De acuerdo con el reporte, el aumento del Indice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), que sirve para medir la inflación en Brasil, se situó en el 0,92% en el acumulado de los primeros cuatro meses del año, el menor nivel desde 1994, cuando el país adoptó el real como moneda.

En el acumulado de los últimos 12 meses hasta abril, el IPCA se situó en el 2,76%, ligeramente superior al 2,68% hasta marzo, aunque sigue por debajo de la meta del Banco Central, de un 3% para este año.

"Ya son 10 meses que la tasa está por debajo del 3%", resaltó el IBGE.

En el acumulado de los últimos 12 meses hasta abril, el IPCA se situó en el 2,76%, ligeramente superior al 2,68% hasta marzo, aunque sigue por debajo de la meta del Banco Central.

El aumento de precios en abril estuvo liderado por el segmento de salud y cuidados personales, con alza de un 0,91%.

De los nueve sectores analizados, solamente el de comunicación presentó una reducción (0,07%) en abril pasado, mientras que transportes no tuvo variación.

El mercado financiero de Brasil espera que la inflación cierre este año en el 3,49%, dentro de la meta del gobierno, que es del 4,5% con un margen de error de 1,5 puntos, lo que permitiría situarse entre el 3% y el 6%.

En 2017, Brasil registró la menor inflación desde 1998, al situarse el IPCA en el 2,95%, y fue la primera vez que el indicador resultó inferior al límite fijado como meta oficial.

La disminución de la cifra de inflación en los últimos meses ha llevado al gobierno a reducir también la tasa básica de intereses, que se encuentra en el menor nivel de su historia.

En marzo pasado, el Banco Central (BC) de Brasil bajó la tasa básica de interés del 6,75% al 6,5% anual, lo que supuso la reducción número 12 de manera consecutiva.