Al 18 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88106 Bs/euro: 7.78608 UFV: 2.28959 Peso Argentino/$us: 38.24570 Yen/$us: 112.76000 Real/$us: 3.90200 Oz.Troy Oro $us: 1,245.46000 Oz.Troy Plata $us:  14.65900

 
El presidente la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Marco Antonio Salinas, pidió el martes al Gobierno conformar una mesa técnica para analizar el crecimiento económico del país y constatar si será superior al 4,5%, lo que activa el pago del segundo aguinaldo. La Cainco sugiere esperar los datos finales de la economía y no especular en torno al pago del segundo aguinaldo.
 
"Lo que pedimos al Gobierno es una mesa técnica de trabajo, para determinar ese crecimiento y, si después de eso se llega a que sí hubo el 4,5 por ciento, las empresas que tengan (recursos) pagarán y las que no tendrán que prestarse del banco", dijo.

El lunes, el presidente Evo Morales dijo, en su mensaje por el 193 aniversario del país, que casi está garantizado el pago del segundo aguinaldo este año.

Salinas agregó que los empresarios privados dudan de las cifras que reporta el Instituto Nacional de Estadística sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

"Creo que es importante que haya mesas de trabajo técnico entre el Gobierno y los empresarios, porque si tenemos dudas los empresarios de los cálculos del PIB, realmente se genera un ambiente de incertidumbre", sostuvo. 
 
El presidente de la Cainco, Jorge Arias, manifestó su preocupación porque distintas autoridades del Gobierno central han manifestado su convicción de que el crecimiento económico entre julio y junio será superior al 4,5% y 'gatillará' el pago del doble aguinaldo.

Indicó que la afirmación le parece arriesgada puesto que el crecimiento de la actividad económica respecto a similar trimestre bajó de 5,2% a 4,4% entre el último trimestre del año pasado y el primero del presente. De continuar esta tendencia de desaceleración, no se alcanzaría la cifra señalada. Por tanto, parece apresurada la declaración al respecto.

Recordó que CAINCO ha señalado sus reparos técnicos a la medida mencionada que van más allá del número en cuestión. Ellos se resumen en cuatro puntos bien definidos:

  1. El Producto Interno Bruto (PIB) es una medida de crecimiento del volumen de la actividad económica, no así de las ventas y peor aún de las utilidades, por lo cual no toma en cuenta la situación de las empresas y relaciona, erróneamente, dos dimensiones económicas de naturaleza distinta.
  2. Desconoce de manera explícita la diversidad sectorial, puesto que no toma en cuenta que el crecimiento acumulado en los tres trimestres de los cuatro que se mencionan en el cálculo de varios sectores como hidrocarburos (3,2%), minería (2,8%), industria (4,0%) o electricidad (3,9%) tuvieron un dinamismo menor que la referencia. Este fenómeno se repite a nivel de las empresas al interior de los sectores.
  3. En una situación en la que las empresas están atravesando una situación complicada, genera problemas al flujo de caja de las empresas y, por ende, a su rentabilidad, puesto que en un plazo de cinco semanas se deben erogar tres remuneraciones, lo cual es complicado aún para el sector público.
  4. Creemos que la situación macroeconómica vulnerable reflejada en un alto déficit fiscal, involucraría que de pagarse este bono, la situación fiscal se deterioraría en casi un punto porcentual del PIB, tomando en cuenta que el déficit fiscal de los últimos años ha estado por encima del 7%, lo cual implicará mayor endeudamiento, mayor caída de reservas y menores posibilidades de inversión pública para el fomento al desarrollo.
  5. Finalmente, esta medida es lesiva al sector empresarial pues, junto con el incremento salarial pactado entre el gobierno y los trabajadores de forma inconsulta con el otro sector involucrado, como son los empresarios, generaría un efecto aún más complicado que la propuesta inicial de la COB de aumento de 15% al mínimo y de 10% al haber básico, que tenían un efecto en torno a 10,5% a la planilla salarial total. Los cálculos del equipo técnico indican que el incremento salarial más el efecto del doble aguinaldo tendría un efecto laboral de más de 13% de alza, que es contraproducente para la economía y el empleo.

En síntesis, este bono pagado por las empresas implicará mayores dificultades para las empresas, menores posibilidades de creación de empleo y de inversión, con efectos adversos en la formalidad. Y, lo que es peor, hace que el sector público tenga problemas de alto déficit tanto por el pago a los servidores públicos, como también la menor recaudación del Impuesto a las Utilidades, lo cual sobrealimenta el déficit.

EcoFinanzas