Al 21 de enero de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.87958 Bs/euro: 7.79918 UFV: 2.29265 Peso Argentino/$us: 37.57000 Yen/$us: 109.76000 Real/$us: 3.75440 Oz.Troy Oro $us: 1,282.22000 Oz.Troy Plata $us:15.36590

Marcelo Vásquez Lema / Especialista en Sistemas de Gestión>

Mientras tomaba un delicioso café aroma a chocolate, en una acogedora cafetería en la zona de Equipetrol de Santa Cruz de la Sierra, escuché a un grupo de jóvenes, que oscilaban entre los 28 y 32 años aproximadamente, tener una conversación bien amena como si fuesen amigos de infancia. Parecía que no se habían visto hace un buen tiempo y estaban poniéndose al tanto de cómo estaba su vida personal y laboral después de haber terminado la universidad.

Cada uno contaba en que empresa estaba y como se sentía en la misma, hasta que uno de ellos mencionó que realizaba consultorías independientes y se encontraba por iniciar un pequeño negocio desde casa. El comentario inmediato fue… “¡en pocas palabras, eres un desempleado!” …, continuado de una risa generalizada.

Me llamó mucho la atención la reacción de quienes estaban ahí; pese a que, en las universidades, seminarios, artículos especializados, entre otros, se menciona y fomenta mucho en emprendedurismo. Considerando que esto se entiende por la capacidad de las personas para crear nuevas empresas, y el emprendedor es quien descubre, identifica una oportunidad de negocios en concreto e inicia el mismo; este joven estaba siendo emprendedor, o al menos lo intentaba.

La situación me llevó a pensar  si realmente estaban siendo efectivas las actividades para promover  iniciativas personales nuevas, o si la gente (en su mayoría) en realidad prefiere la seguridad laboral ( a alcanzar sus aspiraciones personales). En vez de sentir una voz de apoyo al emprendimiento, esa situación parecía generar una mayor inseguridad y demotivación en aquel joven. Todo nuevo emprendimiento genera cierta inseguridad y nervios en quien lo ejecuta, considerando que se tiene cierta incertidumbre sobre el éxito que pueda tener, por lo cual el apoyo moral siempre puede dar una mayor motivación.

Muchos estan soñando con alcanzar grandes logros, sin embargo no estan dispuesto a asumir grandes retos, y menos a arriesgar algo; y a quienes se animan los suelen desincentivar su mismo entorno personal.

El joven emprendedor nacional tiene que ser valiente para afrontar la incertidumbre, sus propios nervios y la falta de apoyo moral que puede tener de su propio entorno (a parte de otros aspectos, como la falta de políticas de incentivo).

 

Análisis