Al 25 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88503 Bs/euro: 7.75115 UFV: 2.29815 Peso Argentino/$us: 41.79270 Yen/$us: 109.97000 Real/$us: 3.90790 Oz.Troy Oro $us: 1,313.57000 Oz.Troy Plata $us: 15.44030

 

 
 
Las bebidas azucaradas son un problema de salud pública.
 

Según el profesor Cristóbal Cuadrado - líder de la investigación, realizado en 2.900 domicilios -, un tercio de los azúcares libres que los chilenos consumen vienen de bebidas gaseosas, jugos y aguas saborizadas, lo que hace del país sudamericano uno de los mayores consumidores de calorías provenientes de dichos productos. 

Las cifras oficiales muestran que el 31,2% de la población es obesa y que 470.000 personas (3,2% del total) tienen obesidad mórbida.

Las estimaciones del grupo de expertos liderados por Cuadrado indican que, desde 2014, cada chileno redujo en 700 mililitros su consumo mensual de bebidas azucaradas. Es decir: cada persona ingiere 3,5 litros de esos líquidos por mes actualmente. El estudio no registró variaciones significativas en relación a las bebidas con bajo contenido de azúcar.

La historia de la subida de impuestos que datan de 2014, cuando el entonces presidente Michelle Bachelet incluye la modificación de la reforma fiscal que lleva a cabo para financiar el programa de educación universitaria gratuita. En la época, se determinó que todas las bebidas no alcohólicas que contenían colorantes, aromatizantes o edulcorantes serían gravadas con el llamado Impuesto Adicional a las Bebidas Açucaradas (IABA). Con su aprobación, se crearon dos categorías: la de las bebidas con adición de 6,25 gramos o más de azúcar por cada 100 ml, que deben pagar 18% de impuesto; y la de las que tienen menos concentración de azúcar, que pagan el 10%. Antes de la ley, todas las bebidas pagaban el 13%.

Cuadrado dice que "aunque fue de pequeña magnitud, el impuesto logró generar una modificación en el consumo de las familias, lo que muestra el potencial positivo de ese tipo de medida". Tal como ocurrió en Chile, impactos positivos de leyes similares han sido vistos en México y en California (EEUU).

Además del hábito de los consumidores, el impuesto tuvo un efecto en la industria. En septiembre de 2017, la rama local de Coca-Cola anunció una reducción en el contenido de azúcar de dos de sus principales productos: Sprite y Fanta, que eran de 4,9 gramos por 100 ml, es decir, bajo el límite impuesto por ley.

El país donde no existe Kinder Huevo

Hace varios años, Chile libra una batalla contra los alimentos considerados pocos sanos. Un proyecto iniciado en el primer mandato de Sebastián Piñera (2010-2014) condujo a una ley estricta sobre la publicidad de alimentos y la implementación de la cual se inició en el último gobierno de Bachelet. La norma introdujo medidas como el uso de sellos de advertencia para los alimentos con alto contenido de nutrientes críticos, incluyendo calorías, sodio, grasas saturadas y azúcar. Desde 2016, los alimentos con este sello no pueden hacer propaganda para menores de 14 años.

Tampoco se permite hacer promociones para ese grupo de edad con la utilización de regalos y concursos. La ley determinó la desaparición de mascotas como el Tigre Tony, exhibido en los paquetes de los Sucrilhos, de Kellogg's. También sacó del mercado el huevo de chocolate Kinder Sorpresa, que en todo el mundo viene con un juguete en su interior.

Consumo