Al 23 de enero de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87974 Bs/euro: 7.79918 UFV: 2.29283 Peso Argentino/$us: 37.71500 Yen/$us: 109.66000 Real/$us: 3.76010 Oz.Troy Oro $us: 1,280.42000 Oz.Troy Plata $us: 15.26950

 
Muchos brasileños ya conocen los beneficios de las setas para la nutrición y la salud. Sin embargo, ese alimento todavía no forma parte de la dieta regular de la mayoría de la población. Los precios altos de la bandeja (en promedio, 200 gramos salen por R $ 15), son una barrera a la expansión del consumo.
A pesar de ello, la tendencia es de cambios, sobre todo, a partir de acciones realizadas por la Asociación Nacional de los Productores de Setas (ANPC). La entidad ataca en varios frentes para hacer el mercado más competitivo y los precios del producto más en cuenta, con el estímulo a las inversiones en tecnología y el incentivo al consumo del producto in natura. El mercado de hongos mueve 35.000 millones de dólares en el mundo al año. La expectativa es que el negocio crezca un 9% para 2021.
 
China lidera la producción mundial de champiñones, seguida por Italia, Estados Unidos y Holanda. El consumo per cápita en el país asiático también es el más grande del mundo, con ocho kilos anuales, por habitante. En Brasil, la media anual es de sólo 160 gramos, muy por debajo de países europeos, como Alemania, que consume cuatro kilos, Francia (dos kilos) e Italia (un kilo y trescientos gramos). Cuanto más los brasileños conocen las propiedades nutricionales y medicinales del alimento, más se hacen buenas las perspectivas del producto en el mercado interno.
 

Importación

Por el momento, la demanda sigue siendo mucho mayor que la oferta. Con ello, el país depende de importaciones para abastecer el mercado. Sólo el año pasado, Brasil importó 10 mil toneladas del champignon de París en conserva, especie que llega al país principalmente de China, con un valor inferior al producto nacional. 

Sin tener que competir con el mayor productor mundial, los agricultores brasileños pasaron a invertir en el cultivo y la comercialización del hongo in natura, como el Shimeji y el Shiitake. "Sólo en Brasil, el consumo de la seta cocida es mayor que el de champiñón fresco, pero la aceptación del producto in natura es muy buena, a medida que la gente conoce más el alimento", explica el ingeniero agrónomo Daniel Gomes, presidente de la ANPC.
 
El hongo fue uno de los alimentos que más se beneficiaron con el boom de restaurantes japoneses en Brasil, en el período entre 2005 y 2010. El súbito interés de los brasileños por la cocina asiática en general, trajo a las ollas y los platos las setas frescas. La rápida expansión de los programas de culinaria en las emisoras de televisión, usando, abusando y divulgando los valores nutricionales del alimento, también ayudó al hongo a hacerse más conocido en Brasil.
 
La ANPC aprovechó ese repentino interés por el alimento, integró sus acciones a esos movimientos espontáneos y salió a campo para popularizar el producto e impulsar las ventas, con la realización de acciones puntuales en ferias gastronómicas y en eventos de degustación.
 

Beneficios

Son grandes los beneficios del consumo de setas. Los investigadores indican que el producto es rico en proteínas, vitaminas B y C, fibras y sales minerales (fósforo, potasio, calcio, sodio y hierro), además de aminoácidos. "En 100 gramos de champiñones de la especie champignon, existen del 34% al 36% de proteínas, mientras que en esa misma cantidad de carne bovina, son 14% de proteínas", compara la bióloga, Arailde Fontes Urben, investigadora Ph.D del área de Recursos Genéticos y Biotecnología de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa).

Consumo