Al 17 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88449 Bs/euro: 7.75588 UFV: 2.28950 Peso Argentino/$us:38.16130 Yen/$us: 113.28000 Real/$us: 3.91350 Oz.Troy Oro $us: 1,239.29000 Oz.Troy Plata $us: 14.59330

 

 

 

A solo algunas horas de que el país celebre las fiestas patrias (192 aniversario de su independencia), el Gobierno nacional, el empresariado y los analistas discrepan por las cifras de crecimiento económico. Mientras el miércoles el sector privado alertó de una profundización de la desaceleración, ayer el ministro de Economía Mario Guillén y el propio vicepresidente Álvaro García Linera afirmaron que la economía sigue estable y que el país seguirá siendo líder de crecimiento en la región.

 

 

Hilton Heredia García/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.



Guillén remarcó ese aspecto a contramano de algunas versiones que cuestionan el dinamismo financiero del país y dijo que esas posiciones solo buscan protagonismo político, a costa de la economía boliviana.



"Quiero criticar a la gente que busca generar incertidumbre, hay gente que está apostando a que Bolivia le vaya mal por apetitos personales y políticos. Nosotros estamos con una economía, estable, los indicadores económicos nos muestras que seguimos creciendo", remarcó el hombre fuerte fuerte de las finanzas.

 

Recordó que la calificadora internacional de riesgo Moody"s ratificó esta semana la calificación para Bolivia de 'Ba3' y mejoró su perspectiva a ‘estable’, bajo el argumento de que el país tiene una fortaleza crediticia, un crecimiento económico robusto, indicadores fiscales fuertes y bajo nivel de deuda.

 


El ministro de Economía destacó también que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) puso a Bolivia como líder de crecimiento en la región, con una expansión de 4% para este año.


Guillén recordó que la previsión de crecimiento para este año es un índice superior a 4% y explicó que se aguarda la información del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la expansión del Producto Interno Bruto hasta marzo.

 

Por su lado, el vicepresidente Álvaro García Linera, dijo que Bolivia tiene un trípode que sustenta el crecimiento económico, muy difícil de conseguir en cualquier país, que no ha permitido que se resienta con los vaivenes de los precios internacionales de las materias primas, pero que tendrá desde 2021 otro motor: la industrialización.


Aseguró que hasta 2021 saldrán de esa condición 1.600.000 personas. "Bolivia tiene un trípode que es por lo general muy difícil de lograr: crecimiento, redistribución e inclusión, por lo general un país crece pero no redistribuye o redistribuye pero no crece, lograr crecer, redistribuir e incluir  es casi una fórmula imposible, pero lo hemos logrado en Bolivia, eso nos está permitiendo que,  reduce el precio del petróleo cae el precio del mineral, pero el mercado interno sigue dinamizando la economía", refrendó.


A su juicio, los precios de los hidrocarburos y de los minerales, importantes para el sustento económico, han mejorado, pero insistió en que las exportaciones y la dinámica del mercado interno son los que han ‘salvado’ el modelo económico, además de mayor inversión en vivienda, producción y otros rubros.



Afirmó que hasta 2021 el país debe consolidar otras fuentes de ingreso que permitan seguir creciendo entre el 5 y 6%.

 

 

Privados alertan


Empero, a más de siete meses del 2017 no hay cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE) ni del Gobierno. Los empresarios privados están preocupados por la situación económica y advierten que durante el primer semestre apenas la agroindustria creció de manera sostenida.

 

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas reveló al diario digital Money, que si bien esperarán los datos hasta el mes de octubre, “es evidente que la tendencia es a una lenta y desigual desaceleración, lo que se evidencia en el creciente déficit comercial y el descenso de la producción. Por ejemplo, vemos que en la minería, el incremento de los precios internacionales hace que el valor aumente, pero la producción ha disminuido; lo propio parece ocurrir con los hidrocarburos.  Solo la agroindustria va a mostrar incrementos positivos en ambos indicadores, pero incluso allí estamos viendo que cada vez somos más dependientes de la importación legal o ilegal de productos de consumo básico que antes producíamos”, aseveró el principal ejecutivo del empresariados nacional.

 

Pese a tal situación señala que Bolivia continuará este año liderando el crecimiento en la región, sin embargo, recuerda que en los últimos meses, las instituciones internacionales y el propio Gobierno son más cautos en relación al porcentaje de crecimiento de un 4,7%.

 

Agrega que los empresarios quieren que la economía crezca al 5, 7 o 10% para lo cual están haciendo los máximos esfuerzos para acompañar al Gobierno en los planes que impulsen este crecimiento.  

 

Sin embargo, aclaró que en un modelo que ha concentrado la totalidad de las políticas y planes económicos en el Gobierno, el mayor peso de responsabilidad para mantener el ritmo de crecimiento descansa en sus decisiones.

 

Por su parte, Antonio Rocha, expresidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), indicó que los sectores que aún sustentan el crecimiento son los de Gasto Público, la construcción y el financiero, que aunque se han desacelerado siguen creciendo.

 

“No creo que lleguemos al 4,5% de crecimiento del PIB, pues se observa un deterioro de la demanda agregada y el consumo interno, un mayor déficit comercial y mayor déficit fiscal. Esto repercutirá en el crecimiento, que hoy está basado en buena parte en el incremento de la deuda pública interna y externa”, sostuvo.

 

Asimismo señala que los sectores que más se desaceleran son el industrial, el agropecuario, y el de servicios, sin contar con los sectores que están ya en recesión como el de hidrocarburos y el forestal.

 

                                                                         

Analista ve una economía gasificada

 

El analista económico, Teófilo Caballero dijo que el ministro de Economía como funcionario público y primer responsable de las finanzas del país tiene que transmitir confianza.  Pero la realidad es otra, prueba de ello que el Gobierno ha buscado a los empresarios para poner en marcha su plan de empleos 

 

“El gran problema de la economía es que todo se gasificó y no se destinó recursos a la diversificación económica. Hoy con la caída del precio y el volumen del gas nos ha sumido en este remolino de desaceleración y lo más lamentable es que a pesar de la caída de ingresos por hidrocarburos, no se levante el veto a las exportaciones no tradicionales ni se generen condiciones para fomentar la inversión”, aseveró Caballero.

 

EcoFinanzas