Al 17 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88449 Bs/euro: 7.75588 UFV: 2.28950 Peso Argentino/$us:38.16130 Yen/$us: 113.28000 Real/$us: 3.91350 Oz.Troy Oro $us: 1,239.29000 Oz.Troy Plata $us: 14.59330

La región centroamericana es de las menos complejas del mundo en temas de cumplimiento corporativo, mientras que Sudamérica es de las más complejas, según un reciente informe publicado por TMF Group, un proveedor líder de servicios de negocio de alto valor dirigidos a clientes que operan e invierten a nivel mundial.

Tres países de Sudamérica, entre ellos Argentina (4), Brasil (7) y Uruguay (10) se encuentran entre los diez más complejos. Por otra parte, Centroamérica está representada al extremo opuesto del espectro con dos países de la región, Nicaragua (80) y Honduras (81), señalados entre los diez menos complejos.

El Índice de Complejidad de Cumplimiento Corporativo 2018 analizó el grado de dificultad para cumplir con los requerimientos de cumplimiento en 84 países del mundo. En dicho análisis, se ponderan distintos aspectos como, por ejemplo, la facilidad relativa de establecer una empresa, el tipo y la cantidad de información requerida por las autoridades locales en sus reportes; y la dificultad relativa de cumplir con la normativa jurídica local.

En toda la región, las tendencias globales de cumplimiento están dando forma a los requerimientos a los cuales deben adherirse las empresas en cualquier jurisdicción donde operen, explicó Raimundo Díaz, Head of the Americas para TMF Group.

“Los resultados demuestran lo que hemos visto por mucho tiempo, y es que los países en esta región llevan niveles notablemente distintos de adaptación a tendencias mundiales de cumplimiento y en el ámbito de implementar mejores prácticas de cumplimiento”, dijo el ejecutivo.

Aunque hay países como Honduras y Nicaragua con estructuras de cumplimiento relativamente sencillas, también hay otros con burocracias mucho más extensas, como en el caso de Argentina y Brasil, y donde incluso se han aumentado los niveles de complejidad en la búsqueda por aplicar cambios que deberían, de mediano a largo plazo, reducir la misma, señaló Díaz.

“Es la paradoja que vemos aquí constantemente: en su intento por reducir el exceso de burocracia, los gobiernos a menudo acaban elevándola en el corto plazo, en tanto los negocios migran hacia nuevos sistemas e implantan nuevos procesos. Sin embargo, a la larga, la aplicación de iniciativas como las plataformas digitales para empresas y personas físicas para ingresar y realizar sus trámites en línea - y que son medidas que ahora se están viendo en algunas de las economías más importantes de la región, como Argentina y Brasil - van a facilitar las cosas para las empresas”, agregó Díaz.

La complejidad también aumenta cuando empresas que no son de Estados Unidos deben cumplir con ciertos estándares como el Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA), si llegan a operar sus negocios en Estados Unidos y América Latina.  Este aspecto también se ve afectado por las políticas de cumplimiento globales de recién implementación, como en el caso delCommon Reporting Standard (CRS). Muchos países latinoamericanos están tomando la iniciativa de aplicar reglas globales como las antes mencionadas, en su interés por seguir compitiendo por inversión extranjera.

En cuanto a la brecha que existe en las regiones, Díaz indicó que, “en parte se puede explicar por la burocracia arraigada en muchos países de Sudamérica, que puede hacer que la carga del cumplimiento corporativo sea particularmente lenta o compleja”.

A lo cual también agregó, “hemos visto que la implementación de reglas y registros como el de Ultimate Beneficial Ownership (UBO), en algunos de los países que encabezan la lista, como Brasil, Argentina y Uruguay, lo que suma otro grado de complejidad en materia de cumplimiento para aquellas empresas que operan en dichas jurisdicciones y contribuye a que se ubiquen en estos puestos del ranking”.

EcoFinanzas