Al 10 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87619 Bs/euro: 7.82935 UFV: 2.28887 Peso Argentino/$us: 37.38490 Yen/$us: 112.63000 Real/$us: 3.90790 Oz.Troy Oro $us: 1,249.98000 Oz.Troy Plata $us: 14.64150

El empresario Juan Carlos de Goycoechea admitió ante las autoridades argentinas que la transnacional Isolux Corsán pagó coimas al gobierno kirchnerista para tener obras públicas. Dicha compañía es conocida en Bolivia, porque a través de su filial Corsán Corviam  también tuvo proyectos en el gobierno del MAS.

Isolux es una empresa de origen español y Goycoechea era presidente de su filial  en Argentina. El empresario ahora está involucrado en el escándalo de corrupción revelado por los cuadernos de un chofer, que detalló cada soborno que observó. 

Según La Nación, los manuscritos señalan que el empresario argentino pagó 6 millones de dólares al secretario privado de Néstor Kirchner.

Goycoechea se entregó a la justicia de su país y se acogió a la figura del “arrepentido”, es decir, colaborar de la investigacion a cambio de su libertad y una sentencia benévola.

El empresario, de acuerdo con La Nación, admitió ante las autoridades que pagó sobornos al kirchenrismo, pero no en la cantidad que se detalla en los cuadernos. Asimismo, Goycoechea alegó que entregó el dinero porque el kirchnerismo lo presionaba para financiar las campañas electorales.

El periódico argentino señaló que la justicia aceptó el acuerdo con Goycoechea para acogerse al “arrepentido”, por lo cual el empresario saldrá libre.   

Sus vínculos con Bolivia       

Corsán Corviam, filiar de Isolux, tenía dos obras multimillonarias en Bolivia: la planta hidroeléctrica de Miguillas y la carretera Ixiamas-San Buenaventura, pero dejó abandonadas ambas.    

En 2017, el periódico español El Mundo publicó que Isolux había montado una red de sobornos en Sudamérica.

Según la publicación, Goycoechea se dirigió por correo electrónico a diversos cargos de Isolux el 30 de marzo de 2015 para aconsejar el pago de “un millón de dólares que sería prudente dejar en Bolivia para atender una serie de compromisos que ayudan y mucho”. 

EcoFinanzas