Al 20 de marzo de 2019: Dólar Venta BCB: 6,96 Dólar Compra BCB: 6,86 €/$us: 0.88082 Bs/euro: 7.78820 UFV: 2.29785 Peso Argentino/$us: 40.52560 Yen/$us: 111.40000 Real/$us: 3.79080 Oz.Troy Oro $us: 1,306.80000 Oz.Troy Plata $us: 15.37290

Hilton Heredia García / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Enfocado en las 32 asociaciones que componen la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), y con el objetivo de lograr un mayor crecimiento del sector desde 2018, Mario Hugo Castedo se lanza como precandidato a ocupar el sillón presidencial de la poderosa institución ganadera.

Con algunas críticas al Gobierno por no tener gente técnica capaz de resolver los problemas de los ganaderos, Castedo planteas radicales cambios para potenciar la ganadería y lograr aumentar las exportaciones. 

 

Mario Hugo Castedo

precandidato a la Presidencia de Fegasacruz

¿Qué balance hace del sector ganadero en el país y particularmente del oriente boliviano?

Un balance positivo, este año tuvimos muchos logros por parte del directorio ejecutivo de Fegasacruz, uno de ellos fue la consolidación del status sanitario como país libre de fiebre aftosa, además de concretar las negociaciones con el gobierno y otros países, principalmente China y Rusia, a los cuales vamos a comenzar a exportarles carne y así mejorar la situación económica de nuestros productores y así entrar en la competencia mundial de exportadores de carne.

¿Cómo evalúa la gestión del actual presidente de Fegasacruz?

Muy buena, es una gestión bastante dinámica que ha hecho mucho hincapié en el tema de la parte sanitaria, que es esencial para poder pensar siquiera en exportar carne. También se ha analizado la posibilidad de exportar ganado en pie, ganado comercial, a los mercados de Ecuador y Perú. Además se han tratado diferentes leyes con el Gobierno Nacional, que buscan garantizar jurídicamente al ganadero.

La principal proyección de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol) para el próximo año es incrementar las cifras de exportación de carne. Se habla de que el sector ganadero registra 37.086 toneladas de excedente de este producto. ¿Cuál es su criterio?

Efectivamente es un tema que ya nos engloba a todas las Federaciones que conforman la Congabol, ese excedente de alguna forma satura el mercado local, porque la oferta de productos es más alta que su demanda, lo que afecta en mayor grado a los pequeños y medianos productores, porque normalmente las exportaciones de carne se da a niveles de grandes empresas frigoríficas y estas generan contratos con grandes productores, mismos que al tener un excedente de producción que no se exporta lo insertan en el mercado local quitándole así mercado a los pequeños y medianos productores.

Es por esto que luchamos por incrementar el monto de exportación de carne, para que estos grandes productores puedan vender sus productos afuera del país y descongestionen el mercado local, beneficiando así a todo el sector ganadero. Esperamos alcanzar las 50.000 toneladas de exportación de carne inicialmente, que para nosotros sería un perfecto comienzo ya que hasta la fecha no se están exportando ni 5.000 toneladas.

¿Qué plantea usted como candidato a la Federación de Ganaderos?

Es temprano para hablar de candidatura porque se van a oficializar recién en enero el año que viene, ya que las elecciones son en febrero de 2018, podríamos llamarlo como una ‘precandidatura’, la cual se da en representación del bloque Chiquitano junto con un gran cabañero, gran productor de la zona que está participando con Asocebú el Sr. Oscar Ciro Pereira, oriundo de San Javier. Tenemos un planteamiento concreto y serio de trabajo. Planteamos continuar con las gestiones que se han ejecutado por el anterior directorio ejecutivo, del cual formo parte actualmente como vicepresidente, y seguir trabajando en la consolidación de proyectos sanitarios que se tienen que poner en funcionamiento para así dar un carácter serio y creíble al sector, además que es imprescindible para poder exportar carne.

