Al 19 de septiembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.85712 Bs/euro: 8.00355 UFV: 2.28230 Peso Argentino/$us: 39.76500 Yen/$us:112.32000 Real/$us: 4.14100 Oz.Troy Oro $us: 1,198.44000 Oz.Troy Plata $us: 14.15450

Las multinacionales que operan en Brasil están contabilizando el costo de sus ingresos luego de una huelga nacional de camioneros que llevó al país a una paralización casi total, interrumpiendo los suministros y afectando a la mayor economía de América Latina.

Unilever, productor desde jabón Dove a helado Magnum, fue el primero en cuantificar el daño cuando advirtió la semana pasada que los ingresos en su segundo trimestre, que finalizaría el 30 de junio, se reducirían en 150 millones de euros. Brasil representa el 6 por ciento de las ventas del grupo anglo-holandés.

Se espera que otros sigan el mismo camino. Los analistas de Goldman Sachs dijeron: "Es poco probable que los desafíos que Unilever enfrenta en Brasil sean completamente específicos de la compañía y creemos que un viento en contra similar para otras empresas de consumo básico europeo con una exposición significativa a Brasil probablemente incluya AB InBev, Ontex, Heineken y Danone".

La cervecera Budweiser AB InBev, que produce el 16 por ciento de sus ventas en Brasil, no quiso hacer comentarios. Su rival Heineken dijo el viernes que aunque la huelga había causado una "interrupción importante" a las cadenas de suministro, el golpe fue amortiguado por tener unas semanas de reserva en el sistema. El producto se agotó en algunos lugares, pero "también hemos visto un aumento en los volúmenes en cuanto terminó la huelga", comentó Heineken.

Coca-Cola apenas declaró que la huelga, que duró 10 días entre finales de mayo y principios de junio, había "impactado" en sus operaciones en Brasil.

Bernstein Research predijo que entre las compañías estadounidenses que operan en Brasil, el grupo de cosméticos Avon, Colgate-Palmolive, Kimberly-Clark, Procter & Gamble y PepsiCo, entre otros, probablemente sean los más afectados.

Verônica Brito, que gerencia una tienda de ultramarinos en el centro de São Paulo, aseguró que durante la huelga, el establecimiento no tenía productos perecederos, como productos lácteos, un estante casi vacío generalmente lleno de leche y queso era prueba de ello.

"Algunas personas comenzaron a preocuparse por la falta de productos, pero logramos mantenernos a flote", dijo.

Aunque las cosas ahora han vuelto a la normalidad, Viva Lácteos, la asociación de productores lácteos brasileños, un grupo industrial que representa a compañías locales y globales, incluyendo Mondelez, Danone y Nestlé, estima que el sector perdió aproximadamente R$ 1.300 millones (US$ 349 millones) después del descarte de 360 m litros de leche.

Consumo