Al 21 de enero de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87958 Bs/euro: 7.79918 UFV: 2.29265 Peso Argentino/$us: 37.57000 Yen/$us: 109.76000 Real/$us: 3.75440 Oz.Troy Oro $us: 1,282.22000 Oz.Troy Plata $us:15.36590

Fernando Crespo Lijeron/ Vecino de Porongo

 

¿Que país queremos construir?.La reflexión del Arzobispo de Santa Cruz Monseñor Sergio Gualberti del pasado domingo 25 de noviembre, en mi modesta opinión debería tener una dimensión más amplia en la mirada de la realidad boliviana. Sin hacer una retrospectiva mayor y refiriéndonos solo a los 36 años de democracia reciente, podemos encontrar avances y retrocesos permanentes que indudablemente nos muestran y explican el porqué nos encontramos donde estamos en ámbito social y económico.

Todos los ciudadanos tenemos el derecho y la obligación de reclamar cuando vemos que se está vulnerando alguna de nuestras libertades fundamentales, este principio es muy claro y seguramente que absolutamente todos estamos de acuerdo. Aquí esta el gran desafío existencial: ¿Cual es la medida justa o el límite para evitar que esas acciones no vayan al extremo de afectar la estabilidad de un país? ¿Cuál es la medida justa para evitar que caigamos en situaciones de desastre como en algunos ejemplos de países latinoamericanos? y peor aún, después de ser considerados y reconocidos como el país de mayor crecimiento económico de la región en estos últimos años; y naturalmente de continuar con este ritmo sostenido de crecimiento, podremos convertirnos en una potencia económica regional.

A pesar de los resultados económicos de la última década, la situación general de Bolivia en el concierto de las naciones sigue siendo aún inestable por una serie de razones, donde la más destacable es la mala administración del Estado desde que se creó la República; los actos vergonzosos de corrupción en todos los niveles del Estado, decisiones sobre los recursos naturales antipatrióticas que han favorecido a intereses externos, hasta cesiones territoriales a países vecinos verdaderamente inconcebibles.

El gobierno del Movimiento al Socialismo ha tenido muy buenos logros en el campo social y económico en beneficio de nuestro país,  reconocidos hasta por los acérrimos opositores, no obstante, también es justo mencionar que es responsable de algunas medidas erróneas y no adecuadas que van en contra de los intereses comunes y principios fundamentales. En mi criterio lo mas dañino para el país, la falta de una decisión política de intervenir decididamente en una lucha frontal contra corrupción generalizada, que afecta indudablemente en lo económico, pero fundamentalmente en la moral de la ciudadanía. No obstante, insistimos, debemos tener mucho cuidado en reaccionar con actitudes extremas que nos lleven al abismo. Lo que se denomina comúnmente “la solución por el desastre” es precisamente lo que debemos evitar a toda costa pensando principalmente en nuestra Patria. Primero Bolivia, parece solo un slogan de épocas electorales, que debería ser la condición primaria en la conducta de todos en forma permanente. 

El país que queremos construir debería ser el que brinde igualdad de oportunidades a todos, donde exista una administración de justicia integra e imparcial, donde exista educación y salud para todos que es la verdadera democracia, la inclusión social absoluta; donde el campesino e indígena no sea usado solo para intereses sectarios, donde exista la protección real al niño, a la mujer y al adulto mayor más allá de las disposiciones vigentes, donde prime una conducta ética y moral.

El país que queremos construir debería tener como política fundamental el desarrollo sustentable, proteger el medioambiente y los recursos naturales, políticas públicas conducente a realizar inversiones públicas a largo plazo en infraestructura y educación, reducir significativamente la criminalidad, ofrecer seguridad pública, aumentar la esperanza de vida de sus ciudadanos.

El país que queremos construir debe tener una base social muy amplia, desterrar definitivamente los privilegios a ciertos círculos de poder político y económico, trabajar decididamente por crear espacios de convergencia social e igualdad de oportunidades.

El país que queremos construir deberá en definitiva propender a mejorar la calidad de vida a todos y cada uno de sus habitantes sin excepción.

Los paros, las huelgas y bloqueos significan un retroceso en cualquier país del mundo. Para nadie debería ser desconocido que Bolivia mas que nunca necesita mantener la estabilidad social y económica, condición básica para su progreso, desarrollo y bienestar general.
Todos esperamos que la madures ciudadana este por encina de los intereses partidarios y el Gobierno Nacional tenga la visión clara en pro de los grandes intereses comunes y reconduzca este proceso por el camino mas adecuado aun en este periodo de su mandato.

En esta coyuntura política considero que se debería hacer un esfuerzo y crear condiciones para un Gran Pacto Social, que siente en una mesa de dialogo a los actores políticos y sociales mas representativos del país, con la suficiente capacidad de identificar al verdadero enemigo de la Patria y a quienes enarbolan la bandera de la democracia solo cuando beneficia a sus intereses. Un dialogo amplio cuyo objetivo fundamental sea evitar una convulsión generalizada con consecuencias naturales imprevisibles, donde el gran perdedor será nuevamente el ciudadano común.

 

Fernando Crespo Lijeron

Vecino de Porongo

Análisis