Al 20 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88082 Bs/euro: 7.78820 UFV: 2.29785 Peso Argentino/$us: 40.52560 Yen/$us: 111.40000 Real/$us: 3.79080 Oz.Troy Oro $us: 1,306.80000 Oz.Troy Plata $us: 15.37290

Hans Montaño Núñez / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.>

François Massoc, reconocido  enólogo chileno, de origen catalán y francés, llegó especialmente a la capital cruceña para la degustación de los nuevos integrantes de la familia Castel Des Andes de Bodegas BDL.

La velada de cata de siete vinos fue este sábado 17 de febrero en el Salón La Riviera del barrio Equipetrol Norte, oportunidad para compartir junto a invitados especiales, propietarios de restaurantes, supermercados y personalidades.

El anfitrión de la cita nocturna fue Bertrand de Lassus, propietario de la bodega boutique BDL, nacido en Francia y enamorado de nuestro país, cuya apuesta es elaborar vinos exclusivos en Bolivia que sorprendan incluso a los franceses.

Concepción es la ciudad de origen de Massoc quien lleva 25 años en la actividad de la producción del vino. Se inició en Chile y después se fue a estudiar y trabajar a Francia. Ha trabajado en varios países, pero ahora está radicado en el país transandino. Es casado con una chilena, hija de inmigrantes franceses, y padre de tres hijas.

En la actualidad François Massoc es director técnico de Viña Calyptra y es dueño de las marcas Aristos, Clos des Fous y Massoc Frères. Asesora a otros proyectos como Pandolfi Price y Vinos del Sur, por citar algunos. También se dedica a la docencia. El experto reveló a Money.com.bo que Bolivia apenas comienza la aventura del buen vino.

- ¿Cómo califica a un excelente vino aquí en Santa Cruz y Bolivia, en comparación al resto de países de la región?

- La principal regla para calificar un excelente vino es el que más le gusta a usted. Hay que sentirse libre e independiente de la opinión de otras personas, el mejor vino es el que más le gusta. Punto. No es necesariamente el más barato ni el más caro.  Es como ¿cuál es la mujer que más le gusta?, es su esposa. Ahora si usted me viene a decir que es la mía, va a tener problemas conmigo y con su esposa.

- Desde la mirada de un experto, ¿cómo observa todo el mercado vitivinícola?, ¿cuáles son los mejores vinos?, ¿dónde están?

- Los mejores vinos del mundo hoy en día, por casi la unanimidad de la opinión de los expertos, vienen de Francia. Yo diría que también hay buenos vinos en Italia, España, Chile y Argentina. Son los primeros que nombraría, tienen muy buenos vinos. Pero lo bello es que están apareciendo muy buenos vinos en distintas partes del mundo. En Georgia, imagínese, que es en el hemisferio norte al lado de Rusia; en Israel, Palestina, partes de África, Grecia, Estados Unidos, etcétera. Entonces, si uno tiene la humildad de entender y adaptarse al medio, a la naturaleza que le ofrece cada lugar, también se puede tener un buen vino.

¿Cómo estamos en Bolivia?

Aquí en Bolivia, estoy convencido que se puede y entré a este proyecto de Castel Des Andes porque teníamos ese objetivo; don Bertrand de Lassus me contrató, hicimos un trabajo de varios años; estuvimos casi dos años sin producir ningún vino mientras tratábamos de entender lo mejor del lugar. Encontramos productores de uvas y compramos lo que creíamos que era mejor, trabajamos con los productores de Tarija en distintos sectores y pequeñas localidades, los capacitamos y bueno…hoy día estamos mostrando el resultado de nuestro trabajo.

- Es decir, son el producto de dos años…

- Lo que vamos  probar en este día son vinos del año 2014. Partimos trabajando en 2012, trabajamos la mitad de ese año, todo el 2013 para tener focalizado y encontrado los lotes de uva que ya tuvieran un año de viticultura como a nosotros nos gusta; cosechamos el 2014, hicimos los vinos y respetamos los procesos de crianza y maduración, que fueron de casi dos años. Entonces, estos vinos se embotellaron, creo que a principios del año pasado. Recién llevan un año en botella y por eso recién los mostramos ahora. Estamos respetando todos los procesos naturales del vino. Hoy se lanzan y se empiezan a vender.

- A cuánto asciende la producción?

