Al 25 de febrero de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88199 Bs/euro: 7.77787 UFV: 2.29605  Peso Argentino/$us: 39.19380 Yen/$us: 110.68000 Real/$us: 3.73880 Oz.Troy Oro $us: 1,327.95000 Oz.Troy Plata $us: 15.92230

Los empresarios, vecinos y analistas consideran que el retraso en la construcción de puentes sobre el río Piraí puede derivar en más problemas para los pobladores, pues acentuará el desempleo y las empresas pueden dejar de invertir en el mediano plazo.

"Dios mediante, habrán buenas noticias"
Vanina Montemuro, vecina de Porongo

Los Vecinos Unidos por Porongo confiamos en que esta demora nos traerá la solución definitiva a estos cinco años de gestión que se han ejecutado con distintos actores e instituciones.

El 2018 fue un año crucial donde por primera vez participamos vecinos apoyando a las autoridades por la urgente necesidad de tener las vías de acceso que unan  a los municipios de Porongo y Santa Cruz, (Puentes Bicentenario y Village). Estas movilizaciones nunca antes vistas hizo que el Gobierno central vuelque la mirada a nuestra necesidad.

Ahora con la intervención del Gobierno nacional las competencias de cada institución se verán resguardadas y darán, Dios mediante, en el corto plazo el anuncio de lo que tanto la población espera.

Porongo del lado de la orilla el río con sus urbanizaciones y condominios damos fuentes de trabajo a la clase obrera del municipio cruceño, personas que vienen de barrios alejados como ser los lotes, Plan 3.000, las Villas, etc. estas personas son trabajadoras del hogar, albañiles, jardineros, personas que cuando hay accidentes o problemas en el único puente que tenemos hacen su paso a pie para llegar a sus fuentes laborales.

Los vecinos estamos esperanzados en que este anuncio por parte del Gobierno en coordinación con las autoridades de ambos municipios no pasará del 1er. trimestre de este 2019, caso contrario la población tendría que volver a salir a las calles y estamos seguros que no nos volverán a castigar sino que atenderán está necesidad.

 

"Hay un efecto directo sobre los empleos" 
Fernando Crespo Lijerón, vecino de Porongo

Como consecuencia de la postergación en la construcción de puentes sobre el río Piraí, las fuentes de empleo están siendo seriamente afectadas. Se conoce que varios proyectos están paralizados y algunos de ellos han reducido su personal a lo mínimo posible, dejando a muchas personas  desempleadas, a sus familias sumergidas en el desamparo y que se suman en muchos casos a los círculos de pobreza e informalidad.

Algunas entidades públicas inexplicablemente se ocupan de poner trabas a emprendimientos privados, que si bien y con todo su derecho, estos empresarios buscan una justa rentabilidad a su inversión; vienen también a aportar con obras de utilidad pública y son generadores de importantes fuentes de empleo.

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Ronald Nostas, en un nota de opinión publicada en un medio impreso, señala: “Los países como Perú y Paraguay, han logrado ritmos de crecimiento sostenido, gracias a la participación activa de sus sectores empresariales, apoyados por políticas públicas que promueven su desarrollo” y parafraseando al mismo señor Nostas en el citado artículo: “existen en nuestro país entidades públicas que construyen barreras a la inversión privada y lejos de aportar al bienestar de los bolivianos, pueden generar retrocesos que terminaran afectando la productividad, el empleo y la sostenibilidad de nuestro crecimiento”.

Estamos ante un serio problema.

 

"Existen preocupaciones y dudas a corto plazo"
Wálter Morales/ COL. Economistas de Santa Cruz

Lo que sucede en el sector inmobiliario y constructor es una combinación de factores intertemporales. Es evidente que a largo plazo Santa Cruz tiene mucho potencial, pero hay que pasar coyunturas, como la actual, con una actividad económica resentida. Por otro lado, hay una dinámica de ajuste de fuerzas de mercado. Menor demanda, contra una sobreoferta en prácticamente todos sus segmentos. Y esto se debe a que la “fiebre” de tierras e inmuebles propició un sobredimensionamiento de muchos proyectos, ejecutados y otros tantos en curso, que difícilmente pueden dejar de operar, puesto que tienen carteras de cuentas por cobrar elevadas y con morosidad creciente, para hacer frente a financiamientos que tampoco esperan. Entonces, el principal ajuste que queda es vía precios, lo cual conlleva obviamente la necesidad de recortar costos.

En el caso específico de la zona de Urubó (y más adelante), si consideramos el crecimiento de la población, tanto por natalidad, como por migración, los stocks disponibles de emprendimientos aprobados requerirían varios años para llegar a ocupación plena. Adicionalmente, sumado a las dificultades financieras, la ausencia de vías alternativas de acceso no solo ha retrasado la entrega de obras, sino que ha generado que los inversionistas del sector revisen con mayor cautela sus apuestas, más aún con la incertidumbre originada por los procesos electorales que se nos vienen este año y el siguiente.

