Al 20 de febrero de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88199 Bs/euro: 7.77787 UFV: 2.29555  Peso Argentino/$us: 39.28070 Yen/$us:110.66000 Real/$us: 3.71460 Oz.Troy Oro $us: 1,339.71000 Oz.Troy Plata $us: 15.99090

Preocupante! Pese a la política gubernamental de dotar más tierras a las comunidades para ampliar la frontera agrícola, la producción agrícola de 2018 fue de 13,6 millones de toneladas, similar a la registrada en 2012.

esto implica que durante cinco años se tuvo niveles inferiores, e incluso con grandes pérdidas como en 2016. Durante 2017 y 2018 solo se logró recuperar la cantidad producida en años anteriores, pese a las potencialidades que tenemos para crecer. Así lo reveló el presidente de la CAO, Freddy Suárez Antelo durante un desayuno de fin de año realizado este miércoles en los predios de la Fexpocruz.

El informe que fue divulgado ampliamente, revela que la actividad pecuaria ha venido registrando leves incrementos próximos a un 4% en 2018 respecto a 2017, lo cual podría ser más elevado con la apertura de mercados internacionales y con medidas de certidumbre que motiven la inversión.

“Hasta 2012, veníamos registrando un crecimiento significativo del sector, sin embargo a partir de esa fecha, hemos pasado por un periodo de estancamiento. Esta es la mayor preocupación como productores porque nuestro sector aporta el 30% de los empleos, 12% al PIB y sobre todo seguridad alimentaria para nuestra población”, refirió el dirigente.

Plantean agenda de transformación

Suárez acotó que el sector está preparado para crecer y aportar mejor a la economía, por ello plantean una Agenda de Transformación Agropecuaria con temas fundamentales como: Seguridad Jurídica, Política de Exportaciones, Tecnología e Infraestructura para convertir a Bolivia en agroexportadora y que las divisas de este sector superen con creces a las de hidrocarburos.

En criterio del directivo existe un escenario internacional que demanda cada vez mayor cantidad de alimentos y el sector tiene gran capacidad para aprovechar estas oportunidades. “Este es un escenario que no podemos perder, sin embargo, queda la interrogante, ¿qué pretende el gobierno hacer con el sector agropecuario si las llaves principales no se abren?”

Cita que el ingreso masivo de productos del exterior que compiten de forma desigual con lo nacional, restringe el crecimiento. También la inseguridad jurídica de las tierras es un tema pendiente que frena las inversiones de largo plazo.

Destacan la urea pero piden uso de transgénicos

Los productores aclaran que destacan el inicio de la producción de urea, el permitir la producción y uso de etanol, también esperan que en corto tiempo puedan ingresar en la producción de biodiésel. Para ello siguen esperando la aprobación del uso de semillas transgénicas en maíz, algodón y mayores eventos en soya, porque cada vez incrementamos la importación y el consumo de dichos productos.

PRODUCTO INTERNO BRUTO AGROPECUARIO

Según datos del INE, al primer semestre de 2018 el crecimiento acumulado del PIB agropecuario nacional fue de 7,53%, cifra inferior al crecimiento registrado el mismo periodo de 2017, donde el crecimiento fue de 7,63%. Respecto al crecimiento trimestral, el primer trimestre registra un 6,6%, mientras que el segundo trimestre alcanzó un 8,2% comparado con 2017. En términos absolutos el PIB agropecuario nacional, a junio de 2018 fue de 3.275,91 millones de bolivianos, siendo, según datos del INE, el sector que mayor crecimiento registró en dicha gestión. Sin embargo estos resultados deben ser considerados como una recuperación del sector agrícola luego de soportar una de las peores sequías durante el año 2016 y fuertes inundaciones en el año 2017, si bien en 2018 la superficie cultivada total se incrementó levemente en 1,18%, la producción logro un incremento de 7,4%, gracias a una mejora en los rendimientos principalmente durante la campaña de verano.

En términos generales en la gestión 2018, el sector agrícola registro un leve crecimiento, lo que significó una reposición parcial de las pérdidas sufridas en años precedentes, sin una mejora significativa de la situación económica, y por el contrario una profundización de problemas como la inseguridad jurídica, presión laboral y presión tributaria, entre otras, que dificultan el normal desarrollo de las actividades productivas.

 

Agropecuaria