuikuro que ahora viven en Sao Paulo. Pero también a interactuar con otra gente.

"Me gusta mucho. Me gusta hablar con la gente y participar en discusiones. Me gusta publicar cosas para mostrar lo que hago y ver lo que hace el resto de la gente", le dijo este joven a la BBC.

"Me encanta. No quiero parar", dice.

"Amo mi cultura kuikuro y me gusta internet. Son cosas diferentes y las dos son buenas".

Residentes de Ipazi, un poblado de la etnia kuikuro a orillas de río Xingu, en la Amazonía brasileña.
Existe preocupación en Ipazzi sobre la influencia que toda esta información del mundo exterior está ejerciendo sobre los jóvenes.

Entre los aspectos positivos de la llegada de estas nuevas tecnologías, el líder de la aldea, Afukaka Kuikuro, destaca la información sobre lo que está pasando en el exterior a la que ahora tienen acceso.

"Cuando veo a los jóvenes y veo cómo se están conectando con el mundo exterior, veo que nos pueden contar lo que está pasando ahí afuera", dijo.

Nos hablan "de los mineros, de los madereros, de las amenazas que se vienen... todo eso es bueno", explicó.

Además, los jóvenes también están utilizando aparatos electrónicos para grabar y documentar su entorno, su modo de vida, sus canciones, sus rituales, su idioma, para mostrárselo a las generaciones futuras y al mundo exterior.

El líder cree que eso ayudará a preservar su identidad étnica. Pero existe preocupación sobre la influencia que la información del mundo exterior está ejerciendo sobre los jóvenes.

Los desafíos para las nuevas generaciones

Takuma Kuikuro, uno de los líderes tribales de la aldea, es también educador en la escuela de Ipatse. Él cree que la cultura local está amenazada por la influencia del mundo externo, a raíz de la llegada del generador de electricidad, la televisión y la antena parabólica.

Para Takuma lo más importante es preservar la lengua kuikuro, que ve en desventaja ante la influencia dominante del portugués.

Derechos de autor de la imagenANTONIO SCORZA / GETTY IMAGES

"Nuestra preocupación como educadores de estos niños es que si solo les enseñamos en portugués van a perder su lengua propia".

Por eso en la escuela los profesores enseñan en kuikuro e insisten en que los niños lo hablen.

Takuma cree que los jóvenes están acostumbrándose a las nuevas tecnologías a expensas de las tradiciones. Según él ya hay cambios observables como "en los cortes de pelo, en cómo ya dejaron de pintarse... los jóvenes ya no están pensando en aprender más sobre su propia cultura", describe.

"Los dos aspectos que yo noto que realmente están desatendidos son nuestra música y nuestras historias", dijo.

"Yo quiero que nuestros jóvenes interactúen con el mundo exterior pero que sean plenamente conscientes del mundo kuikuro: del lago en el que pescamos, de esta aldea, que todo esto se quede plantado en ellos como su cultura".

Hombres kuikuro participando en una danza tradicional."Ahora usan mucha ropa, antiguamente no teníamos ropa. Caminábamos desnudos, con nuestros collares y nuestros cinturones", dice Regina.

Regina, la esposa de Takuma, también ha notado cambios en la manera de vestirse de los jóvenes.

"Ahora usan mucha ropa, antiguamente no teníamos ropa. Caminábamos desnudos, con nuestros collares y nuestros cinturones", dijo.

"Yo les pregunto a mis hijos por qué están usando tanta ropa... pero resulta que yo también la estoy usando más. Nuestros hábitos están cambiando", admite.

Tecnología