Al 18 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88106 Bs/euro: 7.78608 UFV: 2.28959 Peso Argentino/$us: 38.24570 Yen/$us: 112.76000 Real/$us: 3.90200 Oz.Troy Oro $us: 1,245.46000 Oz.Troy Plata $us:  14.65900

En una segunda etapa de implementación de su nuevo Sistema Electrónico de Negociación SMART-BBV, la Bolsa Boliviana de Valores (BBV) incorporó al mercado bursátil nacional tres alternativas para la colocación de valores seriados que permitirán un proceso de formación de precios más eficiente, en beneficio tanto de empresas e instituciones que buscan financiamiento, como de quienes invierten en valores.

“Estamos dando un nuevo paso en el camino de modernización de la BBV, y nuestro sistema electrónico, que el año pasado nos permitió darle mayor eficiencia a las negociaciones en mercado secundario; hoy permite hacer negociaciones electrónicas en el mercado primario, es decir en la colocación de valores de renta fija y variable, a través de subastas electrónicas”, explicó el gerente general de la entidad, Javier Aneiva.

Esta nueva versión del SMART-BBV fue adquirida del Grupo Bolsas y Mercados Españoles (BME), conglomerado que diseñó el sistema junto a la BBV para adecuarlo a la realidad del mercado bursátil boliviano. BME creó su propia tecnología cumpliendo estándares internacionales y ahora la exporta a varios países, entre ellos el nuestro.

Antes del SMART-BBV, los procesos de colocación en el ruedo físico se podían extender por varias horas, tratándose de encontrar los precios que equilibren la oferta y la demanda; ahora con las negociaciones electrónicas, los emisores pueden optar por tres reglas de adjudicación de sus valores seriados (acciones, bonos, pagarés, valores de titularización y cuotas de fondos cerrados): la discriminante, la de precio uniforme y la compuesta; y el proceso puede culminar en sólo 15 minutos.

Alternativas

En la subasta discriminante (inglesa) cada inversor paga el precio que ofertó por los valores; en la uniforme (holandesa) todos los inversionistas pagan un precio único; y en la compuesta (holandesa modificada) los precios se determinan considerando las características positivas de las dos anteriores, a través del cálculo de un precio promedio ponderado de todas las posturas, indico Aneiva.

En este marco, el ejecutivo de la BBV Informó que a partir de octubre, los nuevos trámites de emisión de valores deben incorporar la regla de adjudicación establecida por la empresa emisora, en función a las tres alternativas. Sin embargo aclaró que los procesos de emisión, que se encuentren en trámite, tienen la opción de adecuarse a la modalidad electrónica, o de lo contrario mantenerse en la colocación física en el ruedo de la Bolsa.

“Se decidió darle al emisor esta opción de escoger la forma a través de la cual quiere colocar sus valores, en función de sus expectativas y del contexto de la oferta y la demanda del mercado, para que de esta manera pueda tomar mejores decisiones y tenga la posibilidad de conseguir una colocación exitosa, en función a sus objetivos”, añadió Aneiva.

El nuevo modelo de subastas electrónicas para el mercado primario fue diseñado por la BBV, siguiendo cuatro criterios que permiten mejores resultados; el de la eficiencia (quien se adjudique el valor debe ser quien más lo valora), la maximización de recaudaciones para el emisor; el incentivo a una mayor participación por parte de los inversionistas; y garantizar la aplicación de mayores y mejores prácticas competitivas.

Más ventajas

La BBV paralela y complementariamente lanzó su nuevo servicio de “Terminales de Seguimiento al Mercado”, que permite a los inversionistas tener acceso -en línea- a la información de las posturas y cierres que se realizan en el SMART-BBV, y de esta forma identificar oportunidades de mercado en forma oportuna.

“Tras la implementación del sistema electrónico en los mercados primarios, la BBV trabaja para incorporar esta tecnología, a corto plazo, también en la negociación de valores no seriados (como los DPFs) y operaciones de reporto. Una vez cumplido este propósito la Bolsa migrará a una negociación 100% electrónica, llevando a Bolivia a ser uno más de los países en la región con un mercado de valores totalmente electrónico”, subrayó el presidente de la BBV, José Trigo.

Este salto tecnológico está abriendo la posibilidad de ampliar la cobertura del mercado bursátil, con la eventual apertura de sucursales de las agencias de bolsa, o la creación de otras nuevas, en todo el territorio nacional; y el acceso de nuevos inversionistas privados, añadió el titular de la BBV.

La Bolsa Boliviana de Valores acaba de cumplir 28 años de operaciones, y desde 1989 brinda una infraestructura que permite materializar nuevas alternativas y oportunidades de financiamiento. Desde sus primeros años, la Bolsa ha coadyuvado a que en el mercado de valores se opere mediante procesos competitivos y transparentes, proveyendo mecanismos organizados, continuos y expeditos.

 

 

EcoFinanzas