Al 18 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88106 Bs/euro: 7.78608 UFV: 2.28959 Peso Argentino/$us: 38.24570 Yen/$us: 112.76000 Real/$us: 3.90200 Oz.Troy Oro $us: 1,245.46000 Oz.Troy Plata $us:  14.65900

Hilton Heredia García/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.>

La bonanza económica registrada hasta 2013 tiende a no repetirse en el mediano plazo. Pese a los buenos deseos del Gobierno de incrementar la inversión pública y mantener la estabilidad macroeconómica, los indicadores no son de los mejores. Una sequía de inversión privada, una declinante producción de gas y una incertidumbre comercial, configuran un escenario de complejos desafíos para la economía.

El 6 de agosto, Día Nacional de Bolivia, es una ocasión propicia para un acercamiento a los indicadores macroeconómicos más recientes. Por ello money.com.bo al celebrar esta gesta libertaria y además el primer año de nuestro diario digital especializado en economía y negocios les presentamos este reportaje, no sin antes agradecer al pueblo boliviano y especialmente a las empresas que nos auspician. Gracias a Toyosa, Cemento Fancesa, Cooperativa Jesús Nazareno, Huawei, Viva, Ximena Ximenez, Cotas, Corimexo, Crowdfunding Logistics, etc. La mejor manera de celebrar este aniversario es con trabajo y profesionalismo.

Los 193 años de independencia son motivo de festejos por parte del Gobierno, pero no para los empresarios que están preocupados por el rumbo de la economía.

El Gobierno destaca los indicadores. El presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Pablo Ramos, asegura que los factores económicos internos y externos son positivos, los que impulsan a que Bolivia alcance la meta de 4,7% de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año.



La autoridad recordó que esa meta se inscribió a comienzos de año en el Programa Fiscal Financiero suscrito con el Ministerio de Economía.

Señaló que si se cumple la meta de crecimiento establecida se dará paso al pago del doble aguinaldo, aunque dijo que eso dependerá del "trabajo y esfuerzo de todos los bolivianos".

El Presidente del BCB señaló que el principal factor que impulsa el crecimiento es la demanda interna.

"En este momento estamos con una demanda de consumo e inversión vigorosa, de tal manera que internamente tenemos los elementos fundamentales para garantizar el crecimiento", explicó.

Las afirmaciones coinciden con las apreciaciones del director del Instituto Nacional de Estadística (INE), Santiago Farjat, que precisa que el doble aguinaldo que se estima pagar en 2018 no afectará a las empresas y menos el empleo en Bolivia, que detenta la tercera tasa de desempelo más baja de la región detrás de Guatemala y México, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Además, de acuerdo con la estadística oficial, los puestos de empleo en Bolivia sumaron 1,7 millones en 2017, contra los 500.000 de 2005.

El ministro de Economía, Mario Guillén, informó de que la economía informal en el país cayó de 65,6% hasta 46% desde 2005, gracias a las políticas gubernamentales implementadas en los últimos años.

"Con las políticas que nosotros implementamos, el crecimiento que tenemos, esta informalidad que nosotros la recibimos de más o menos 65,6 por ciento, baja a un 46 por ciento en el periodo en el que nosotros conducimos el Estado", dijo.

Guillén se refirió al tema en alusión al informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), que difundieron medios locales y señala que el promedio de informalidad en Bolivia es del 68,3%.

Por su lado, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, asegura, en base a proyecciones realizadas con empresas internacionales, que Bolivia posee recursos hidrocarburíferos convencionales por 132 trillones de pies cúbicos (TCF).

También destacó un potencial de 1.000 TCF de recursos hidrocarburíferos no convencionales. Sánchez explicó que para transformar esos recursos en reservas se encara una serie de proyectos de inversión y se garantiza seguridad jurídica, además de buenos mercados, a las empresas petroleras que quieran operar en Bolivia.

"Se tiene los ductos para exportar y estamos en ese tren en los últimos años", subrayó.

Mientras que la ministra de Planificación, Mariana Prado, informó de que la ejecución de la inversión pública llegó a 32% al primer semestre de este año, es decir, 14.000 millones de bolivianos.

"El dato de la inversión pública a junio, la última cifra que tenemos es que estamos en un nivel de ejecución de un 32%, ahora este monto es histórico porque en términos de recursos son cerca de 14.000 millones de bolivianos que han sido inyectados a la economía", informó.

Aseguró que los 14.000 millones de bolivianos significan un incremento de 40%, respecto a la cifra de inversión pública alcanzada en similar periodo de 2017.

A su juicio, se prevé superar este año la ejecución de inversión pública lograda en 2017, de 77%.

Sobre el Programa Generación de Empleo creado en su primer año de funcionamiento, dijo que alcanza a 58.266 fuentes de trabajo en el país, principalmente para jóvenes.

Por otra parte, remarcó, con cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), que la tasa de desempleo en el país se situó en 4,48%, al cierre de 2017, uno de los porcentajes más bajos en la región, cuyo promedio es 8%.

Según proyecciones a 2018, el Estado Plurinacional de Bolivia cuenta con aproximadamente 11.307.000 habitantes, de los cuales 49,6% es mujer y 50,4%, hombre. Por área de residencia, 69,4% de la población vive en el área urbana y 30,6% en el área rural, informó el Instituto Nacional de Estadística (INE), a propósito del Día Mundial de la Población. 

