Al 21 de enero de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87958 Bs/euro: 7.79918 UFV: 2.29265 Peso Argentino/$us: 37.57000 Yen/$us: 109.76000 Real/$us: 3.75440 Oz.Troy Oro $us: 1,282.22000 Oz.Troy Plata $us:15.36590

Aunque es una labor pesada y requiere de mucho esfuerzo físico las mujeres también forman parte de las microempresas de conservación vial que se encargan de realizar el mantenimiento de las carreteras.

La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) cuenta en Santa Cruz con 106 microempresas y 693 socios, de este número 51 son madres de familia  que llevan el sustento a sus hogares haciendo esa actividad.

Ademar Rocabado, gerente regional de la ABC de Santa Cruz, indicó que las microempresas son las responsables del mantenimiento de 4200 kilómetros de la Red Vial Fundamental (RVF) de Santa Cruz, destacando en esta tarea la presencia y el aporte que realizan las mujeres, pues hacen el mismo trabajo que los hombres.

Los microempresarios ejecutan el trabajo de desbroce, limpieza de alcantarillas, cunetas conteos vehiculares, registros pluviométricos, vigilancia del tramo asignado, además de pintado de cordones y mantenimiento de señalización vertical.

La señora Justa Elfy Costa Mendoza  es representante de la microempresa Las Cachas de la comunidad Tres Cruces y hace seis años que trabaja en el mantenimiento del tramo Paraíso-San José de Chiquitos. Todos los días se levanta a las 5 de la mañana e inicia su jornada laboral  a las 7 am, en las carreteras, su principal motor son sus seis hijos. Ella reconoce que es una actividad sacrificada y agotadora como muchos trabajos, pero su fuerza de voluntad por llevar el sustento a su familia hace que siga adelante.

“A veces es arriesgado porque trabajamos sobre la vía y las movilidades pasan a toda velocidad, pese a la señalizaciones, pero gracias a Dios no me ha pasado nada”, señaló Elfy. 

Winsor Sánchez coordinador regional del Programa de Conservación Vial (PROVIAL), manifestó que los microempresarios están organizados de 6 a 8 personas por cada empresa y pertenecen a las comunidades aledañas a las carreteras, no solo reciben instrucción técnica para el trabajo, sino también capacitación para mejorar el estilo de vida.

“Los microempresarios son el complemento perfecto para la ABC, pues son los encargados de monitorear la vías carreteras ante cualquier eventualidad y reportar a los supervisores para tomar acciones”, enfatizó.

Sánchez también dijo que a los microempresarios se los incentiva para que tengan otras fuentes de ingreso en sus tiempos libres o se preparen, les dan temas como: “Estructura de costos”, “Administración de recursos”, “Cómo tener un cuerpo sano”, entre otros. 

Carla Aguirre de 19 años de edad, pertenece a la microempresa Omega hace un año que atiende el tramo Warnes-Montero. Es estudiante universitaria de la carrera Bioquímica y Farmacia está en su primer semestre.

“Recién ingrese a la universidad, con mi trabajo y el apoyo de mi familia pago mis estudios”, agregó la joven.

Por su parte, Miriam Pérez Duran cuenta que gracias a su labor consiguió que una de sus hijas salga de bachiller, después de haber quedado sola al cuidado de sus seis primogénitos. Ella trabaja hace ocho años en la microempresa Momené, atendiendo el tramo Yotau-Guarayo (carretera Santa Cruz-Trinidad), su jornada laboral inicia a las 6 de la mañana hasta las 3 de la tarde, luego junto a sus hijos hacen pan para vender.

“El trabajo es pesado sobre todo por el sol que es agotador, pero estoy acostumbrada a trabajar en el campo, gracias a esta labor saque bachiller a una de mis hijas y llevo el sustento a mi familia”, agregó.

Según el coordinador Provial todos los socios de las microempresas de conservación vial cuentan con beneficios sociales, seguro de salud, seguro contra accidentes y aportaciones a la AFP’s de acuerdo al contrato que tienen con la ABC.

 “No solo es trabajo también se realizan actividades de confraternización y jornadas deportivas, para que se distraigan”, resaltó.

Construcción