En el sector gremial necesitamos enfocarnos, más todavía, en las 32 asociaciones que componen la Federación, estas que son prácticamente las dueñas y a las que nos debemos. Hace dos años que hemos comenzado a potenciarlas, les dimos vehículos 0 kilómetros para facilitarles el trabajo, les brindamos apoyo decidido a sus ferias y remates, en consecuencia el propósito es que las asociaciones sean independientes económicamente para que se consoliden como un ente de referencia en sus municipios.

¿Cuáles son los pilares de su proyecto para encabezar a los ganaderos?

Las experiencias que tenemos nos hacen creíbles ante un sector que es muy unido que está en un momento en el cual los asociados hablamos un mismo lenguaje, seguimos un mismo objetivo y se ha logrado una relación estrecha entre el directorio y los demás asociados, esto permite que sigamos trabajando para ellos, y que juntos logremos tomar decisiones, que a veces son incómodas para algunos por ejemplo cuando tienen que ver con recursos económicos, pero que al final se traducen en mejoras para el sector.

Es oportuno mencionar que las asociaciones necesitan que se les ayude a consolidar en forma colectiva lo que individualmente no pueden conseguir; darles seguridad jurídica, es algo elemental hoy por hoy para todos los ganaderos, ya que no estamos siendo tomados en cuenta por el Gobierno Nacional en muchos aspectos y esto no es saludable para ningún productor.

Por ejemplo, no se evalúa si el productor está en condiciones de cumplir una función económica social, en lugar de ayudarle, darle la oportunidad de trabajar sus tierras efectivamente, les es más fácil revertir o expropiar tierras, es por esto que la seguridad jurídica es un tema fundamental, debemos esforzarnos como sector en proponer una ley para el trabajador del campo, el mismo que muchas veces se encuentra distanciado de una ciudad, lo que le dificulta el acceso a una atención apropiada de salud, pensamos hacer convenios, lógicamente con el aval del Gobierno Nacional, para que estos sean atendidos en sistemas de salud municipales y que a través de eso tengamos un servicio paralelo con la caja de salud, y así acceder a centros de salud en comunidades que generalmente se encuentran más cercanos al trabajador del campo.

Además trabajamos en un proyecto para crear un fondo ganadero, que tal vez sea manejado por el Gobierno Nacional en concurrencia con los Gobiernos Departamentales y Municipales, que beneficie al pequeño y mediano productor, ya que hoy sólo se ven beneficiados el sector campesino comunitario, sin tomar en cuenta que el 80% del sector ganadero del país son pequeños y medianos productores, sin embargo el 17% restante que representa a los grandes productores, irónicamente representan el 83% del total del hato ganadero del país, es por esto que el mencionado fondo ganadero ayudaría a estrechar ese margen de diferencia con un apoyo claro y oportuno que nos lleve a conseguir la meta que se propuso junto al Gobierno Nacional de alcanzar las 12 millones de cabezas de ganado en 5 años.

Además este fondo permitirá que el Estado no sólo exija el cumplimiento de la Función Económica Social, sino que pueda dotar de ganado, no dinero efectivo, lógicamente bajo los márgenes de seguridad que pueda tener el Gobierno Nacional, para que con este ganado el pequeño productor pueda trabajar y ese capital pueda ser después de un tiempo pasado de un productor a otro hasta que logremos engrandecer aún más nuestro sector.

Un claro ejemplo es el Paraguay, que con todas las adversidades que tiene, produce cinco veces más que nuestro país, exporta casi 90.000 toneladas de carne, es algo fuera de serie que un país tan pequeño alcance esas cifras; esto se da gracias a políticas de estado que encaminaron y respaldaron al sector pecuario dando un excelente resultado.

