Varios clientes europeos de Petróleos de Venezuela (PDVSA) pusieron en pausa las compras de crudo de la petrolera estatal, a la espera de posibles sanciones de la Unión Europea tras las medidas impuestas a principios de esta semana por el gobierno de Estados Unidos, según fuentes cercanas a las decisiones.

Los principales clientes de PDVSA en Europa incluyen a su socio Nynas AB, que opera un grupo de refinerías especializadas; la petrolera española Repsol y comercializadoras con sede en Europa que incluyen a Trafigura y Vitol, de acuerdo a los registros de la compañía.

Los gobiernos europeos acordaron el jueves liderar un grupo internacional de crisis con naciones sudamericanas para impulsar la celebración de nuevas votaciones en Venezuela y amenazaron con nuevas sanciones económicas a medida que aumenta la presión sobre el presidente Nicolás Maduro, cuya reelección el año pasado ha sido mayormente vista como un fraude.

 

La estrategia estadounidense busca bloquear los fondos nacionales al régimen de Nicolás Maduro para financiar al gobierno encargado del opositor Juan Guaidó, que juró como presidente encargado de Venezuela el 23 de enero ante una multitud en Caracas.

La UE, EEUU y la mayoría de los países latinoamericanos no reconocen el segundo mandato del chavista, por haber ganado las elecciones en mayo pasado luego de bloquear la participación opositora en los comicios.