Al 25 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88503 Bs/euro: 7.75115 UFV: 2.29815 Peso Argentino/$us: 41.79270 Yen/$us: 109.97000 Real/$us: 3.90790 Oz.Troy Oro $us: 1,313.57000 Oz.Troy Plata $us: 15.44030

El oleoducto de Caño Limón - Coveñas, perteneciente a Ecopetrol, no ha pasado un buen 2018. La guerrilla del ELN ha realizado 16 atentados contra infraestructura petrolera, de los cuales 12 han sido contra dicho circuito y han obligado a que el flujo de petróleo por el mismo oleoducto se suspenda o desvíe durante 39 días interrumpidos, mientras la empresa logra asegurar y limpiar la zona, para luego reparar el daño que hizo el grupo armado y restaurar el flujo de crudo por el circuito.

El más reciente de los atentados a Caño Limón - Coveñas se dio el pasado 15 de febrero en Toledo, Norte de Santander y dos días después atentaron contra una sede de la empresa en el municipio de Acacías, Meta que por fortuna no afectó ni la operación de la empresa ni a sus trabajadores. 

La situación llevó a que la reconocida Securing America´s Future Energy volviera a incluir a Colombia dentro su lista global de Riesgo Petrolero junto con países como Venezuela, dada su situación económica y social; Irán, por sus conflictos externos e internos, y Rusia, señala el portal Dinero de ese país.

Puede interesarle: Gobierno podría otorgar $1,7 billones en incentivos a exploración petrolera

El argumento en el caso de Colombia es que  “las fallidas conversaciones de paz entre el gobierno colombiano y los rebeldes de izquierda del ELN han llevado a nuevos ataques contra los oleoductos del país. En los últimos dos meses, las guerrillas han atacado el extenso oleoducto Caño Limón-Coveñas 12 veces, causando la interrupción más grande de la línea en tres décadas”.

Pese a las interrupciones, la petrolera estatal le indicó a Valora Analitik que el crudo de los pozos aledaños está siendo transportados por otra ruta, motivo por el cual la producción no se ha detenido mientras se terminan las reparaciones.

Pero la situación no deja de ser preocupante ya que cada atentado al oleoducto trae como consecuencia derrames que aunque son controlados y recogidos por la misma Ecopetrol, pueden tener consecuencias sobre el medio ambiente y las comunidades que rodean la zona del ataque, así como ponen en peligro la meta de producción nacional de crudo que tiene el Gobierno para este año y que, por supuesto, se utiliza como base para las cuentas nacionales.

Hidrocarburos