Al 14 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87997 Bs/euro: 7.79572 UFV: 2.28923 Peso Argentino/$us: 37.81860 Yen/$us: 113.57000 Real/$us: 3.89090 Oz.Troy Oro $us: 1,243.03000 Oz.Troy Plata $us: 14.77120

Hilton Heredia García/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

El desempeño de la economía en 2017 divide al Gobierno, los privados y los expertos. El viceministro de Presupuesto, Jaime Durán, evaluó este miércoles el desenvolvimiento económico durante 2017 y consideró que fue un año ‘positivo’ para el país, ya que nuevamente registrará la mayor expansión de la región con una tasa mayor al 4%. Los privados y los economistas muestran cifras que reflejan lo contrario.

"La evaluación es positiva, en la medida en que Bolivia, por cuarto año consecutivo, si es que se cumplen todas las previsiones (un crecimiento de 4,7% para 2017), se va a constituir en la economía con mejor desempeño de la región", dijo a los periodistas.

Durán resaltó que el buen desempeño de la economía boliviana fue reconocido incluso por organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, que modificó hacia arriba sus previsiones de crecimiento para el país, de 4% a 4,2%.

"En ese sentido, estamos hablando de una economía que ha tenido un sólido desempeño, todas nuestras variables están bajo control, la tasas de desempleo se han reducido, la economía ha tenido una gran capacidad para generar empleos", sustentó.

Para este año -agregó- se formuló el presupuesto del país con un precio referencial del petróleo en 45 dólares por barril, pero el buen desenvolvimiento del crudo en el mercado internacional permitió subir esa cifra hasta más de 50 dólares en la actualidad.

En ese contexto, Durán proyectó un buen panorama para la economía de Bolivia, porque no solo tendrá un "motor interno, sino también externo", respecto a los buenos precios internacionales para las exportaciones, principalmente del gas.

Bolivia proyectó un crecimiento de su Producto Interno Bruto de 4,7% y una inflación de 4,49 % para el próximo año.

Por su lado, el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Wilfredo Rojo, afirmó que “el 2017 ha sido una economía menguante, que da pie a que el 2018 mengüe aún más”.

Economistas muestran cifras

El presidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, Jorge Akamine, discrepó con la autoridad gubernamental, pues el 2017 no ha sido buen año.

“A pesar que a nivel Latinoamérica y el Caribe estamos como una de las mejores economías, no se consiguió el crecimiento económico de 4,7%, la inflación esperada era del 5%, pero con suerte llegamos al 3%, con varios meses con registro de deflación; el déficit fiscal está bordeando el 7%; hay déficit comercial; hay disminución de las RIN, etc, son algunos indicadores que no dejan bien parado al Gobierno”, dijo.

El titular del ente colegiado agregó que ojalá se logre pasar el 4% de crecimiento económico hasta el 31 de diciembre.

Mientras tanto, el economista, Wálter Morales Carrasco, indicó que en un entorno internacional en recuperación, la economía boliviana sigue desacelerando, con intervenciones gubernamentales inflexibles que dificultan el recuperar la senda y acercarse a su potencial de crecimiento.

En esa línea, critica un tipo de cambio que resta competitividad, cuya corrección es compleja, además de lentitud en concretar efectivamente una alianza entre sectores público y privado, que aun intenta, dadas las rigideces en su estructura de costos y falta de opciones.

Argumenta que lo anterior, se refleja en pérdida de reservas internacionales, generando disminución de liquidez, incremento de tasas y coacción para el sistema financiero, más la subida del endeudamiento público y déficits; que, si bien, hoy no son problema, son riesgos latentes, en caso de no enderezar y caer en mayor medida.

Añade que los ajustes empresariales también muestran menores ingresos, pérdidas y recortes, que tienden a incrementar el desempleo y reforzar la tendencia.

Impacto en el sector petrolero

Iver von Borries, socio del estudio jurídico Wayar & von Borries, y considerado como uno de los abogados más connotados al contar con tres especializaciones en Arbitraje Comercial, Derecho Corporativo y en Arbitraje de Inversión a nivel internacional, además de tener una maestría en Derecho internacional Privado, dijo que en lo referente al sector de hidrocarburos ha sido un año difícil y complicado, ello debido a la caída de los precios internacionales del petróleo y sobretodo al mantenimiento de precios bajos ($us 50 el barril), lo que no ha permitido a las empresas reaccionar favorablemente.

“Las compañías se han visto obligadas a mantenerse en un periodo de ajuste de cinturones. Muchas de las firmas han tenido que reducir sus costos lo que ha implicado romper contratos con los contratistas, prescindir de servicios que no eran absolutamente necesarios e inclusive recortar personal. Este tema realmente se lo ha sentido a escala mundial y el coletazo final se lo seguirá sintiendo en 2018”, manifestó el jurista.

El experto agrega que como consecuencia lógica de lo anterior, la economía global también se ha visto afectada pero con proyecciones un poco alentadoras para 2018. No descarta, sin embargo, que los precios del petróleo son como un tablero de ajedrez, es decir, no depende de una sola persona sino de un conjunto de elementos.

EcoFinanzas