Al 17 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88449 Bs/euro: 7.75588 UFV: 2.28950 Peso Argentino/$us:38.16130 Yen/$us: 113.28000 Real/$us: 3.91350 Oz.Troy Oro $us: 1,239.29000 Oz.Troy Plata $us: 14.59330

 

El comercio se recuperó repentinamente en 2017, luego de un periodo de lento crecimiento y pese a la reciente incertidumbre acerca de las políticas comerciales. El volumen del comercio de bienes y servicios aumentó en un 4,3 % en 2017, la tasa más rápida en seis años (gráfico 1). La recuperación fue generalizada, y las principales contribuciones al crecimiento se produjeron en Asia oriental y la zona del euro. Datos del primer trimestre de 2018, que se acaban de publicar, indican que el rápido crecimiento continúa: el volumen del comercio de mercancías creció en un 4,4 % en el primer trimestre de 2018 en comparación con el primer trimestre de 2017.

¿Cuáles podrían ser las razones de estos acontecimientos?

Figure 1: Growth in World Goods and Services Trade Volume and Real Gross Domestic Product (GDP)	Gráfico 1: Crecimiento del volumen del comercio mundial de bienes y servicios y del producto interno bruto (PIB) real

 

El informe del Banco Mundial Global Trade Watch (2018)  (PDF, en inglés) proporciona algunas respuestas preliminares. Factores cíclicos impulsaron un mejor desempeño del comercio en 2017. El comercio creció más rápido, en primer lugar, porque el producto interno bruto (PIB) creció más rápido. El crecimiento real del PIB, de 3,7 % ajustado a la paridad del poder adquisitivo y de 3,0 % a tipos de cambio de mercado, fue la tasa más alta desde 2012 (gráfico 1).

Un mayor crecimiento de la inversión desempeñó también un papel en la recuperación del comercio (gráfico 2). El repunte de la inversión mundial representó tres cuartas partes de la aceleración en el crecimiento del PIB mundial entre 2016 y 2017. La inversión es el componente de la demanda agregada con mayor intensidad de importaciones, y la producción de bienes de capital tiene cadenas de valor mundiales más extensas. Datos mensuales preliminares indican que en 2017 los valores de importación de bienes de capital, como maquinaria y equipos eléctricos, crecieron a las tasas más rápidas desde 2012 y que han sido los factores principales en el crecimiento de las importaciones de productos no combustibles en 2017 en la Unión Europea y Estados Unidos. En ambos casos, un aumento en las importaciones de maquinaria y equipos eléctricos procedentes de Asia oriental, en particular China, impulsó el crecimiento de 2017.

Gráfico 2: Crecimiento de la inversión en el mundo


El impacto sobre el comercio de la mayor demanda de bienes de capital aumentó debido a las cadenas de valor mundiales. Pese a que hubo un incremento repentino en las importaciones brutas de maquinaria y equipos eléctricos procedentes de China, una parte sustancial del valor añadido se originó en otros países. En el último año de que se dispone de datos, menos de la mitad del valor añadido en las importaciones de equipos eléctricos importados desde China por Estados Unidos y Alemania se originaba en China y el resto en otros numerosos países (gráfico 3).
 

Gráfico 3: Importaciones de equipos eléctricos procedentes de China en 2011, por fuente de valor añadido (en USD actuales, porcentaje)


Pese a estos signos de recuperación del comercio, nuevos y antiguos factores limitan el crecimiento del comercio mundial. Si bien el volumen del comercio aumentó más rápido que el PIB real en 2017, la diferencia entre las tasas de crecimiento de los dos indicadores aún es aproximadamente la misma que la diferencia promedio durante 1980-1990, y muy por debajo de aquella existente en la década de 1990, cuando el comercio creció el doble de rápido al igual que el PIB real (gráfico 1).

El nivel de madurez de las cadenas de valor mundiales es un factor estructural que desacelera el crecimiento del comercio. Este último superó el crecimiento de la producción en los años noventa a medida que la producción se fragmentó a nivel internacional en cadenas de valor mundiales, produciendo un rápido aumento en el comercio de piezas y componentes. Al parecer, este proceso ha finalizado en los últimos años (gráfico 4), llevando a una desaceleración del crecimiento del comercio. (i)
 

Gráfico 4: Especialización vertical



Un segundo factor son las perspectivas de proteccionismo e incertidumbre sobre las políticas de manera más general. El porcentaje del comercio de mercancías que las medidas comerciales restrictivas cubren permaneció estable en aproximadamente 1 % en 2017 (gráfico 5). Pero la parte que se debió a los inicios de medidas correctivas —un presagio de protecciones futuras— ha aumentado significativamente desde 2015. Y las medidas restrictivas impuestas en el primer trimestre de 2018 pueden tener un efecto diferido en el crecimiento del comercio dado que los contratos comerciales tienden a firmarse con semanas o meses de antelación.

Gráfico 5: Comercio cubierto por medidas restrictivas de las importaciones en las importaciones mundiales de mercancías


El futuro crecimiento del comercio dependerá de la forma en que los tratados comerciales existentes prevengan efectivamente el uso de recursos de protección y de cómo los nuevos acuerdos impulsen rápidamente el comercio. Si bien existen riesgos serios de cambios de políticas en algunos casos (p.ej., el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Brexit), en muchos otros, que involucran a países en desarrollo, se han finalizado nuevos acuerdos de comercio o se están negociando, entre ellos el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP), el Partenariado Económico Comprehensivo Regional, y la Zona de Libre Comercio Continental (CFTA) en África. Si estas negociaciones concluyen exitosamente, pueden tener impactos significativos y duraderos en el comercio.

EcoFinanzas