Al 15 de noviembre de 2018: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88222 Bs/euro: 7.77584 UFV: 2.28687 Peso Argentino/$us: 35.90570 Yen/$us: 113.52000 Real/$us: 3.78490 Oz.Troy Oro $us: 1,211.60000 Oz.Troy Plata $us: 14.14550

 

Efraín Varela / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  >  

Hasta finales de este año, la Empresa Portuaria de Iquique (EPI) licitará la construcción de la segunda etapa de reconstrucción del Terminal Molo No 1 del puerto de Iquique que demandará una inversión de alrededor de $us 15 millones que se destinarán a concluir la estabilidad estructural del sitio de atraque del terminal, el cual sufrió daños tras los últimos terremotos en abril del 2014.  

Héctor Mardones, subgerente de negocios y sustentabilidad de la EPI, indicó al diario digital Money que estos trabajos de reconstrucción y mejoras se van a efectuar durante la gestión 2018, para que a finales del próximo año esté lista la recuperación completa de la terminal.   

El ejecutivo de la empresa chilena, adelantó que luego se realizará una tercera etapa denominada "la ampliación" de la terminal, que busca concesionar a una empresa privada la operación del Terminal 1, con la condición de que pueda hacer inversiones por orden de $us 140 millones para extender el terminal en unos 252 metros el frente de atraque (para que en total sean de cerca a 800 metros) y tener la capacidad de recibir a las naves más grandes que operan en el mundo. 

"Luego de hacer los estudios de prefactibilidad, el 2019 deberíamos estar iniciando el proceso de licitación", indicó Mardones.  

Avance de las obras

En octubre del año pasado, la EPI concluyó la primera etapa de la obra de reconstrucción del Terminal 1 del puerto de Iquique, también conocida como molo o Multioperado y que resultó con graves daños producto de los terremotos de abril de 2014 (8,2 y 7,6 escala de Richter, respectivamente). La nueva infraestructura mejoró radicalmente las condiciones que poseía esta terminal al hacer una recuperación de los pavimentos e incorporar para su asentamiento un total de 1.280 micropilotes que le entregan la deseada condición antisísmica.

En la obra, que requirió una inversión de $us 30 millones trabajaron hasta 170 personas, quienes tardaron solo 10 meses en completarla, sin registrar accidente laborales.

La otra terminal del puerto no sufrió daños porque la empresa concesionaria desde el 2000 había realizado una serie de inversiones tendientes a dejar ese sitio como antisísmico. "Ese terminal sufrió daños menores y a las 48 horas de producidos los dos sismos ya estaba en operación", recordó Mardones.

 

Construcción