Al 23 de enero de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87974 Bs/euro: 7.79918 UFV: 2.29283 Peso Argentino/$us: 37.71500 Yen/$us: 109.66000 Real/$us: 3.76010 Oz.Troy Oro $us: 1,280.42000 Oz.Troy Plata $us: 15.26950

 

 

Solo la agroindustria crece de manera sostenida. Hay preocupación en Tarija, Chuquisaca, Oruro y Pando. La agricultura, la industria textil y maderera e incluso parte del comercio se deterioran


Hilton Heredia G.

 

El exministro de Economía, Luis Arce Catacora, aseguró hace tres meses que la minería, construcción y servicios financieros fueron los sectores que impulsaron el crecimiento de la economía boliviana en el primer trimestre de 2017, ya que reflejaron niveles de expansión “mucho mayores” que el mismo periodo del año pasado. Empero, a más de siete meses del 2017 no hay cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE) ni del Gobierno. Los empresarios privados están preocupados por la situación económica y advierten que durante el primer semestre apenas la agroindustria crece de manera sostenida.

Así lo reveló el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas al diario digital Money, al señalar que esperarán los datos hasta el mes de octubre.

 

“Es evidente que la tendencia es a una lenta y desigual desaceleración, lo que se evidencia en el creciente déficit comercial y el descenso de la producción. Por ejemplo, vemos que en la minería, el incremento de los precios internacionales hace que el valor aumente, pero la producción ha disminuido; lo propio parece ocurrir con los hidrocarburos.  Solo la agroindustria va a mostrar incrementos positivos en ambos indicadores, pero incluso allí estamos viendo que cada vez somos más dependientes de la importación legal o ilegal de productos de consumo básico que antes producíamos”, aseveró el principal ejecutivo del empresariados nacional.

 

Pese a tal situación señala que Bolivia continuará este año liderando el crecimiento en la región, sin embargo, recuerda que en los últimos meses, las instituciones internacionales y el propio Gobierno son más cautos en relación al porcentaje de crecimiento de un 4,7%.

 

Agrega que los empresarios quieren que la economía crezca al 5, 7 o 10% para lo cual están haciendo los máximos esfuerzos para acompañar al Gobierno en los planes que impulsen este crecimiento.  

 

Sin embargo, aclaró que en un modelo que ha concentrado la totalidad de las políticas y planes económicos en el Gobierno, el mayor peso de responsabilidad para mantener el ritmo de crecimiento descansa en sus decisiones.

 

Regiones vulnerables

 

El sector privado asegura que la desaceleración que experimentan es lenta pero progresiva, y está afectando de manera desigual al sector. Cita por ejemplo, que es más visible en regiones vulnerables como Tarija, Chuquisaca, Oruro y Pando, o en sectores como la agricultura, la industria textil y maderera e incluso parte del comercio.  

 

“Hay sectores como los bancos pyme, la industria maderera de muebles, los avicultores y los productores agrícolas de quinua, almendra, trigo, maíz, algodón o palmito, que afrontan problemas considerables. Hay empresas constructoras que están muy bien en el eje, pero en Tarija y Chuquisaca una gran cantidad está al borde del colapso; lo propio ocurre en el comercio e incluso en la industria; la banca múltiple registra cifras de crecimiento importante pero la banca pyme continúa en descenso.  Es decir que no podemos medir solamente con las cifras macroeconómicas, sin analizar lo que pesa en las distintas regiones y en la microeconomía”, acotó Nostas.

 

IBCE destaca tres sectores

 

Antonio Rocha, presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) indicó que los sectores que aún sustentan el crecimiento son los de Gasto Público, la construcción y el financiero, que aunque se han desacelerado siguen creciendo.

 

“No creo que lleguemos al 4,5% de crecimiento del PIB, pues se observa un deterioro de la demanda agregada y el consumo interno, un mayor déficit comercial y mayor déficit fiscal. Esto repercutirá en el crecimiento, que hoy está basado en buena parte en el incremento de la deuda pública interna y externa”, sostuvo.

 

Asimismo señala que los sectores que más se desaceleran son el industrial, el agropecuario, y el de servicios, sin contar con los sectores que están ya en recesión como el de hidrocarburos y el forestal.

 

Cautela gubernamental

Cabe recordar que el ex hombre fuerte de la economía Luis Arce Catacora indicó que entre los sectores más dinámicos en el primer trimestre estaban la minería, la construcción y los servicios financieros. Empero, el actual ministro del área es cauto.

Fuentes gubernamentales señalan que hasta el primer trimestre la demanda interna del país se mostró robusta y se prevé que siga así el resto del año.

Bolivia proyectó una previsión de crecimiento económico para este año de 4,7% y una inflación menor al 5%, de acuerdo al Programa Fiscal Financiero 2017, suscrito entre representantes del Ministerio de Economía y del Banco Central de Bolivia (BCB).

Industrias