No hay que olvidar el status sanitario que tiene que comenzar a darnos frutos para poder ser creíble ante las instancias internacionales como país exportador, sin un buen sistema sanitario dentro del país poco podremos ofrecer a otros países, estos para permitir el ingreso de Bolivia a sus mercados de carnes exigen que tengamos estrictos controles sanitarios.

Tenemos también un proyecto interesante que se viene arrastrando desde hace ya dos gestiones, en mismo que fue aprobado en tres ocasiones en asambleas, y es el CIPE (Centro Integral Pecuario), un edificio que se plantea construirlo en instalaciones de las oficinas de Fegasacruz, que permita al productor acceder a todas las necesidades en un solo lugar, desde un sistema bancario, oficinas de proveedores de productos agropecuarios, laboratorios, salas de reuniones, convenciones, etc. es un sueño que tenemos los ganaderos, que esperamos se pueda consolidar y que el mismo sea rentable.

Ma. Hugo Castedo y Oscar Ciro Pereira

En cuanto a la producción nacional, en cabezas de ganado, ¿a cuánto asciende en este momento y cuáles son las proyecciones?

El hato ganadero a nivel departamental casi 4 millones y a nivel nacional aproximadamente 9 millones.

Si logramos implementar las iniciativas antes mencionadas de seguro podremos crecer desmesuradamente, el fondo ganadero, el fortalecimiento a la exportación de carne que buscamos consolidar las 50 mil toneladas, cantidad que ya tiene un mercado abierto internacional, esto sería sin lugar a dudas muy apetitivo para todos los bolivianos ya que incrementaríamos la cantidad de ganaderos que tendrían la seguridad de que su producto será vendido a buen precio, esto generaría que se incremente el hato ganadero en el país, apostando a llegar a las 12 millones de cabezas de ganado.

Qué sugiere al Gobierno nacional para generar políticas a favor de este sector, como la liberación total a las exportaciones de carne...

Yo creo que una de las cosas fundamentales dentro de un Gobierno es poner la gente idónea a trabajar con el sector ganadero, en otros países los ministros encargados del sector son personas que están muy ligadas al sector pecuario, que trabajan en él, que conoce los temas que le afectan; sin embargo, en nuestro país el Gobierno realiza más un trabajo político que técnico y eso entorpece la relación, si tuviéramos gente técnica del sector con absoluta seguridad la exportación de carne ya se hubiera consolidado o acelerado, están enfocados solamente en el mercado nacional.

Además todavía lidiamos con otro tema que es una lacra para el sector, el abigeato, que en estos momentos se están dando leyes que han hecho que nuestro sector se declare en emergencia, ya que en vez de mejorar la ley contra el abigeato, se puede decir que en cierta forma empeoró la situación, hoy ya le ponen cifra al robo para punir al delincuente, es decir, si roba una vaca no alcanza para ser punido tiene que robar el valor de más de 3 salarios mínimos para entrar a la cárcel, entre este otros muchos factores que también perjudican al productor.

Si la demanda interna de carne está totalmente cubierta, ¿a qué atribuye usted que el Gobierno no acelere la exportación de carne?

Hay muchos factores, a mi parecer uno de los principales, es la desconfianza que tiene el Gobierno Nacional de que de alguna forma se pueda desabastecer el mercado nacional, eso sucede porque no se ha hecho un trabajo serio por parte del Gobierno Nacional, los delegados del estado no realizan estudios adecuados que les permita vislumbrar de que no se desabastecería el mercado local, que existe un excedente y que el abastecimiento nacional está garantizado y que además el proceso de exportación es una puerta que se abre al sector pecuario, lo que permitiría un crecimiento rápido en el rubro ganadero y que prácticamente el mercado nacional quedaría reducido al mínimo del total de producción de carne, utilizando nuevamente el ejemplo del Paraguay, país que exporta el 80% de su producción y solamente el  20% es su mercado nacional, podemos llegar a esa cifra y para nosotros sería un trabajo consolidado, un proyecto que luchamos desde las dos últimas gestiones.

