Al 10 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87619 Bs/euro: 7.82935 UFV: 2.28887 Peso Argentino/$us: 37.38490 Yen/$us: 112.63000 Real/$us: 3.90790 Oz.Troy Oro $us: 1,249.98000 Oz.Troy Plata $us: 14.64150

Hans Montaño Núñez / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.>

Las industrias no convencionales de producción nacional dinamizaron la economía con aproximadamente Bs 3.875 millones en 2017, que significa 1,52% del Producto Interno Bruto (PIB), según un estudio del Centro Boliviano de Economía (Cebec) y la agencia de innovación Santa Cruz Innova (SCI) de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco).

En detalle, la ‘economía naranja’ o el ecosistema de la creatividad generó estos montos: la Danza movió Bs 1,1 millón, espectáculos de artistas nacionales generaron Bs 43 millones en 2017, el teatro Bs 46 millones, espectáculos internacionales Bs 67 millones en 2017, las actividades del carnaval Bs 205 millones en consumo, los libros y publicaciones Bs 639 millones y las fiestas religiosas o patronales relacionadas con la cultura tuvieron un movimiento de Bs 823 millones. Finalmente, el sector que más ha movido en el 2017 es el cine con Bs 2.102 millones. En la medición también fue calculada la creación de más o menos 50 mil empleos.

El año pasado en Bolivia fueron al teatro 288.000 espectadores, 255.000 asistieron a un concierto de música nacional; casi medio millón de bolivianos fue a un espectáculo de danza y 2,6 millones de personas compraron un plato típico por lo menos una vez a la semana. Toda esta actividad forma parte de la economía naranja, aquella que es impulsada por las actividades artísticas, culturales y creativas que cada vez más mueven recursos económicos significativos. En este contexto, Santa Cruz Innova organizó el Foro Internacional de la Economía Naranja en el Centro de Convenciones de Cainco. Uno de los conceptos desarrollados es que la creatividad es generadora de trabajo y de un movimiento económico importante.

El economista del Cebec, Pablo Mendieta, argumentó que el indicador que compruebe la ‘economía naranja’ en Bolivia estará en torno de 1% y 2% del PIB de 2018 y será confirmado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), como también que la cultura “está relacionada por ‘factores idiosincráticos’ (voy a comer plato típico o iré al teatro) y viene influenciada por los gustos; y parte de ellos son heredados y otros por presión de los pares”.

Según Mendieta, el grado de Educación de una sociedad, que es conformada por las políticas públicas de un Gobierno, también posibilita y define la generación económica de la imaginación, ideas y de la creatividad.

El representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para Bolivia, Alejandro Melandri, sostuvo que “hay ciudades latinoamericanas que están moviendo la agenda de la innovación con mucho ímpetu, por citar a una reconocida que es Medellín que ha hecho de la innovación un eje central de su estrategia”.

Uno de los modelos, de acuerdo a Melandri, es Ruta N, centro de innovación y negocios que desarrolla distintos programas y servicios para facilitar la evolución económica de la ciudad hacia negocios intensivos en ciencia, tecnología e innovación, de forma incluyente y sostenible. Observó que estos impulsos a la innovación se estén dando “de la mano de las ciudades más que de países” y apreció el crecimiento de las economías creativas o ‘naranjas’ en la región latinoamericana, sobre todo “prestando atención a su importancia agregada e impacto en el PIB y pensando en políticas que las ayuden e impulsen a derramar valor en todas las otras actividades económicas”.

Melandri pontualizó que “no porque hablemos aquí de economía ‘naranja’ empezará a ocurrir; sino que está ocurriendo en la literatura, el arte, el espectáculo, la gastronomía, la arquitectura, las artes visuales, diseño gráfico, artesanías, moda, servicios digitales o el desarrollo de software”. Ejemplificó que el carnaval de Oruro es una conjunción de creatividad, arte, cultura, turismo; también las gastronomías cruceñas y de Cochabamba son valores.

Eysel Chong, durante la presentación del cluster (encadenamiento o conjunto de empresas) de Industrias Creativas (Ciudad del Saber de Panamá), remarcó que ahora están prestando atención a un componente que no estaba visibilizado: las industrias creativas. Chong pidió priorizar y ver dónde hay sectores productivos con fortalezas y más avanzados (actores comprometidos en trabajar juntos).

Para el vicepresidente de Cainco, Fernando Hurtado, en promedio las empresas creativas son más innovadoras que el resto de la economía”. Conceptualizó que esta economía “pone el valor en nuestra sociedad y tiene como la materia prima las ideas creativas”. En este entendido, es que según Hurtado, la Cainco quiere impulsar las industrias creativas y la cultura como un motor de desarrollo, diversificando la economía y creando valor a través del talento.

El evento de Cainco también contó con un panel de debates en el que participó el arquitecto Gustavo Pereyra, el productor musical Marvin Montes, el chef Fernando Catalán y el diseñador de modas, Luis Daniel Ágreda.

Asimismo, expuso José Miguel Benavente, especialista principal de innovación de la División de Competitividad, Tecnología e Innovación del BID, uno de los organismos internacionales que más ha desarrollado investigaciones sobre economía ‘naranja’. Benavente abordó la cuestión del estado de este sector en América Latina, donde generó casi dos millones de empleos en Latinoamérica. Destacó que la economía 'naranja' mueve aproximadamente el 3% del PIB mundial, equivalente a 2.250 mil millones de dólares y en Latinoamérica y el Caribe llegó a generar 124 mil millones, lo que representa el 2,2% del PIB regional.  Esta economía creó en 2015 aproximadamente 1,9 millones de trabajadores en América Latina y el Caribe, equivalente a los puestos de trabajo de toda la economía de Uruguay y Costa Rica.

 

 

 

EcoFinanzas