Al 19 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88028 Bs/euro: 7.78608 UFV: 2.28968 Peso Argentino/$us: 38.27090 Yen/$us: 112.51000 Real/$us: 3.90920 Oz.Troy Oro $us: 1,249.17000 Oz.Troy Plata $us: 14.63200

Hilton Heredia García/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.>

Los trabajadores bolivianos no tienen nada que festejar este 1 de Mayo. Así lo alertó este lunes el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas, al afirmar que más del 60% del sector laboral no tiene motivos para celebrar esta fecha, debido a que “al estar en el sector informal, sus condiciones laborales han empeorado en los últimos años, por las medidas acordadas entre la COB y el Gobierno, que están destruyendo el empleo digno”.

“Hay una especie de ceguera voluntaria que no quiere ver la gravedad del problema del empleo en Bolivia y persisten en el propósito irracional de reducirlo al tema salarial, buscando la inviabilidad económica de quienes generan las fuentes de trabajo y aumentando las barreras para la formalidad y el empleo decente”, señaló el empresario.

Nostas explicó que en los últimos años, los indicadores referidos al empleo están mostrando cifras críticas que sitúan al país en los últimos lugares de la región.

El desempleo empeora entre los jóvenes

“En 2008, el 16% de la población ocupada ganaba menos del mínimo; hoy esa cifra aumentó al 25% y si consideramos los que trabajan a medio tiempo, la cifra alcanza al 42%. Más del 70% de los trabajadores bolivianos no tienen seguro, derecho a vacación, a subsidios y ni siquiera derecho a un aguinaldo; el 60% son no asalariados. El desempleo urbano llega ya al 4.9% y empeora entre los jóvenes, que en 2012 presentaban un 5,6% de desempleo abierto y hoy llegan a 9,1%”, dijo.

Señaló que esas cifras no se dan por inercia ni por el contexto internacional, sino por decisiones basadas solamente en la demanda de dirigentes  ́privilegiados ́ y por la presión sobre el sector privado que trabaja en la formalidad.

“Los incrementos irracionales, los segundos aguinaldos y la generación de condiciones para viabilizar la expropiación de empresas, solo se aplican contra el sector privado formal, e incluso hay más permisividad en el sector público que, por ejemplo muestra, en las cifras, que contrata cada vez más trabajadores eventuales, es decir consultores sin derechos y sin estabilidad”, sentenció.

Con esos indicadores, dijo, la celebración del día del trabajador no pasa de ser una mera formalidad que oculta una ignominiosa contradicción, en un día en que algunos pocos desfilarán y celebrarán, mientras la mayoría incluso tendrá que trabajar ese día, porque la actual política laboral les niega el mínimo derecho a gozar de asuetos”.

Según el criterio del dirigente empresarial, si un Gobierno invisibiliza la calidad del trabajo de sus ciudadanos y asume ciegamente medidas que favorecen a una minoría en detrimento de la mayoría, está afectando la dignidad de las personas y las familias y poniendo en duda cualquier discurso de desarrollo y de bienestar.

Finalmente, lamentó que en lugar de asumir seriamente este tema, los ministros se den a la tarea de descalificar la posición del sector privado, de los especialistas y de los académicos bolivianos, que han coincidido en alertar sobre esta situación, y de intentar dar por concluido este tema “La negociación entre la COB y el gobierno quizá concluyó, pero ahora el pueblo tendrá que asumir los problemas que va a causar este arreglo”, sostuvo.

Gobierno ve reducción del desempleo

Datos del Ministerio de Economía dan cuenta que la tasa de desempleo abierto urbano en Bolivia se redujo de 8,1% en 2005 a 4,5% en 2017, lo que deja al país con el porcentaje más bajo de desempleados en América Latina.

Según el texto "12 años de estabilidad económica con el mayor crecimiento de la región", publicado por el Ministerio de Economía, la tasa de desempleo registró una disminución sustancial en los últimos 12 años, "debido al buen desempeño de la economía nacional, los mayores niveles de inversión ejecutada, la creación de empresas y la implementación de programas de empleo, entre los principales".

A nivel de la región, al cierre de 2016, la tasa de desempleo abierto urbano fue de 5,2% en Perú; 6,8% en Chile y Ecuador; 7,5% en Venezuela; 7,7% en Paraguay; 8,2% en Uruguay; 8,5% en Argentina; 10,3% en Colombia; y 13% en Brasil, de acuerdo al Ministerio de Economía.

En 2012, la tasa de desempleo en Bolivia registró su nivel más bajo, con 3,2%.

En mayo de 2017, el presidente Evo Morales anunció la implementación de un ambicioso "Plan Nacional de Empleo" que estableció una inversión inicial de 146,4 millones de dólares para crear nuevas fuentes laborales y reducir el desempleo a 2,7% en los próximos años.

Con ese programa, que tiene como aliados a las empresas privadas, hasta marzo de este año se insertaron 1.100 jóvenes al mercado laboral de más de 13.000 inscritos en ese plan, según el Ministerio de Planificación. 

COB destaca mejores salarios

Dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) aseguraron que desde la llegada del presidente Evo Morales al Gobierno, en 2006, las huelgas y las movilizaciones ya no son necesarias para mejorar los salarios y para lograr otras demandas para los trabajadores.

El secretario de Organización de la COB, Nicanor Baltazar, aseguró que desde que es afiliado a la entidad matriz de los trabajadores y ahora dirigente del comité ejecutivo de esa organización; los gobiernos "neoliberales no escuchaban a la clase obrera", razón por la cual los asalariados debían recurrir a medidas de presión como las huelgas y movilizaciones.

"Antes el trabajador para conseguir un incremento en el salario tenía que recurrir a huelgas a movilizaciones, hasta incluso gasificaciones para conseguirlo, no había de otra", sustentó.

Según fuentes gubernamentales entre 1995 y 2005 el salario mínimo nacional subió de 205 a 440 bolivianos; mientras de 2006 al 2018 aumentó hasta 2.060 bolivianos.

EcoFinanzas