- Hay distintos lotes, pero nuestros vinos más especiales son producción de nuestro primer vino y el ícono, La Jolla. Fueron unas 4.200 botellas aproximadamente; el segundo vino que también es del mismo nivel, pero cepas distintas, Le Chevalier, fueron 6.000 botellas y así…son lotes más o menos pequeños. Hicimos un par de lotes más comerciales de mayor volumen, pero no pasa de las 50.000 botellas, eso es lo más grande.

- ¿En este caso estamos hablando de vinos de élite?, ¿cuáles son las características fundamentales?

- Sí. Son vinos de calidad. Una de las cosas más importantes es que son vinos que se pueden guardar; de todas las degustaciones que hice antes de vinos bolivianos, no puedo encontrar ningún vino de guarda. A lo mejor ya existe, no me ha tocado probarlo, pero anteriormente no había probado ningún vino de guarda y esta era una de nuestras metas: hacer un vino boliviano de guarda de calidad internacional indiscutible. O sea, un vino que uno pueda poner en la mesa de un francés, de un norteamericano en Nueva York sin ninguna vergüenza que va a ser respetado y considerado un vino de calidad. Puede que le guste mucho, que no le guste tanto, pero sí no hay discusión que es un vino de calidad. Son vinos exclusivos, de producción escasa, vinos que debieran venderse con cierta facilidad porque son de muy buena calidad; encima son vinos que serán difíciles de conseguir, no van a estar en cualquier lugar. Entonces, a la gente que los pueda encontrar y le interese, que se apure en comprar porque hay muy poco vino.

- ¿Podemos hablar de que son vinos de exportación?

- Sí, sin ninguna duda. Son vinos que usted los puede poner en la mesa de cualquier buen restaurante en el mundo.

- ¿Seguramente ya han contactado a alguien del mercado internacional?

- Esa información es del dueño (sonríe), prefiero ser discreto en eso, pero sí se han empezado conversaciones.

- ¿Sólo en Tarija van a trabajar como Bodegas BDL? , ¿o puede verse como una alternativa a Samaipata  en el transcurso del tiempo?

- El proyecto partió en Tarija y vamos a estar ahí, siempre abiertos para ver qué es lo que Bolivia puede ofrecer, no sé, a lo mejor en Potosí hay algo; pero la idea es hacer vinos bolivianos de calidad internacional.

- ¿Cómo es que usted se fue apegando y dedicando a la parte productiva del vino?

- Mi padre es francés y siempre desde pequeño hubo un vino en la mesa. Al principio cuando éramos muy pequeños nos daban un vino mezclado con agua, muy poquito vino con mucha agua. Después fuimos creciendo y ya la dosis de agua iba bajando, entonces el vino siempre ha estado en mi vida. Toda la vida he tomado vino, no recuerdo el día que haya faltado en la mesa de mi padre, o en mi mesa; y como me educaron con vino tengo la suerte de no ser alcohólico. Mi mujer está acá, llevamos tres años juntos y nunca me ha visto borracho, y hay días que me toca probar 200 vinos. Entonces, es un factor cultural porque el vino es realmente un alimento, si lo analizamos es un alimento. El compuesto alcohólico son de 10 a 14%, un porcentaje mínimo en relación a todos los productos maravillosos que están comprendidos en el vino. A mis hijas de 11, 8 y 6 años les doy un poco de vino, y prueban un poco de vino puro, pero sólo un poquitito y saben opinar del vino. Esa es la mejor forma de cuidar a los niños del alcoholismo porque ya se dan cuenta que es un alimento normal y natural, no es algo tabú que se puede sacar a escondidas.

- Una definición general del vino boliviano…

- El vino boliviano es un bebé, que está naciendo, que necesita ser educado, necesita ser querido y comprendido. Si es que lo apuramos va a crecer mal y con malos hábitos. Los que quieran trabajar en serio les va a ir muy bien, porque vinos bolivianos de gran calidad, hay muy pocos. Bolivia tiene toda la mística de ser un país cordillerano, andino, de tener una buena parte de su población indígena; lo que es fabuloso y mantiene las raíces. Es una tierra de acogida; Bolivia es reconocida por ser un país que acoge muy bien al extranjero, cuando yo empecé a venir me habían dicho ¡cuidado los bolivianos te van a tratar mal! ¡Es totalmente falso! Los bolivianos me han tratado como príncipe, me encanta la cultura, la gente acá es fabulosa, tienen un nivel de trato, un vocabulario de humildad y acogida que es emocionante. Entonces, a mi mujer y a mí nos encanta venir cada vez que se nos da la oportunidad porque nos acogen muy bien; nos sentimos como en casa porque tenemos muchas costumbres y cosas en común. Cuiden su país, que es muy lindo y fabuloso.

