Al 20 de febrero de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88199 Bs/euro: 7.77787 UFV: 2.29555  Peso Argentino/$us: 39.28070 Yen/$us:110.66000 Real/$us: 3.71460 Oz.Troy Oro $us: 1,339.71000 Oz.Troy Plata $us: 15.99090

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vive bajo la impresión de que lo que les molesta a los demócratas del muro en la frontera con México y por lo que no dan su brazo a torcer en la negociación para levantar el cierre parcial del Gobierno es el material con el que este esté construido.

Tras regresar este pasado domingo de Camp David tras concluir un encuentro con su equipo más cercano, el mandatario declaró a la prensa que le esperaba en la Casa Blanca: “Si no les gusta el cemento, lo haremos de acero”. Según informaba este lunes el diario The New York Times, el presidente se dirigirá a la nación este martes en horario de máxima audiencia para hablar del cierre del Gobierno así como viajará el jueves a la frontera para seguir haciendo del muro su prioridad presidencial.

"Lo vamos a construir de acero. Será menos molesto y más fuerte y podremos usar nuestras grandes compañías para hacerlo. Así que vamos a hacer una barrera de acero y eso nos dará una gran fuerza en la frontera", escribió Trump vía Twitter. El presidente mantiene un fuerte pulso con los demócratas, en la actualidad con mayoría en la Cámara Baja tras las legislativas del pasado noviembre, por la inclusión de una partida de más de 5.000 millones de dólares en el proyecto de presupuesto para financiar el muro. Este enrrocamiento de posiciones se traduce en lo que puede convertirse en el cierre de Gobierno más largo de la historia del país, cuando ya cuenta 16 días con 800.000 funcionarios federales afectados y sin recibir su paga.

Los demócratas califican de “inmoral” e “ineficaz” el muro, y hasta ahora solo han permitido destinar 1.300 millones para la seguridad fronteriza, con restricciones que impiden la construcción del muro. El pasado viernes, Trump rozó el esperpento cuando amenazó con mantener el cierre de Gobierno durante “meses o incluso años”. También ha esgrimido la posibilidad de declarar una emergencia nacional "dependiendo de lo que suceda en los próximos días", para poder financiarlo, según refiere el diario El País.

“Absolutamente", dijo Trump a preguntas de los periodistas sobre la declaración de una emergencia nacional para levantar la valla fronteriza. "Podemos llamar a una emergencia nacional. No lo he hecho. Puedo hacerlo. Puedo hacerlo. Podemos llamar a una emergencia nacional y construirlo muy rápido. Es otra forma de hacerlo”, reiteró.

En opinión de los demócratas. no existe ninguna razón de peso por la que el Gobierno deba de seguir cerrado mientras se discute el futuro de la barrera que se considere necesaria para frenar la emigración ilegal, “ya sea una valla o un muro”, declaró el senador demócrata por Illinois, Richard Durbin. Pero en opinión de Mick Mulvaney, jefe de personal de la Casa Blanca en funciones, y a pesar de que considera que el cierre va a seguir por algún tiempo, el cambio de parecer por parte de Trump respecto al material con el que se construirá el muro puede ser la puerta de entrada para avanzar en las negociaciones con los demócratas.

“Si renuncia a construir un muro de cemento para reemplazarlo por una valla de acero para que los demócratas puedan decir que ya no está construyendo un muro, eso nos debería hacer movernos en la dirección adecuada”, declaró Mulvaney. “Si eso no es una indicación del deseo del presidente de poner fin y resolver este asunto no sé qué lo es”, finalizó.

 

Construcción