Tengo entendido que la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) creó un comité de exportación que trabaja con los representantes de los frigoríficos y del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) para captar nuevos mercados y homologar protocolos sanitarios. ¿Qué hará usted para garantizar los mercados de exportación?

Reforzar este comité en absoluto, hoy por hoy consolidado por el directorio ejecutivo a través de uno de sus integrantes que es el señor Alejandro Díaz. Este comité ha hecho un buen trabajo, hemos visto que solamente creando esta alianza estratégica entre la Federación, los productores, grandes cadenas frigoríficas y el Senasag funcionaría, y ha alcanzado las expectativas, gracias a esto a partir de marzo del año entrante va a consolidarse con la visita ya de personeros de Rusia y China que vendrán a firmar los protocolos necesarios para que se comience este trabajo.

Los principales mercados para Bolivia son Perú y Ecuador, seguidos de Angola. Las exportaciones en los dos últimos años no llegan ni a 2.000 toneladas. ¿Cuánto podemos exportar el 2018 en caso de que se apruebe una mayor exportación?

El propósito es llegar a las 50.000 toneladas, y eso es un proceso que esperamos se de en tres años, que permitirá el incremento del sector. Hoy en día tenemos muchos sistemas de engorde intensivo, el confinamiento que llamamos los ganaderos, que nos permite reducir el tiempo de engorde de ganado en un tiempo bastante notorio, casi la mitad de lo que normalmente demora, lo que ocasiona que se acorte mucho el tiempo que demora llevar animales de esa naturaleza a la exportación con niveles de aceptación internacional que es lo que estamos buscando.

Según datos de Congabol, Santa Cruz ocupa el primer lugar en producción bovina con un 43%, seguido de Beni con 31. Cochabamba está en séptimo lugar con 4%. Bolivia produjo, en 2016, 262.945 toneladas de carne y consumió solamente 224.095. ¿Cuáles son las proyecciones en este tema?

Existe una sobreoferta y de alguna forma una baja demanda, además que tenemos competencias muy fuertes como son el pollo y el chancho, con todos los procesos que se están dando, esperamos consolidar el mercado de Santa Cruz y mejorar la calidad de vida de nuestra gente e incrementar la producción porque el sistema ganadero es una de las principales fuentes de empleos del país.

HOJA DE VIDA

Una vida en la ganadería

* Mario Hugo Castedo Soruco, nació el 16 de noviembre de 1958.

* Es formado como Ingeniero Agrónomo, pero se dedica a la ganadería. Habla español y portugués. Entre sus estudios realizados destaca el de la Universidad, en la Facultad de Ciencias Agrarias de Pará-Brasil. Fue catedrático de la Universidad Católica Boliviana.

* En la gestión 1991-1996 fue presidente de la Cooperativa de Servicios Públicos de Luz y Agua Coosiv Ltda; realizó el tendido eléctrico San Ignacio de Velasco- Santa Ana de Velasco. Ejecutó la distribución y administración en baja tensión del Sistema Eléctrico de San Rafael de Velasco.

* En su gestión,  por primera vez se adquirió un grupo electrógeno, único en el país (en aquella época) marca Caterpillar para la provincia Velasco.

Realizó el traspaso del sistema eléctrico de COOSIV Ltda. a la Cooperativa Rural de Electrificación; Presidente cívico de San Ignacio de Velasco en 1995-1996; Consiguió el Decreto Prefectural de Creación del Himno a la bandera Velasquina, Escudo Velasquino y Bandera Velasquina.

Fue presidente de la Asociación de Madereros de San Ignacio; subprefecto de la provincia José Miguel de Velasco; presidente del Club Social Oriente Velasco; presidente de la Asociación de Ganaderos de San Ignacio de Velasco (Agasiv) de 2008 al 2015; director de Fegasacruz en 2012-2014. Actualmente es vicepresidente de Fegasacruz hasta 2018.

Agropecuaria