Al 19 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88028 Bs/euro: 7.78608 UFV: 2.28968 Peso Argentino/$us: 38.27090 Yen/$us: 112.51000 Real/$us: 3.90920 Oz.Troy Oro $us: 1,249.17000 Oz.Troy Plata $us: 14.63200

Hilton Heredia García/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

El Gobierno proyecta un crecimiento de 4,7% y una inflación de 4,49% para el próximo año; los empresarios privados ven con cautela las cifras y advierten que el Poder Ejecutivo no da respuestas claras para lograr un crecimiento sostenido.

El ministro de Economía, Mario Guillén, informó de que el Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia creció 3,82% durante el tercer trimestre de este año, impulsado por el motor de la demanda interna y sectores no primarios como la agricultura y la construcción.

"Estamos en 3,82 por ciento de crecimiento al tercer trimestre", dijo y señaló que el último trimestre del año será más dinámico por lo que se prevé cerrar 2017 con una tasa superior al 4%. Por ello pronosticó que el próximo año será mejor. 

La respuesta no se dejó esperar por parte de los empresarios privados. El titular de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas lanzó una serie de sugerencias al Gobierno para mejorar el crecimiento económico.

“En primer lugar, el Gobierno debe entender que la economía de un país en desarrollo como Bolivia, no puede depender únicamente del Estado por la sencilla razón que es el sector privado el que genera riqueza, crea empleo y sostiene el crecimiento. A partir de esa evidencia, creo que el Gobierno debiera generar los mecanismos de interrelación dinámica y efectiva con el sector privado, en base a reglas claras que beneficien a ambos actores, pero sobre todo a la gente. Un escenario que se base en una complementariedad efectiva. No queremos ventajas ni privilegios sino igualdad de oportunidades, normas justas y claras, respeto a nuestros derechos y sobre todo claridad y transparencia”, aseveró.

En ese sentido, reveló que la CEPB tiene más de 80 propuestas que pueden generar un despegue conjunto del sector privado y público que asegure un crecimiento sostenible para el país; sin embargo, hasta ahora el Gobierno no da respuestas y se mantiene inamovible en una visión de la economía, que fue muy eficiente en la última década, pero que no puede resultar efectiva frente a los nuevos contextos internos y externos.

Evaluación del 2017

Con relación al 2017, Nostas refirió que desde la perspectiva económica, en términos generales encuentran en los resultados del sector privado, índices positivos, por ejemplo, en temas de crecimiento y estabilidad, sin embargo, si se quedan con esos indicadores estaríamos viendo solamente una parte de la realidad. 

Agrega que hay sectores como la banca, la minería, la agroindustria, las comunicaciones, la construcción y una parte del comercio, que reportan crecimientos importantes, sin embargo, hay otras como la industria en general, pero especialmente los textiles, la artesanía, las empresas que trabajan con cueros, maderas y muebles; la joyería, además de las pequeñas y medianas empresas agrícolas y pecuarias, que muestran retrocesos y en algunos casos estados críticos. 

Asimismo afirmó que el crecimiento empresarial es sostenido en el eje Santa Cruz, Cochabamba y La Paz, mientras que desciende e incluso se hace crítico en los otros departamentos.

“En términos de seguridad jurídica, no se ha avanzado y por el contrario, hemos tenido que enfrentar medidas jurídicas regresivas o novedosas que muestra una tendencia a generar mecanismos más radicales de fiscalización, control y vigilancia, y menos propicia a crear normas de apoyo e incentivos al sector”, sostuvo el directivo. 

Empero señala que este año han dado pasos importantes en la creación de canales de comunicación y coordinación más directos y permanentes con el Gobierno, pero no se ha alcanzado soluciones reales ni respuestas a las demandas y necesidades del sector. 

Temas sustantivos como la lucha contra el contrabando, la política laboral y salarial, los inventivos para la formalización de las microempresas, no han reportado logros importantes, a diferencia de lo ocurrido con algunos temas tributarios y de disminución de la burocracia. 

También indica que hay indicadores que muestran un descenso leve en la construcción, lo que puede afectar otros ámbitos importantes.  En contrapartida auguran un buen año para la agroindustria lo que a su vez va a dinamizar otros sectores como el transporte y va a compensar las cifras en el tema del empleo.

Donde no encuentran señales alentadoras es en el ámbito de la atracción de inversiones, la lucha contra el contrabando y la recuperación de la industria nacional. 

“Creo que en muchos aspectos no habrá cambios en las tendencias que hemos visto este año, lo que podría beneficiar a algunos sectores pero seguirá afectando temas muy importantes como la confiabilidad, la estabilidad y la sostenibilidad. Si no logramos revertir la situación crítica de la industria nacional y los sectores productivos; si no encaramos una lucha seria contra el contrabando y la informalidad; si continuamos construyendo una política laboral basada en la desigualdad y el desequilibrio y si no redefinimos las estrategias para atraer inversiones, vamos a seguir en el camino de la desaceleración que puede convertirse en un freno al crecimiento”, finalizó Nostas.

Caneb pide incentivos

Por su lado, el presidente de la Cámara Nacional de portadores de Bolivia (Caneb), Wilfredo Rojo, proyectó que el 2018 el PIB estará en el orden del 3,8% y las exportaciones en su conjunto estiman que crecerán en un 3 a 5%.

Sugieren al Gobierno un plan de apoyo a las exportaciones no tradicionales. “Si no pueden hacer un cambio al valor del dólar deben establecer incentivos a los exportadores”, señaló.

 

 

 

 

EcoFinanzas