Al 19 de noviembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87642 Bs/euro: 7.82730 UFV: 2.28719 Peso Argentino/$us: 35.94090 Yen/$us: 112.82000 Real/$us: 3.73900 Oz.Troy Oro $us: 1,221.94000 Oz.Troy Plata $us: 14.40510

Hans Montaño Núñez / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.>

La nueva Gasolina Súper Etanol 92 (GSE92) fue puesta a la venta en el mercado boliviano, de forma inicial en cerca de 20 estaciones de servicio de Santa Cruz a un costo de Bs 4,50 el litro. En esta primera fase de comercialización que será hasta finales de noviembre, YPFB también proyecta ofertar este biocombustible en 150 surtidores de La Paz, Cochabamba y Tarija. Hasta fin de año la idea es llegar a 500 surtidores de Bolivia. 

El primer despacho del producto fue hacia el surtidor El Pari, mientras que la venta comenzará desde este viernes, después que la Asociación Departamental de Propietarios de Estaciones de Servicio de Combustibles derivados de Hidrocarburos (Asosur Santa Cruz) comunique oficialmente la ubicación de los surtidores que venderán el bioetanol.

El acto que inauguró las operaciones y la “inédita” comercialización fue organizada este jueves 1 de noviembre, fiesta de Todos Santos, en la refinería ‘Guillermo Elder Bell’ de Palmasola con la presencia del primer mandatario Evo Morales, el presidente de YPFB, Óscar Barriga, los ministros de Gobierno y de Hidrocarburos y Energía, Carlos Romero y Luis Alberto Sánchez, respectivamente. Además participaron el titular de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz y presidente del ingenio Unagro, Luis Barbery; el presidente del ingenio Aguaí, Cristóbal Roda; el gerente general de Guabirá, Ruddigger Trepp y el presidente del ingenio La Bélgica, Rodrigo Gutiérrez.

En su alocución, Luis Barbery, remarcó que “cuando los empresarios vimos la posibilidad de hacer realidad este proyecto del etanol, nos unimos, pensamos, asumimos riesgos y pusimos el pie en el acelerador a fondo para subsanar todos los detalles y lograr llegar a este momento”.

Mencionó el trabajo contrarreloj para invertir en las plantas industriales, con las condiciones técnicas que hagan viable la producción de etanol. La gasolina base de la GSE92 será provista e su totalidad por YPFB Refinación, mientras que el etanol anhidro para la mezcla (biocombustible) será entregado por los ingenios Guabirá, Aguaí, Unagro en volúmenes iguales (hasta fin de año aproximadamente dos millones de litros por ingenio, y el 2019 al menos 80 millones de litros, entre las tres agroindustrias cañeras y azucareras).

La incorporación de alcohol anhidro como aditivo de la gasolina al 12% en una mezcla con gasolina base al 88% por cada litro del combustible, se traducirá en una serie de beneficios, tales como la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, nuevas e importantes inversiones en el complejo agrícola alcoholero del orden de $us 1.600 millones para la ampliación de la capacidad de siembra, molienda y procesamiento de caña de azúcar.

“Cuando se cargue en un vehículo el primer litro de GSE92, todos nuestros cálculos en términos de beneficio para Bolivia, se comenzarán a concretar y entraremos de forma directa a la era de los biocombustibles, que traerá beneficios a los consumidores con un producto menos contaminante y que potenciará el funcionamiento de los motores al darle mayor octanaje y mayor potencia”, indicó Barbery.

Enfatizó en el trabajo técnico y alianzas entre el sector privado y el Gobierno nacional y en la reducción del gasto de divisas del erario público en las importaciones de combustibles. Asimismo, el líder empresarial dijo que el proyecto complementario del biodiésel, con la experiencia adquirida del etanol, “es fundamental crear las condiciones para que se materialice lo cual impulsará más la cadena productiva desde el campo, pasando por las plantas industriales y llegando a los consumidores bolivianos que tendrán el suficiente combustible para sus equipos, maquinarias y vehículos”.

Por su lado y en representación de 740 estaciones de servicio de Bolivia, la presidenta de la Asociación Nacional de Surtidores (Asosur), Lily Fiorilo, dijo que la venta del nuevo combustible Súper Etanol 92 “permite estar a la altura de otros países que ya comercializan productos similares desde hace 25 años, con experiencias positivas”.

Consideró que “se garantiza el abastecimiento con la calidad y el volumen correcto las 24 horas y los 365 días del año; hoy iniciamos un reto, el camino aún es largo por recorrer y el otro desafío a mediano plazo es materializar el proyecto del biodiésel". Agregó que es importante el trabajo conjunto que realiza con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) para el fortalecimiento del sistema B-Sisa, que certifica que las estaciones de servicio controlan y cuidan ‘gota a gota’ los productos que comercializan.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, apuntó que el Súper Etanol 92 es una alternativa a la gasolina especial y que su alto octanaje cuida el motor de los vehículos porque permite que los motorizados arranquen en frío. Aclaró que la venta de gasolina especial será normal, al mismo costo de siempre y en los mismos volúmenes, ya que la comercialización del Super Etanol 92 solo es una alternativa para acentuar la soberanía energética de Bolivia. En función a la demanda, YPFB prevé que este combustible ‘verde’ podría alcanzar volúmenes de comercialización en esta primera fase de hasta 55 mil metros cúbicos mensuales

En el acto ‘histórico’ en compañía de personalidades empresariales, también estuvieron la gerente general Santa Cruz, Sussy Dorado y los presidentes de la ANH, Gary Medrano y de la Cámara Automotor Boliviana, Luis Encinas.

Hidrocarburos