Al 17 de diciembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88449 Bs/euro: 7.75588 UFV: 2.28950 Peso Argentino/$us:38.16130 Yen/$us: 113.28000 Real/$us: 3.91350 Oz.Troy Oro $us: 1,239.29000 Oz.Troy Plata $us: 14.59330

 

El enoturismo está de moda. Los líderes mundiales en esta oferta turística son Francia, donde el sector mueve más de 5.000 millones de euros al año, Italia, España y Portugal. Sin embargo, también en América latina están abriendo cada vez más sus bodegas a los viajeros. Especialmente en el cono sur, pero no únicamente.

 

La gastronomía es uno de los motores del turismo moderno. Y dentro de este segmento el enoturismo, es decir, los viajes que incluyen visitas y actividades relacionadas con el vino, es uno de los más pujantes.

Civitatis.com, la plataforma líder en visitas guiadas, excursiones y actividades en español, registra nada menos que 306 actividades en todo el mundo que incluyen el vino como parte de un tour o visita, (www.civitatis.com/es/buscar?q=vino), bien porque se incluyan catas dentro de una experiencia gastronómica o por visitas exclusivamente a bodegas o zonas vitivinícolas.

España, Francia, Portugal, Italia y California son los destinos líderes a nivel mundial, pero cada vez más ciudades y regiones de Latinoamérica se están apuntado a esta tendencia que mueve de forma directa, o indirecta, millones de viajeros cada año.

Cono Sur, líder en Latinoamérica

Uruguay, uno de los países con más turistas internacionales de la región sobre todo en relación a su población, cuenta con una oferta muy amplia. Cualquier visitante a Montevideo cuenta a pocos kilómetros de la ciudad con varias bodegas que se pueden visitar como Spinoglio, Pizzorno, Juanico, Marichal, Artensana o Antigua Stagnari.  Unos viñedos accesibles al viajero con el Tour de Bodegas de Montevideo que incluye la degustación de al menos cuatro tipos de vino de media y alta gama, junto a tablas de fiambre típico de la zona. Uruguay cuenta, además, de contar con una uva como la tannat, que prácticamente se produce solo en el país.

Quienes deseen visitar concretamente las Bodega Pizzono, a 20 kilómetros al norte de Montevideo, pueden hacerlo lunes y viernes, donde un sumiller guía a los visitantes en un tour por viñedos de uva. Además de conocer el proceso de producción de los vinos de la bodega la visita, que dura de 10 de la mañana a 2 del mediodía, incluye  una degustación de vinos y una tabla de fiambres de la zona. https://www.civitatis.com/es/montevideo/visita-bodegas-pizzorno/.

El turismo enológico también está muy desarrollado en Chile, donde muy cerca del a misma capital, Santiago, se pueden visitar bodegas muy importantes. Una de las más populares es la visita a las bodegas Concha y Toro al sur de la ciudad

Además de pasear por los jardines y el exterior de la casa de verano de la familia Concha y Toro, fundadora a finales del siglo XIX, los visitantes disfrutarán de una vista panorámica impresionante del Valle del Maipo. Por supuesto, se incluye degustación de vinos del a bodega, incluyendo  el legendario Casillero del Diablo, donde se originó la leyenda del vino. ¿Será cierto que el diablo vagaba por las noches entre las barricas?

Al otro lado de los Andes, la ciudad de Mendoza, la capital vinícola de la Argentina, también ofrece a los viajeros varios tours por las bodegas de la región. El visita suele incluir dos bodegas (consultar el programa de cada día) entre las más conocidas de la zona como Vistandes, López, Viniterra, Cavas Don Arturo, Carmine Granata o Cavas de Weinert.  El tour cuenta con una lección práctica de enología, un recorrido por los viñedos para conocer las técnicas agrícolas empleadas en las regiones andinas que producen vino. Todo acompañado por un sumiller y una degustación de diferentes clases de vinos argentinos.

 

También en México y Perú

Menos conocidos, pero cada vez más valorados, son también los de otras regiones de Latinoamérica cuya producción es menor, pero no por ello de menor calidad.

En Perú, el tour por la ciudad de Ica, la zona vitivinícola por excelente del país, ofrece dentro de un visita que también la visita la Plaza de Armas o las casonas antiguas de estilo virreina,  la entrada en una tradicional bodega artesanal para descubrir el proceso de elaboración de los vinos iqueños, que se producen desde la época virreinal.

En México, la localidad de Bernal, en el estado de Querétaro, también ha mantenido una tradición vinícola a sus alrededores. Aquí se puede visitar la bodega Puerta del Lobo, que muestra el proceso de elaboración y ofrece una degustación de sus vinos.  Esta visita está incluida en un tour más amplio que incluye la visita al “pueblo mágico” de Bernal y la contemplación de la Peña de Bernal, uno de los monolitos más grandes del mundo, que cuenta con 2.150 metros de altura.  El Tour Degustación a Bernal está disponible para cualquier viajero que esté hospedándose en la Ciudad de México, y se realiza en el día.

Capitales Mundiales del Vino

Burdeos (Francia) es una las capitales mundiales del vino, en la que es posible hacer un crucero degustando vino, visitar bodegas o incluso hacer un free tour por lo bares de la ciudad para ir conociendo su producción

Oporto (Portugal) es otro destino que los amantes del vino, en este caso del vino que lleva el mismo nombre de la ciudad, no puede dejar de visitar. Incluso se ofrece un crucero que sube el rio Duero para ver las plantaciones y visitar bodegas.

En España, con 68 denominaciones de origen de vino diferentes, es difícil elegir. Son muchas las opciones, hay visitas a bodegas en La Rioja, en Cataluña para conocer la producción del Cava   o en Valladolid, provincia que cuenta con las denominaciones Ribera del Duero y Rueda.

Además, el otoño es época de vendimia en el hemisferio norte por lo que en esta época suele haber actividad especiales en alguna bodegas.

 

Consumo