Al 14 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87997 Bs/euro: 7.79572 UFV: 2.28923 Peso Argentino/$us: 37.81860 Yen/$us: 113.57000 Real/$us: 3.89090 Oz.Troy Oro $us: 1,243.03000 Oz.Troy Plata $us: 14.77120

 

La inversión extranjera directa (IED) en Bolivia disminuyó un 26,1% en 2016 respecto del año anterior, indica un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), mientras que en América Latina la caída fue de un 7,9%, empujado sobre todo por los bajos precios de las materias primas y su impacto en las inversiones dirigidas al sector de recursos naturales.

 

El estudio denominado La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2017 señala que el Estado Plurinacional de Bolivia tuvo un ingreso de $us 410 millones por inversión extranjera directa la gestión anterior, un monto menor a los $us 555 millones del 2015.

 

El estudio de la Cepal explica que pese a la recesión, Brasil aumentó en 5,7% sus entradas de IED en 2016 y se mantuvo como el principal receptor en la región ($us 78.929 millones, equivalentes a 47% del total). En México, que recibió $us 32.113 millones y fue el segundo país receptor (19% del total), la IED cayó un 7,9%, aunque se mantuvo en niveles históricos elevados.

 

Las entradas en Colombia crecieron un 15,9% hasta los $us 13.593 millones, posicionándose como la tercera economía con mayores ingresos de IED (8%), por encima de Chile, que absorbió $us 12.225 millones de IED (7% del total). Panamá concentró el 44% de las entradas en Centroamérica, y Costa Rica el 27%, mientras que dentro del Caribe República Dominicana recibió 49% y Jamaica 16% de la IED de la subregión.

 

 “La inversión extranjera directa ha sido un factor importante para el desarrollo de actividades exportadoras clave para el crecimiento de América Latina y el Caribe, así como para la creación de nuevos sectores, pero las elevadas brechas de productividad que persisten en la región y los nuevos escenarios tecnológicos que plantea la cuarta revolución industrial exigen nuevas políticas para aprovechar los beneficios de la IED en los procesos nacionales de desarrollo sostenible”, planteó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal.

 

Manufacturas, con pulgar para arriba

La IED dirigida al sector de recursos naturales cayó de 18% en 2010-2015 a 13% en 2016, en línea con el fin del auge de los precios de las materias primas. En cambio, el peso de las manufacturas y los servicios aumentó hasta llegar al 40% y 47%, respectivamente.

 

Las nuevas inversiones anunciadas se concentraron en energías renovables, telecomunicaciones y la industria automotriz. Los proyectos en energías renovables representaron el 18% del monto anunciado en 2016 (en 2005-2010 fue de 6%), lo que posiciona a esta actividad como la más dinámica del período, especialmente en Chile y México.

EcoFinanzas