 

"Si no hay más puentes, la zona quedará postergada"
José Vicente Mayorquín Tovar, gerente general Hotel Radisson

El impacto se siente desde el 2018, cuando se presentó el problema del deterioro del puente Mario Foianini. A partir de ahí se generó un desprestigio para la zona, ya que toda la gente pensaba que había serios riesgos al cruzar esa infraestructura y el problema persiste aún.

Hasta comienzos de 2018 nuestra curva de crecimiento era normal; sin embargo, posterior al problema del puente, disminuyó hasta un 15%. Actualmente la situación es crítica. Todos los proyectos han decaído.

En nuestro caso, nosotros teníamos 140 funcionarios, pero nos hemos visto obligados a retirar a 40 personas. El impacto es peor si se lo mide en toda la cadena, pues hay menos demandas de productos, menos transporte, etc.

Realmente la imagen de la zona está deteriorada y eso será difícil revertir. Indudablemente que hace falta construir los puentes Bicentenario y Urubó Village. Si no hay más puentes la zona quedará postergada, las empresas pueden morir.

Las autoridades atemorizan a la gente cuando hablan de llanura de inundación y que no se puede construir más puentes, esto es inexplicable. Parece que no quieren desarrollo. No miran lo que está pasando en otros países.

Aquí se debe entender que la economía está en riesgo para los empresarios y para los trabajadores. Tanto Porongo como Santa Cruz de la Sierra se benefician. Por lo tanto, el Gobierno y la Alcaldía Cruceña en particular, deberían apoyar en un 100% la construcción de puentes.

De esto todos vivimos y comemos, no se puede hacer más daño a la región.

 

"El segmento clase alta siente la desaceleración"
Alfonso Herrero, gerente general Constructora del Urubó 

En el sector de la construcción e inversiones inmobiliarias fue un buen año a pesar de algunos factores políticos y económicos. También se debe comprender que las épocas de lluvia hacen que los planes de construcción bajen, eso es algo normal por estos meses. La desaceleración se ha sentido en el segmento de clase alta, pero en el segmento de clase media y baja se mantuvo positivo porque la necesidad de vivienda propia todavía es muy alta y se confirma con múltiples estudios publicados en medios de prensa. A eso debemos agregar que el Urubó y la zona norte todavía son las zonas preferidas por los compradores.

A pesar de que un solo puente representa una limitación, en Los Portones del Urubó no hubo paralización, hemos avanzado en las obras del condominio Puerto Esmeralda, por ejemplo, para la construcción de su laguna recreativa, recibimos la categoría ambiental II, la más alta en el departamento dada a una actividad urbanística. Además, lanzamos al mercado nuestro proyecto de vivienda social denominado La Joyita, para contribuir en la solución del problema habitacional de familias jóvenes y personas de bajos ingresos, mejorando su calidad de vida y otorgándoles una vivienda segura y confortable con todos los servicios de primera necesidad, calles y avenidas pavimentadas y en contacto con la naturaleza. Hasta ahora llevamos vendidas más de 100 casas. Insistimos en que el sector de la construcción e inmobiliario ha sido uno de los más regulares.

 

En Urubó Village tenemos un impacto del 50%
Carlos López, gerente general Urubó Village

Para hacer un buen análisis de la construcción y su crecimiento, debemos coincidir en que este rubro tiene dos principales financiadores, el estatal y  el privado. El efecto de desaceleración en la construcción tiene que ver principalmente con las obras de financiamiento gubernamental ya sea a nivel Alcaldía, Gobernación y Gobierno central, principalmente impulsadas por los ingresos del IDH y lógicamente ante la caída de los ingresos el rubro mas afectado fue el de la construcción, el privado sin embargo, el 2018 apostó por la construcción, muestra clara son la decena de emprendimientos en centros comerciales, edificios de departamentos proyectos inmobiliarios.

Existe una desaceleración evidente, se debe específicamente al tema interconexión, la vinculación con el municipio de Santa Cruz ha sufrido este 2018 su crisis más grande, cuando se inició la refacción del puente Mario Foianini, estos meses de  saturación en el tráfico nos pasaron la factura en los ingresos por ventas y lógicamente seguimos pagando esta factura.

En el caso de Urubó Village el impacto es del 50% y principalmente se debe al retraso en la aprobación del puente, el presupuesto de inversión en obras se ejecutó en un 40% en los primeros dos años del proyecto, construcción de las vías ciclovías, lagunas, sport bar, etc. el puente Urubó Village representa aproximadamente el 35% del presupuesto total y al verse retrasado en su inicio, todas la obras de construcción sufrieron retraso y eso implico la desvinculación del equipo de construcción principalmente. El retraso en el inicio de la construcción del puente ha representado la postergación de las ventas.Hasta la fecha hemos invertido 97,2 millones de dólares. Nuestra meta está fijada en la aprobación del puente sobre la Av. Roca y Coronado y su posterior ejecución.

 

 

EcoFinanzas