Al 10 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87619 Bs/euro: 7.82935 UFV: 2.28887 Peso Argentino/$us: 37.38490 Yen/$us: 112.63000 Real/$us: 3.90790 Oz.Troy Oro $us: 1,249.98000 Oz.Troy Plata $us: 14.64150

Las tasas de interés en las principales economías globales han estado muy cerca de cero desde hace prácticamente una década, pero esta situación comienza a cambiar, según reportes de Bloomberg.

Estados Unidos dio el primer paso al aumentar la tasa de interés de su economía. Desde diciembre de 2015, la Reserva Federal ha elevado la tasa de interés en cuatro ocasiones. El mercado apuesta a que la tasa seguirá subiendo hasta llegar cerca de los niveles observados antes de la crisis de 2008 y esto, por sí solo, tiende a fortalecer al dólar.


Canadá también subió sus tasas de interés y el Banco Central Europeo considera restringir la política monetaria.


De no haber ocurrido el Brexit, el Reino Unido probablemente se estaría moviendo en la misma dirección. Por otra parte, el Banco de Japón mantiene sus tasas en números negativos y un cambio parece improbable en estos momentos.
 
En la economía real, las empresas deben prepararse para un aumento en el costo de los préstamos emitidos en dólares. Aquellas que hayan tomado mucho crédito podrían rápidamente encontrarse en dificultades para honrar sus compromisos, lo cual llevaría al deterioro de su calificación crediticia y a la percepción de riesgo en el mercado y, en consecuencia, al aumento de los márgenes.
 
Las materias primas adquieren un gran peso en las economías de América Latina, cuyas reservas se mantienen en dólares. La moneda estadounidense sirve también como referencia en los precios de la mayoría de las materias primas. El dólar suele mantener una relación inversa con el precio de las materias primas. Cuando el dólar se fortalece, el precio de las materias primas tiende a bajar y al despreciarse, las materias primas generalmente se vuelven más costosas.
 
El dólar entró a una tendencia alcista a partir de la decisión de la Fed de reducir las medidas de estímulos cuantitativos (“quantitative easing”) en 2015, preparando a los mercados para una transición en la política monetaria americana de una postura de comodidad a otra ligeramente restrictiva. De esta forma, los precios de las materias primas retrocedieron a finales de 2015 e inicios de 2016.
 
En los últimos meses, con el vuelco del dólar, hubo una ligera alza en algunas materias primas, algo nada común en un segmento que se caracteriza por sus activos volátiles. Vimos precios discrepantes en las materias primas frente a un dólar más débil, lo cual logró poner en jaque cualquier conclusión sobre la situación.
 
En este escenario incierto, ¿cuáles serían los movimientos esperados en una cartera de inversión con activos latinoamericanos estipulados en dólares?

PORT permite llevar a cabo análisis en torno a un probable aumento en las tasas de interés de los EEUU.

Es posible cuantificar las pérdidas o ganancias de una cartera en vista del aumento de márgenes de captación debido a un dólar más fuerte y materias primas más baratas. Un elemento que vale la pena resaltar es que, para la misma magnitud de aumento de tasa de interés y márgenes (25 puntos base para cada uno en el ejemplo) la variación aislada resultante de los márgenes es mayor que el aumento aislado de la tasa de interés en nuestra cartera hipotética conformada por valores estipulados en dólares con mayor liquidez en cada uno de los países de la región.

Otra opción sería agregar una serie de posibilidades a un mismo escenario (tipo de cambio, tasa de interés, bolsas de valores, entre otros entre otros) y analizar sus consecuencias.

EcoFinanzas