Al 22 de octubre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.86911 Bs/euro: 7.89313 UFV: 2.28533 Peso Argentino/$us: 36.53850 Yen/$us: 112.57000 Real/$us: 3.71240 Oz.Troy Oro $us: 1,226.65000 Oz.Troy Plata $us: 14.63400

Imagen de archivo

En España, el consumo de alcohol entre 1961 y 2016 disminuyó, pasando de alrededor de 15 litros anuales por persona a unos 10 litros. Sin embargo, sigue siendo ligeramente superior al promedio europeo, calculado en 9’8 litros anuales por persona, según el último informe sobre la situación global del consumo de alcohol, publicado hoy, en Ginebra, por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con la clasificación publicada en el estudio de la OMS, la bebida alcohólica más popular en España es la cerveza, el 54% del consumo total, después vienen las bebidas espirituosas, más concentradas en alcohol, el 28% del consumo total, y finalmente el vino, el 18% del consumo. Los hombres consumen más alcohol que las mujeres y la cantidad de jóvenes, entre 15 y 19 años que recurren al alcohol de manera regular aumenta de manera inquietante.
De acuerdo con las cifras publicadas en el estudio, en el continente europeo casi la mitad de la población, el 43,8%, consume regularmente algún tipo de bebida alcohólica, un 16,0% se consideran como antiguos alcohólicos y un 40,2% se abstiene de beber esta sustancia. Por otra parte, la cantidad de menores de quince años que se emborrachan regularmente aumenta de manera inquietante. En todo el mundo unos 2’3 billones de personas consumen habitulamente alcohol.
 
 

El consumo regular y desproporcionado de alcohol pasa factura y tiene consecuencias considerables en la salud. La OMS calcula que, en España, durante 2016, el 73’8% de las muertes atribuidas a cánceres de hígado y cirrosis en los hombres y el 56’3%, por las mismas causas, en las mujeres fueron causadas por el alcohol. También señaló que el 39’6% de los accidentes mortales de tráfico fueron ocasionados por hombres ebrios y el 28’3% por mujeres.

Aunque, a nivel mundial, la mitad de la población, unos 3’1 billones de personas, no ha probado alcohol en los últimos doce meses, la organización alertó en que en al menos tres regiones del planeta —Europa, América y Pacífico Occidental— más de la mitad de la población consumió regularmente bebidas alcohólicas. Se calcula que unos 9’8 litros por persona anualmente en Europa, en 2016, frente 12’3 litros en 2005.
 
La OMS calcula que, en 2016, el alcohol provocó la muerte de unos tres millones de personas en el mundo, 5’3% del número total de muertes por enfermedades no transmisibles. Estimándose que los efectos del consumo de alcohol en la mortalidad son mayores que la tuberculosis, que contabiliza el 2’3% de las mueres, el SIDA, 1’8%, la diabetes, 2’8%, la hipertensión, un 1’6%, enfermedades digestivas, 4’5%, accidentes de carretera, 2’5%, y la violencia. 0’8%.
 
Las tendencias publicadas en el informe reflejan una disminución del consumo de alcohol en la mayoría de las regiones del mundo. Sin embargo, la OMS señala que este descenso es insuficiente para que mejore la situación ya que según estimaciones recientes el alcohol se situaba en el séptimo lugar en la lista de factores de muerte y discapacidad en 2016, sobre todo entre la población con edades compredidas entre los 15 y los 49 años.

En los jóvenes con edades comprendidas entre 15 y 19 años, el mayor consumo de alcohol se registró en Europa, un 43’8% de menores, seguida de la región de las Américas, 38’2%, y la del Pacífico Occidental, 37’9%. Más de la cuarta parte de los jóvenes que consumen regularmente alcohol en el mundo, un 26’5%, beben de forma regular. En Europa la cifra podría totalizar unos 22’3 millones. En todo el mundo unos 64’2 millones de menores podrían haber probado el alcohol en los últimos doce meses.

Un 50% más

Se prevé que el consumo total de alcohol, a nivel mundial, en los mayores de 15 años aumentará en un 50% en los países del mundo situados en América, la regíon del Pacífico Occidental y el sudeste asiático. El descenso en el consumo en los países situados en otras regiones no equilibrará la balanza y, en general, el consumo de esta sustancia permanecerá estable en los próximos años, entre 6’4 y 7’0 litros por persona anuales.

Para reducir su consumo algunos países han puesto en práctica políticas restrictivas como la prohibición de beber alcohol en lugares públicos, principalmente en colegios, hospitales y parques. Otra medida que se ha aplicado es el aumento del precio de venta del alcohol. La OMS califica esta estrategia de « muy eficaz » por reducir el número de cánceres de hígado, cirrosis, violencia, embarazos de menores y enfermedades sexualmente transmisibles.

Durante una conversación teléfonica con ABC, uno de los autores del informe, el experto Vladimir Poznyak, declaró que la OMS no va a emitir ninguna recomendación sobre la cantidad de alcohol que habría que consumir, sin que peligre la salud, pero declaró que «menos es más» y que «todo el mundo debería hacer un esfuerzo para ingerir menos de los 32’8 gramos de alcohol consumidos diariamente en el mundo».

 

Consumo