Al 19 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88028 Bs/euro: 7.78608 UFV: 2.28968 Peso Argentino/$us: 38.27090 Yen/$us: 112.51000 Real/$us: 3.90920 Oz.Troy Oro $us: 1,249.17000 Oz.Troy Plata $us: 14.63200

 

Hans Montaño Núñez / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.>

Indicadores bajos en el rango de 0 a 1, de peor a mejor. El control institucional de la corrupción en Bolivia es uno de los peores del mundo, pues apenas registra 0,36, el imperio de la ley y el orden es de 0,47, la efectividad de Gobierno es de 0,51 y la calidad de la regulación 0,49 son los índices registrados en el Reporte de Economía y Desarrollo 2018 ‘Instituciones para la productividad’ Hacia un mejor entorno empresarial presentado por la CAF – Banco de Desarrollo de América Latina.

Estos índices de funcionamiento institucional aparecen en un cuadro que compara a 20 países de la región y muestra el promedio simple de los promedios por país que pertenecen a África del Norte, África subsahariana, América del Norte, América Latina, Asia y Europa.

Por ejemplo, en Chile la corrupción es controlada en 0,69 y el imperio de la ley registra 0,80; en Brasil 0,45 y respecto al imperio de la ley y orden es de 0,35 o en Nicaragua similares indicadores representan 0,42, y 0,64. Para cada país se muestra el promedio de los datos disponibles en el período 1996 – 2015.

¿Qué hay detrás de estos temas investigados?, las instituciones económicas son críticas para impulsar la productividad y el desarrollo. Estas instituciones incluyen aquellas de carácter transversal que promueven, por ejemplo, la protección de los derechos de propiedad y el cumplimiento de los contratos, así como también otras referidas a normas, regulaciones y programas aplicados en ámbitos o mercados más específicos (como el mercado laboral).

Otros capítulos investigados son de Instituciones, productividad y desarrollo; Anatomía de la productividad en América Latina; Acceso a insumos y cooperación entre empresas; Empleo y productividad y Mejorando el financiamiento empresarial.

La representante de CAF – Banco de Desarrollo en Bolivia, Gladis Genua, consideró que tratar el asunto de la productividad en el reporte es una de las tareas pendientes, y reproduciendo el pensamiento del presidente ejecutivo de CAF, Luis Carranza Ugarte, donde estableció que así como en la década de los 80 hubo un pacto por la estabilidad de los países, en los 90 por la inserción y apertura “queda pendiente un pacto por la productividad donde podamos confluir todos los actores que conforman el entorno empresarial, así que trabajemos todos juntos en unas alianzas que nos permitan mejorar el entorno, valga la redundancia, para que la productividad de nuestros países pueda crecer”.

Genua afirmó que América Latina está rezagada en esta tarea, por lo que debe trabajarse en mejorar los entornos financieros, encadenamientos, empleos y competencia. Así, agregó Genua, “vamos a generar las bases y la estructura para que las empresas puedan ser más productivas, los sectores y subsectores. Si la economía es productiva, vamos a generar empleos de mejor calidad, tener un capital humano más preparado parta enfrentar los retos que vienen adelante estableciendo las bases de un crecimiento sólido y sostenible a largo plazo”.

El economista principal de la Dirección de Investigaciones Socioeconómicas, Manuel Toledo, autor del estudio ‘Promoviendo la competencia’ desafió con la interrogante que motivó la investigación sobre productividad. “América Latina se ha mantenido estancada con sus altos y bajos en los últimos 40 a 50 años”, señaló indicando gráficos de desempeño del Producto Interno Bruto (PIB). “¿Qué hay detrás de la productividad tan baja en América Latina?”, dijo y desplegó toda una información en cuadros.

El estudio también señala que en los últimos años América Latina ha dado pasos hacia adelante en la estabilidad macroeconómica y la inclusión social, pero su Producto Interno Bruto (PIB) por habitante sigue estando 24% por debajo de Estados Unidos. En el caso de Bolivia, el PIB por habitante representaba en 1960, casi 8% del de Estados Unidos y en 2014 la cifra evolucionó a cerca de un 12%.

En más de medio siglo, Latinoamérica no ha mostrado avances significativos en el PIB per cápita, a diferencia de lo que ha ocurrido con países de Asia y Europa, como Corea del Sur o España, según ha establecido la investigación del organismo financiero regional. La brecha se debe al rezago en la productividad, es decir a la falta de eficiencia con que las empresas usan el capital humano y físico para producir bienes y servicios de calidad.

En Bolivia, la productividad por trabajador es el 11% la de Estados Unidos, igual o menos de la mitad del promedio de 25% que exhibe América Latina. Bolivia tiene una de las tasas más altas de población en la informalidad con una educación incompleta en secundaria.

La competencia, el acceso a insumos y cooperación entre empresas, las relaciones laborales y el financiamiento son ámbitos claves en los que las instituciones pueden actuar para mejorar el entorno productivo de las empresas, por lo que el estudio recomienda prestar atención e impulsar mejoras en esos escenarios.

El 60% de los establecimientos bolivianos del sector servicios considera que los permisos y licencias representan un obstáculo importante para operar en el mercado y, según el Índice de Restricciones Globales al Comercio, Bolivia tiene en esa área limitaciones más altas que los países de la OCDE, de la Unión Europea y el promedio de América Latina.

En el ámbito laboral, la brecha de género, el mal emparejamiento entre las habilidades de los trabajadores y sus tareas y la enorme concentración de la fuerza de trabajo en empleos informales de baja productividad, son patrones que impiden un mejor desempeño económico.

El reporte señala el hecho de que ciertas políticas que buscan proteger el empleo, fijar salarios o impuestos pueden tener efectos negativos sobre la productividad, por lo que el desafío de cada economía es lograr un balance de esas políticas con medidas que no afecten la innovación, ni la asignación de recursos y no promuevan la informalidad.

CAF – Banco de Desarrollo de América Latina es una de las principales organizaciones financiadoras, sobre todo en infraestructura vial y otros proyectos de agua potable, saneamiento, riego, presas y generación eléctrica que en este 2018 asciende a operaciones de aprobaciones de $us 500 millones. La presentación internacional del estudio de CAF fue en un ambiente académico, en la Universidad Privada de Santa Cruz (UPSA).

Posteriormente a la presentación, se contó con un panel de debate moderado por Carolina Gutiérrez, economista principal de la Dirección de Estudios Macroeconómicos de CAF e integrado por Wilfredo Rojo, presidente de la Cámara Nacional de Exportadores, Walter Morales, vicepresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz y Pablo Mendieta, subgerente, Centro Boliviano de Estudios Económicos.

 

 

 

 

EcoFinanzas