Privados ven desempleo y falta de inversión

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas enfatiza que el problema mayor recae sobre los motores de la generación de empleo y la inversión privada, debido a decisiones regresivas como el aumento de los salarios, desvinculados de la productividad, el anuncio anticipado del segundo aguinaldo y sobre todo la Ley de Empresas Sociales, que pueden estar acelerando aún más, las tendencias de precarización, desempleo y disminución de la inversión privada nacional, especialmente de las medianas y pequeñas empresas y la industria manufacturera, con las consecuencias que esto tiene sobre la economía de las familias y de las regiones de crecimiento menor, fuera del eje central.

Cainco

Jorge Arias, presidente de la Cainco, refirió que en los dos últimos años la actividad económica se desaceleró desde un promedio previo de 5% a un nivel levemente por encima de 4%.

En ese sentido, para el gremio llegó la “era del crecimiento moderado”, donde la expansión estaría alrededor de 4% en promedio.

“Lo que preocupa de esta situación es que los niveles de crecimiento no son los más adecuados para sacar a Bolivia del circuito de la pobreza, pues lo ideal es estar por niveles de crecimiento por encima del 7%”, indicó.

El ejecutivo agrega que si bien la desaceleración ha sido característica de varios países emergentes, en nuestro caso el crecimiento podría ser más alto con las políticas adecuadas para promover la eficiencia y la productividad.

“Aunque Bolivia tiene uno de los crecimientos más altos de la región, los problemas estructurales persisten y deben ser analizados. Por eso muchas de nuestras gestiones como Cainco están enmarcadas en viabilizar condiciones para que los emprendimientos se formalicen, que pasan por revisar la normativa laboral, las restricciones a la competitividad, la lucha contra el contrabando, accesos a financiamientos, entre otros.  Si es que no se toman medidas al respecto, se continuará observando la presencia de distorsiones en la economía, como es el caso de la informalidad”, acotó.

Consultado sobre las sugerencias para mejorar los índices de competitividad y sostenibilidad, Arias indica que en el primer caso, es claramente la institucionalización efectiva y certera del sector público. Esto va tanto por mejorar la capacidad técnica y de análisis, los procesos de selección y retención del talento, así como una normativa acorde a nuestros tiempos.

En cuanto a la sostenibilidad, dice que es importante restaurar equilibrios macroeconómicos como es el caso del fiscal y externo. El primero ha implicado un déficit cercano al 8% del PIB o $us 3.000 millones, lo cual también se ha reflejado en el deterioro de las cuentas externas.

Y respecto a la competitividad, definida en un sentido amplio como es vista en el Foro Económico Mundial, sostiene que apunta a impulsar de manera seria la productividad del país, la cual es baja en comparación al resto de los países y su crecimiento es moderado. Según esta institución, en la última medición en la que participó el país, se encontraba en el puesto 117 de 140 países.

La competitividad también tiene una faceta adicional y más acotada, es la de carácter cambiaria, donde el país también ha reducido sus posibilidades de competir en el exterior. Durante el primer semestre ésta disminuyó 5% y en términos acumulados experimenta una caída de 25% desde 2012, año en el cual los balances fiscal y externo comenzaron a deteriorarse y no están siendo paliados con la obtención de acuerdos internacionales  tendientes a conseguir nuevos mercados  en condiciones de preferencia.

CNC y Caneb

La posición es compartida por el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Wilfredo Rojo y el titular de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Marco Antonio Salinas.

En criterio de Salinas, más allá de las cifras del crecimiento, Bolivia enfrenta problemas serios que han sido invisibilizados por las autoridades del sector económico.

Uno de ellos es la alta informalidad, que es producto de la poca atención que se ha puesto al aparato productivo en los últimos 30 años.

“En una economía altamente informal, el desempleo es bajo, al igual que los precios de algunos bienes y servicios, pero el costo de eso es la baja calidad en el empleo y por lo tanto la persistencia de la pobreza, que en el largo plazo solo se soluciona con trabajo digno. Sin embargo, el bajo desempleo y la estabilidad de precios se han tomado como fines, antes que como medios para lograr bienestar sostenible, por lo que es claro que, mientras no se cambie el enfoque de la política económica, este problema seguirá persistiendo”, manifestó Salinas.

El mandamás de la CNC agrega que se debe recuperar la institucionalidad. Afirma que la persistencia de la informalidad, el contrabando, el poco respeto a las normas e incluso la mal llamada “hora boliviana” son producto de una escasa institucionalidad en el país, lo que repercute en la poca sostenibilidad del crecimiento y la baja competitividad de nuestra economía. Para lograr mayor institucionalidad no basta con emitir más leyes o decretos, sino que se debe partir con el ejemplo, por parte de las autoridades, en el respeto a las leyes  y la equidad en el trato hacia todos los agentes de la economía.

Cadecocruz

La Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz) a través del gerente general, Javier Arze Justiniano, señala que es posible que nuestra tasa de crecimiento de la economía esté entre las más altas de la región, pero no indica que la misma sea la adecuada para mejorar los niveles de vida de la población.

“El elevado número de la actividad informal es una muestra de los desequilibrios que tiene nuestra economía y que no ha podido superar hasta la fecha. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha difundido recientemente el informe “Economías sombrías en todo el mundo: ¿qué aprendimos en los últimos 20 años?”, que ubica a Bolivia entre las economías informales más grandes del mundo”, señaló.

Ante tal situación, plantea lograr grandes acuerdos nacionales entre las autoridades del Gobierno, trabajadores y empresarios para definir una serie de acciones y de políticas públicas que mejoren el desempeño de nuestra economía, nos permitan superar los cuellos de botella y desequilibrios que arrastramos. 

EcoFinanzas