Al 27 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88739 Bs/euro: 7.73054 UFV: 2.29827 Peso Argentino/$us: 42.63950 Yen/$us: 110.56000 Real/$us: 3.87020 Oz.Troy Oro $us: 1,316.31000 Oz.Troy Plata $us: 15.43960

El gobierno brasileño licitó el jueves tres bloques petroleros por el equivalente de unos 800 millones de dólares y reafirmó su compromiso con la apertura del sector, después de la huelga de camioneros que obligó a Petrobras a flexibilizar su política de precios.

El gobierno adjudicó tres de los cuatro bloques ofertados en aguas profundas (presal) de la cuenca de Santos (sudeste) por 3.150 millones de reales (807 millones de dólares al cambio del día), en una puja en la que participaron las mayores compañías internacionales.

El bloque de Uirapuru, el más importante, fue adjudicado por 2.650 millones de reales a un consorcio formado por el grupo estadounidense Exxon Mobil (28%), el noruego Statoil Brasil (28%) y el portugués Petrogal (14%). Petrobras, que ejerció su derecho de preferencia, tendrá el 30% restante.

Las subastas petroleras en Brasil se deciden por los porcentajes de producción que las empresas ofrecen al Estado brasileño.

La del consorcio que obtuvo Uiapuru fue de 75,49% de su producción futura, casi el triple del mínimo exigido por el gobierno para ese proyecto.

Petrobras también forma parte de los consorcios que se formaron con los otros dos bloques atribuidos.

En el Bloco Dois Irmaos, la estatal (con 45%) estará asociada a la británica BP Energy (30%) y a Statoil Brasil (25%). La porción de producción prometida al Estado será de 16,43%.

En el Bloco Tres Marias, la atribución fue para el consorcio formado por la compañía anglo-holandesa Shell (40%) y la estadounidense Chevron (30%), en el que Petrobras también ejerció su derecho de preferencia (de 30%). La parte revertida al Estado será de 49,95% de la producción.

El bloque Itaimbezinho quedó sin comprador.

Los bloques de presal (depósitos de crudo bajo una gruesa capa de sal) tienen un enorme potencial, aunque plantean importantes desafíos tecnológicos para la perforación en las profundidades del océano Atlántico.

El resultado permitió "demostrar resiliencia" y que "tenemos el coraje de proseguir ese camino, que nos llevará a construir Brasil", afirmó el ministro de Minas y Energía, Wellington Moreira Franco.

- Una licitación "altamente simbólica" -

La subasta tiene lugar en momentos en que el sector petrolero evalúa las consecuencias de la huelga de camioneros que en mayo paralizó a Brasil y obligó al gobierno de Michel Temer a acordar una rebaja de los precios del diésel y a la estatal Petrobras a flexibilizar, al menos temporalmente, su política de precios.

Una huelga de petroleros también afectó al sector.

La semana pasada, el presidente de Petrobras, Pedro Parente, presentó su renuncia y fue sustituido por Ivan Monteiro, en medio de dudas sobre posibles injerencias políticas en la estatal, a cuatro meses de las elecciones generales.

El gobierno de Temer abrió la explotación del presal a operadores extranjeros, en tanto que Petrobras alinea desde 2016 su política de precios con el mercado internacional, tratando de reponer sus finanzas y su imagen después de verse en el centro del mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil.

Las autoridades tratan de despejar cualquier duda sobre posibles cambios de política.

El Estado brasileño "no tiene ninguna postura intervencionista", dijo antes del inicio de la puja el director general de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP, el ente regulador del sector), Décio Odonne.

"La realización de esta licitación en los momentos que estamos viviendo es altamente simbólica y permitirá a Brasil convertirse en los próximos años en el mayor polo de explotación offshore del mundo", agregó.

Frente al lujoso hotel de Rio de Janeiro donde se llevó a cabo el remate, unos treinta trabajadores del sector petrolero desafiaron una lluvia torrencial y desplegaron una pancarta que denunciaba: "Privatizar le hace daño a Brasil".

En octubre pasado, se subastaron seis bloques de presal (de los ocho ofrecidos), por 6.150 millones de reales (1.890 millones de dólares al cambio de ese momento).

El gobierno brasileño, que busca reducir una enorme deuda, espera obtener más de 80.000 millones de dólares durante las subastas de bloques escalonadas hasta fines de 2019.

Hidrocarburos