Al 18 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88106 Bs/euro: 7.78608 UFV: 2.28959 Peso Argentino/$us: 38.24570 Yen/$us: 112.76000 Real/$us: 3.90200 Oz.Troy Oro $us: 1,245.46000 Oz.Troy Plata $us:  14.65900

 
Un contingente de 400 efectivos desbloqueó el martes la carretera que une Santa Cruz con Trinidad, a la altura de Puerto Pailas, donde se encontraba un piquete conformado por transportistas, médicos y pobladores que demandan la abrogación del Código del Sistema Penal, informó el dirigente de base del transporte pesado, Carlos Gutiérrez. Sin embargo, los problemas persisten y este miércoles la COB alista un paro a escala nacional.
 
"Cerca al mediodía los policías que estaban con grúa para levantar los camiones que obstruían la circulación comenzaron a avanzar y obligaron a los compañeros a retirar sus unidades, en ese momento lanzaron gases lacrimógenos e hicieron que se dispersen al pueblo", explicó.

Esa acción se realizó un día después de que los médicos y el Gobierno nacional firmaron un acuerdo para derogar algunos artículos del nuevo Código del Sistema Penal, que supuestamente afectaban a varios sectores, que permitió la suspensión del paro médico que duró más de 45 días.

Según el dirigente, la Policía detuvo a galenos y choferes que se refugiaron en algunas viviendas particulares, los mismos fueron enviados al Distrito Policial 8, de la ciudad de Santa Cruz.

Asimismo, se reportó que la Policía liberó a siete lugareños, la mayor parte de ellos jóvenes, para evitar un enfrentamiento de la población que exigía que los soltaran.

La circulación por esa vía interdepartamental está expedita, luego de dos días de bloqueo.
 
Siguen las movilizaciones

La Confederación de Trabajadores de la Salud Pública de Bolivia y la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Andrés  (UMSA) resolvieron hoy rechazar el convenio firmado entre el Colegio Médico de Bolivia y el Gobierno, porque no responde a su demanda principal de abrogar la Ley 1005 del Código de Sistema Penal.

En el caso de los trabajadores en salud, la decisión fue asumida durante una asamblea efectuada en el Hospital de Clínicas  de La Paz, donde calificaron a los alcances del Código como “una ley mordaza” porque busca acallar a los sindicatos.

La secretaria ejecutiva  Jenny Arias dijo que al menos unos 15.000 trabajadores en todo el país, continuarán con la huelga general indefinida y participarán de las movilizaciones de la Central Obrera Boliviana previstas para este miércoles.

“Si el pueblo boliviano revisa el Código es totalmente atentatorio al derecho de los bolivianos, no solamente de los dirigentes, sino de todos los trabajadores”, manifestó al señalar que durante 30 días pidieron diálogo y nunca fueron convocados por el gobierno.

Huelga y posición de la Iglesia

La bancada de Unidad Demócrata en Diputados y la Confederación de Trabajadores Fabriles instalaron dos piquetes de huelga de hambre, por separado, exigiendo la anulación de la norma.

Los diputados Rodrigo Valdivia, Grover Huanca, Wilson Santamaría, Amilcar Barral, Griselda Muñoz, Lorena Gareca y Tatiana Añez ingresaron en huelga de hambre, exigen la abrogación del Código del Sistema Penal.

El diputado Wilson Santamaría declaró que la decisión de iniciar esta medida de presión fue asumida en bancada, con el objetivo de sumarse a las voces de diferentes sectores que rechazan la norma.

“El piquete será reforzado con otros legisladores, pero no es una medida obligatoria, porque entendemos que muchos de nuestros colegas no pueden asumir la huelga de hambre por factores de salud”, declaró el legislador.

Mientras tanto, la Conferencia Episcopal Boliviana pidió la abrogación del Código del Sistema Penal por considerar que la norma plantea ambigüedades y propone que se instale un amplio debate para la construcción de un nuevo texto.  

“Pedimos que en el espíritu de verdadera democracia participativa y en consideración de la gran importancia que reviste el Código del Sistema Penal se tenga la sabiduría de abrogarlo y se inicie un debate amplio, franco y transparente con todos los sectores involucrados, sin caer una vez más en la acostumbrada y fácil acusación de tramas de conspiración y desestabilización contra el Gobierno”, señaló el Monseñor Aurelio Pesoa, Secretario General de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

EcoFinanzas