- ¿Qué altura es lo óptimo para los cultivos de uva?

- Hay que adaptarse a lo que hay. Es como cuál es el deporte óptimo para su hijo. Hay que ver. Si es alto y flaco, a lo mejor es bueno para el basquetbol. Si es más chaparrito y fuerte, puede ser un buen rugbista, futbolista o jugar ping pong. Con los viñedos es lo mismo; hay que sincerarse. Si yo tengo muchas ganas de hacer un Cabernet Sauvignon y veo que la tierra y clima funcionan para otra variedad, tengo que sincerarme y hacer otro vino. Se trata de eso, sincerarse y hacer lo que corresponde; no seguir un capricho, no tratar de hacer una aventura comercial de corto plazo. El viñedo es una actividad muy noble, pero hay que tener paciencia y respetar los tiempos.

 

LISTA DE VINOS CASTEL DES ANDES

  1. Calamuchita.

(Cabernet Sauvignon, Merlot, Tannat y Ruby Cabernet 750 ml)

Este cuatrivarietal exalta en nariz aromas de frutos rojos y negros confitados, con un toque sutil de roble y bajo bosque. En boca es fresco y carnoso, su retrogusto largo y placentero. Ideal para acompañar carnes rojas y pastas.

  1. Tolomosita.

(Syrah 750 ml, 700 ml y 350 ml)

El Syrah es la cepa del sur por excelencia, produce vinos potentes y delicados. En Tarija hemos seleccionado las mejores uvas para producirlo, su color es rojo granate con reflejos lilas y su aroma a frutos silvestres sobresale con notas de vainilla y chocolate, en boca es amable y tiene sabor a fruta amermelada. Un Syrah de calidad con potencial de guarda. Ideal para acompañar todo tipo de carnes rojas y blancas, salmón, pastas, embutidos y pizzas.

  1. La Ventolera.

(Cabernet Sauvignon, Merlot y Carmenere 750 ml)

Este blend se destaca por su alta expresión de frutos rojos, ciruelos confitados con toques sutiles y elegantes de vainilla y avellanadas tostadas. En boca se lo saborea con mucho cuerpo y presencia de taninos nobles, con final largo, es un vino con carácter. Añejado en barricas de roble francés por 20 meses. Acompaña a la perfección su velada con quesos, chocolates amargos, postres poco dulces y café.

  1. Le Grand Cabernet. 

(Cabernet Sauvignon 750 ml y 375 ml)

Su color Rubis anuncia una fiesta de aromas frutados de mora y grosellas con unas notas de moca y vainilla por su crianza en barricas de roble francés. En boca es carnoso redondo y potente con un retrogusto elegante y largo. Ideal para acompañar carnes rojas, asadas y a la brasa, magret de pato confitado, pastas, frutos, setas y quesos fuertes y maduros.  

  1. Primo de Petrus.

(Merlot 750 ml)

El Merlot es la cepa del mejor vino del mundo, el famoso Château 

Petrus de Pomerol. Hemos seleccionado las mejores uvas de Tarija en su punto óptimo de maduración para elaborar el “Primo de Petrus”. Su color es rojo rubí intenso con notas granate. Se pueden apreciar sus aromas de frutos rojos y negros con una pizca de especias. En boca es tierno con taninos suaves y es elegante y de final largo. Un Merlot maduro de ensueños para deleitar. Acompaña muy bien las comidas finas a base de carnes rojas y blancas, mariscos, pastas y quesos.

  1. La Jolla.

(Carmenere 750 ml)

Este vino fue elaborado con las únicas uvas Carmenere de Tarija,  ha sido embotellado en muy poca cantidad. Es un vino exquisito y elegante que seducirá a las damas encantadas por su color carmesí brilloso con tonalidades granate y su aroma a frutillas maduras y sabor aterciopelado con pimiento dulce y una pizca de chocolate. Acompaña a la perfección pastas, carnes blancas, pescados, platos poco condimentados y quesos cremosos.

  1. Le Chevalier

(Tannat 750 ml)

Ha sido elaborado con uvas excepcionales de Tarija en la vendimia 2014, de color rubis dorado con tonalidades granate brillante, sobresale por sus intensos aromas a frutos silvestres rojos y negros confitados con dejos a vainilla, café y caramelo, su cuerpo aterciopelado y taninos dulces le dan mucha presencia en la boca y con excelente final, deja un delicado sabor a mora. Un vino intenso para acompañar comidas típicas, todo tipo de carnes a la parrilla y al horno, pastas con salsas fuertes y quesos curados.

Industrias