Al 18 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88331 Bs/euro: 7.76624 UFV: 2.29773 Peso Argentino/$us: 39.98670 Yen/$us: 111.49000 Real/$us: 3.81860 Oz.Troy Oro $us: 1,301.86000 Oz.Troy Plata $us: 15.29400

Con el objetivo de fortalecer la producción algodonera de Bolivia, la Gobernación de Santa Cruz a través del Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT),  junto a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), pactaron un acuerdo para promover la producción de algodón en el país.

La semilla ‘Mandiyuti’, es la única variedad con el que cuenta Bolivia y fue desarrollada por el CIAT, que actualmente tiene una hectárea sembrada y se estima que el próximo mes se amplíen a 30 hectáreas y obtener semillas para 800 hectáreas hasta fin de año.  

Este proyecto es parte del acuerdo trilateral ‘Fortalecimiento de la producción de algodón complementario a los sistemas productivos de la agricultura familiar sustentable, campesina, indígena y comunitaria de Bolivia’ financiado por la Agencia Brasileña de Cooperación e Instituto Brasileño del Algodón.

Luis Alberto Alpire, secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación, resaltó el trabajo coordinando que se viene encarando para fomentar la producción algodonera, destacando además, la producción y multiplicación de la semilla Mandiyuti liberada en el 2002. Felicitó a la FAO por fomentar el resurgimiento de este producto  afirmando que los resultados se verán a corto plazo.

En la ocasión el representante de FAO en Bolivia, Theodor Friedrich, dijo que se pretende introducir el algodón como fuente de ingreso familiar, beneficiando principalmente a pequeños productores, integrado al sistema productivo familiar que les permita mejorar su economía y revivir el sector algodonero generando además fuentes de empleos.  

Luis Hurtado, director del CIAT, dijo que la variedad de algodón ‘Mandiyuti’ permitirá reactivar el sector que actualmente está venido a menos, “queremos fortalecer la producción algodonera, sabemos que hay bastante demanda pero no hay el producto”. Desataco además que como institución han sido los únicos que ofrecieron semilla convencional, que permita incentivar a un sector que prácticamente desapareció.

Agropecuaria